Temporada de bodas

El exotismo vuelve a las lunas de miel

La duración media de los viajes de novios sube de dos a tres semanas.

Tienda de campaña en una reserva masái en Kenia.
Tienda de campaña en una reserva masái en Kenia. Foto: cortesía de Atlàntida Viatges

Este mes arranca la temporada de bodas. Hace dos años, las agencias decían que si bien el gasto medio en viajes de novios se había reducido a causa de la crisis, las parejas no renunciaban a su luna de miel. Ahora que la economía comienza a recuperarse, han vuelto los destinos exóticos y las estancias más largas.

“Es uno de los segmentos más impermeables con respecto a la crisis puesto que los novios siguen queriendo realizar el primer gran viaje de su nueva vida. En general, recortan gastos en otros elementos de la boda antes que en este viaje, al cual dan un valor especial”, afirma Inés García López, directora de marketing y comunicación de Nuba.

Esta compañía diseña viajes exclusivos, por lo que el precio no es algo que preocupe tanto a sus clientes como la calidad del servicio. Aun así, hasta hace poco los más precavidos recortaban en días, si bien no dejaban de visitar sitios lejanos. Asia, por ejemplo, era una buena opción porque ofrecía tarifas más bajas que otros continentes.

Las parejas evalúan hasta 10 propuestas antes de tomar una decisión

Ahora, en cambio, las parejas están contratando lunas de miel más largas, que combinan en algunos casos más de dos destinos o países (por ejemplo: Estados Unidos y Polinesia, Sri Lanka y Maldivas o Botsuana, Zambia y Mozambique).

La estancia media en los viajes organizados por Nuba ha pasado de dos a tres semanas y el gasto medio se encuentra en los 7.500 euros por persona.

“La recuperación comenzó ya hace al menos un año y medio en el sector de viajes de un cierto nivel”, señala Francesc Escánez, director general de Atlàntida Viatges, otra consultora que trabaja en el segmento de lujo. “La duración del viaje de novios permanece prácticamente sin cambios, en torno a dos semanas, pero el gasto promedio aumentó el año pasado un 7% anual, hasta los 7.000 euros”, añade.

Sin embargo, advierte de que hay tantos presupuestos como clientes y las estadísticas en este tema son un tanto engañosas. “Hay viajes de 3.000 euros por persona y otros de 60.000, de manera que el promedio no es realmente significativo. De todos modos, Atlàntida Viatges factura una gran cantidad de lunas de miel de entre 6.000 y 8.000 euros por persona”, aclara.

Islas Cook
Islas Cook, Nueva Zelanda. Island Tours

Eladio Llamas, director de marketing y comunicación de Island Tours, turoperador especializado en Islandia, Alaska y Nueva Zelanda, confirma que el gasto en bodas en España descendió de 2007 a 2012, como consecuencia directa de la crisis, alcanzando reducciones superiores al 40% en el presupuesto total.

Pero discrepa con quienes sostienen que la luna de miel se mantuvo intacta. “Es la partida donde se produjeron los mayores recortes”, asegura. “A partir de 2013 empezó a aumentar de forma paulatina, pero está muy lejos de los niveles de hace 10 años”, indica.

Las parejas, según Llamas, son ahora más exigentes y antes de tomar una decisión de compra evalúan hasta 10 presupuestos de operadores diferentes. “Los novios dedican más tiempo y esfuerzo en conseguir la mejor relación calidad-precio y los operadores hemos tenido que satisfacer esa necesidad”, expresa. El gasto medio por persona en un viaje de novios a Islandia varía entre los 2.000 y 3.000 euros dependiendo de si la pareja va a su aire o contrata un crucero.

En el segmento de menor standing, Barceló informa de que el destino más común es el Caribe, donde la estancia media es de una semana y el presupuesto oscila entre los 1.500 y 1.800 euros. En Nautalia, que aplica descuentos de hasta el 14%, el gasto medio varía entre los 2.000 y 2.500 euros.

Safari en Tanzania, cosmopolitismo en Nueva York y baños termales en Japón

Maldivas
La Residencia Crusoe en Maldivas. Nuba

Entre los destinos preferidos por las parejas para su luna de miel, Tanzania es uno de los clásicos que se mantienen en las primeras posiciones, de acuerdo con Nuba. La firma recomienda este país a los novios que desean conocer África porque permite combinar safaris privados y tiendas de lujo a mitad de la sabana con el descanso y relax en las playas de Zanzíbar, Mauricio o Seychelles.

Por el contraste entre la cosmopolita Nueva York y el salvaje Oeste americano, Estados Unidos es un destino que ha subido varios escalones en 2015, según esta compañía.

Pero el destino de moda esta temporada es Japón, al que algunos de sus clientes combinan con Indonesia o Filipinas. “Experimentar el día a día de la vida japonesa tradicional, descansar en exclusivos ryokanes y darse baños termales en sus onsen son algunas de las experiencias de nuestros viajeros en Japón”, comentan en Nuba.

En el caso de Atlàntida Viatges, los destinos más demandados por las parejas son el sudeste asiático (Tailandia, Birmania, Indochina y Bali), Maldivas, Mauricio y Seychelles, la Polinesia francesa, Estados Unidos (California, Las Vegas y Nueva York) y la Riviera Maya, en México.

Tailandia, un destino que ha crecido mucho por sus precios competitivos, se mantiene entre los preferidos para Atlàntida Viatges, sobre todo porque permite un contacto suave y cómodo con Asia. Nuba, en cambio, discrepa: “No es uno de los destinos más demandados en estos momentos, quizás porque, al estar masificado, empieza a perder un poco el encanto”.