AUTOMOCIÓN

La contaminación de los coches, un problema de otros

El 60% de los conductores se plantea adquirir un nuevo vehículo en los próximos años.

La contaminación de los coches, un problema de otros

Las emisiones contaminantes del parque de automóviles es señalado por una inmensa mayoría de los conductores españoles (87%) como un problema “importante” o “muy importante” a resolver, según revela el estudio “Españoles ante la nueva movilidad: percepciones y hábitos de compra de vehículos”, elaborado por la consulta Pons Seguridad Vial, la revista Autofácil y la plataforma de venta online AutoScout24. Sin embargo, solo el 16%lo califica como factor determinante a la hora de adquirir uno nuevo.

El dato es relevante si se tiene en cuenta que el 60% manifiesta que se plantea cambiar de coche en los próximos años. Los nuevos modelos son la opción elegida por casi la mitad (43%), tras el mercado de seminuevos y vehículos de ocasión. La característica que más se tienen en cuenta sigue siendo el precio y el consumo.

Las principales diferencias entre los consumidores se constata entre los grupos de edad. Los jóvenes de entre 18 y 25 años son los que menos valoran los modelos respetuosos con el medio ambiente (7%), mientras que los mayores de 65 años si tienen en cuenta las bajas emisiones contaminantes (28%).
En esta línea, casi dos tercios reconocen valorar actualmente la compra de coches ecológicos. Este porcentaje se incrementa en cinco puntos entre las mujeres. Los híbridos (52%), híbridos enchufables (20%) y los eléctricos (16%) son los preferidos. El excesivo precio o la falta de suficientes puntos de recarga lastran, sin embargo, el crecimiento de su venta.

Aunque mayoritariamente se pide una mejora del transporte público (sobre todo en las ciudad de más de un millón de habitantes), y el fomento de los desplazamiento a pie y las bicicletas, el 60% reconoce que no le condicionaría a la hora de comprar un coche. Los hombres son los más reacios (66%). Solo el 5% afirman que de implantarse estas medidas le harían no adquirir un nuevo coche.

Lo que parece claro es la frontal oposición a las restricciones de tráfico, la prohibición de los vehículos diesel o la limitación de los apartamientos. Y es que el coche sigue siendo, sin rival, el medio de transporte preferido por los españoles. El uso de las bicicletas es apenas testimonial (5%).