Encuesta de Población Activa

64.600 empleos menos en el mejor primer trimestre desde 2007

El paro crece en 11.900 personas, y la tasa repunta levemente hasta el 21%

En 12 meses el número de trabajadores aumenta en 574.800 personas, un 3,29%

Mercado de trabajo en España pulsa en la foto

La economía española destruyó 64.600 empleos en el primer trimestre del año, a pesar de la campaña de Semana Santa. No obstante, es habitual que en el primer trimestre se recorte el empleo, y en esta ocasión es el menor descenso en un primer trimestre desde 2007, según los datos hechos hoy públicos por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Al tiempo, el número de desempleados se elevó en 11.900 personas, lo que supone el primer aumento en un primer trimestre desde 2013. Además la población en disposición de trabajar --tengan o no empleo-- registró un importante descenso de 52.700 personas. Con todo la tasa de paro repuntó una décima hasta el 21%.

Este comportamiento del empleo en el primer trimestre ha dejado el número total de ocupados al cierre de marzo en 18,03 millones de personas, lo que significa que hay 574.800 empleados más que hace un año, impulsando el ritmo aanual de creación de empleo, hasta el 3,29%, el más alto desde que empezó la recuperación económica, y tres décimas más que en el cuartro trimestre de 2015. 

Se tata de una aceleración de ritmo de creación de empleo, que se confirma con los datos desestacionalizados, que permiten depurar, por ejemplo el hecho de que la Semana Santa este año haya sido en marzo y el pasado año fuera en abril. Según estos datos la ocupación creció un 0,87% en el primer trimestre de 2016 respecto al trimestre anterior, la cifra más alta desde que comenzó la crisis.

Otro dato positivo es que la industria ha sorteado la destrucción de empleo. En concreto, ha sido el único sector de actividad que ha ganado ocupados, 18.000 más. El sector servicios recortó en 53.400 el número de trabajadores; la construcción, registró 26.900 ocupados menos y la agricultura 2.300 menos.

Asimismo, el primer trimestre deja una mejora en la calidad del empleo. Aunque el saldo neto arroja una destrucción de 53.600 puestos de asalariados, a esta cifra se llega por el recorte de 106.000 empleos temporales que se compensaron con la creación de 52.400 nuevos ocupados con contrato indefinido. Esto se explica por la creación de empleo industrial, que es de mejor calidad.

No obstante, en términos de horas trabajadas esa mejora no se deja sentir en el trimestre, aunque sí en comparación con lo que ocurría hace un año. Entre enero y marzo se han destruido 51.700 empleos de jornada completa y 12.900 a jornada parcial. Pero en términos interanuales, el número de ocupados que trabaja toda la jornada crece a un fuerte ritmo que roza el 4% (el 5% en el caso de las mujeres), frente a una leve destrucción del empleo a jornada parcial del 0,2%.

Si bien hay otros datos menos postivos. Entre las mujeres se destruyó tres veces más empleo que entre los hombres en este primer trimestre, ya que se contabilizaron 48.600 ocupadas menos frente a un recorte de 15.900. Si bien, en el último año el ritmo de creación de empleo entre hombres y mujeres es similar, con avances del 3,4% y 3,1%, respectivamente.

Además, en términos de saldo neto, toda la destrucción de empleo del primer trimestre se produjo en el sector privado, con 82.100 ocupados menos mientras que el sector público generó 17.600 empleos. De esta forma se repitió el patrón de destrucción de empleo privado y creación de puestos públicos por tercer trimestre consecutivo. No obstante, en comparación con hace un año, el empleo público crece a un ritmo del 2% y el privado, un 3,54%.

Más hogares con todos parados y menos con todos ocupados

Las cifras de lo que ha ocurrido en materia laboral en las familias este primer trimestre dejan un dato negativo: hay 20.000 familias con todos sus miembros ocupados menos que en el último trimestre de 2015. Aunque si se compara con hace un año, esta cifra de hogares con todos trabajando es notablemente superior, ya que asciende a 9,51 millones, 419.000 más.

Igualmente, otro dato negativo es el incremento en 54.300 hogares donde todos sus miembros estan parados en este primer trimestre. Si bien al igual que ocurría con las familias donde todos están ocupados, la comparación con el primer trimestre de 2015 es positiva, ya que hay 182.700 hogares menos en esta situación, lo que supone un fuerte descenso del 10,1% interanual.