El banco podrá comprar más de 50.000 millones de euros en deuda corporativa nacional

Las 13 empresas españolas que serán tocadas por la varita de Mario Draghi

Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo (BCE)
Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo (BCE)

El BCE podrá comprar bonos de 13 empresas españolas con emisiones por más 50.000 millones. Las compañías, que están incluidas en la lista de activos que Draghi acepta como colateral, rebajarán sus costes de financiación. Son Abertis, Amadeus, Dia, Redexis, Endesa, Ferrovial, Gas Natural, Iberdrola, Red Eléctrica, Repsol, Telefónica, Prosegur y Cellnex

Los poderes de Mario Draghi se notan desde hace años en el mercado de deuda, pero a partir de junio habrá una fuerza compradora adicional. El presidente del Banco Central Europeo anunció el 10 de marzo que elevará el importe de bonos que adquirirá y que ampliará, además, el abanico. A partir del próximo 1 de julio estarán en la diana los bonos de empresas.

Las elegidas son Abertis, Amadeus, Dia, Redexis, Endesa, Ferrovial, Gas Natural, Iberdrola, REE, Repsol, Telefónica, Prosegur y Cellnex. Los bonos de estas 13 compañías están ya incluidos en la lista de activos que el BCE permite utilizar a las entidades financieras como garantía a cambio de recibir dinero contante y sonante. José Manuel Aisa, director financiero de Cellnex, explica que los 600 millones de los bonos que lanzaron el año pasado serán susceptibles de ser comprados y que esto rebajará sus costes financieros futuros.

El grupo de torres de telefonía tiene asignado un rating de grado de inversión por Fitch (BBB–), aunque Standard & Poor’s se lo sitúa un escalón por debajo, en BB+. El director de Mercado de Capitales de BNP Paribas, Javier González, señala que se da por hecho que el BCE comprará activos de grado de inversión, aunque no exigirá que todas las calificaciones estén a ese nivel. “Serán susceptible de adquisición el papel corporativo en grado de inversión por lo menos por alguna de las cuatro grandes agencias –S&P, Moody’s, Fitch y DBRS–”, afirma Joaquín González-Llamazares, responsable de renta fija de Deutsche Asset Management en España. Con todo, todavía deben publicarse los detalles definitivos del programa; está previsto que se conozcan el próximo 21 de abril.

El experto de la gestora de Deutsche Bank señala que el universo de deuda empresarial española que puede ser diana de las compras asciende a unos 53.000 millones de euros. Este importe supone el 10,3% del total del crédito corporativo europeo, mientras que la participación de España en el capital del BCE se sitúa en el 12,6%. Está previsto que la entidad realice las adquisiciones, al igual que en el resto de los programas que ya tiene en vigor, en función de la participación de cada país en su capital.

Estas 13 empresas españolas tienen más de 150 emisiones que puede utilizarse como colateral que suman unos 70.000 millones de euros, pero no todo este importe será susceptible de adquisición. Fuentes financieras prevén que se impondrá una serie de condiciones, como un vencimiento mínimo de un año y un importe de al menos 500 millones de euros. El mayor emisor es Telefónica con unos 26.000 millones de euros en deuda, seguido de Gas Natural (11.800) e Iberdrola (10.504), según los datos recopilados por Bloomberg. Mientras, a la cola, Endesa tiene viva deuda en euros por tan solo 48 millones.

Desde Axa Investment Managers, Greg Venizelos asegura en una nota que lo razonable es que el BCE compre tanto en el mercado primario –cuando las compañías venden por primera vez sus bonos– como en el secundario, cuando los títulos se intercambian entre terceros. El experto espera que lo que pagan las empresas y los bancos se reduzca un 40% desde los niveles del 9 de marzo. Las entidades financieras, ya escoltadas por el BCE, usualmente pagan menos que el resto de las empresas, gracias a los programas de compra del BCE. El interés de una cédula del Santander que vence en 2023 es inferior al 0,4%, mientras que la deuda sénior de Telefónica al mismo plazo ofrece en torno a un 1%.

Así, la buena noticia es que los costes de financiación para las compañías seleccionadas bajarán de forma sustancial. “Ya lo han hecho, pero cuando arranquen las compras se reducirán más”, señala el director de Mercado de Capitales de BNP Paribas. Por ejemplo, un bono de Abertis que vence en febrero de 2025 ha pasado de ofrecer el 1,75% el pasado 9 de marzo a pagar ahora menos del 1,2%.

Las nuevas armas que estrena hoy

Las compras mensuales de deuda por parte del BCE se incrementarán desde los 60.000 millones de euros mensuales que ha ido adquiriendo desde marzo del año pasado hasta los 80.000 millones prometidos, que se estrenan ya.

A partir de hoy, el banco central adquirirá más cantidad de bonos de algunos de los tres programas vigentes: el de cédulas, el de bonos de titulización y el de deuda del sector público (soberana, regional, local y de organismos públicos). El primero acumulaba compras por 18.571 millones de euros a finales de febrero; el segundo, 158.321 millones, y el tercero, 597.529 millones. Estas operaciones ascienden a un total de 774.421 millones de euros desde que se pusieron en marcha. De deuda española, el BCE tiene 69.050 millones de euros, lo que supone el 8,9% del total.

Las compras de deuda corporativa que comenzarán en la segunda mitad del año supondrán que “las rentabilidades podrían revisitar los mínimos de marzo del año pasado”, según el experto de Deutsche AM en España. “En términos del índice iTraxx Main [que incluye la deuda de las emisiones de grado de inversión más líquidas en Europa], nos iríamos a niveles de 50 puntos básicos respecto al swap [precio del dinero sin riesgo], cuando ahora se sitúa alrededor de 73”, añade.