La divisa comunitaria sube un 0,60%

Volatilidad extrema: el euro se da la vuelta y sube frente al dólar

Una moneda de euro.-
Una moneda de euro.- EFE

La decisión del Banco Central Europeo de bajar la tasa de depósito del 0% al -0,4% había provocado fuertes caídas en el euro. La divisa comunitaria ha llegado a perder un 1,3%, hasta los 1,08 dólares. Sin embargo, la moneda única se ha dado la vuelta y se ha apreciado hasta subir más de un 0,6%, por encima de los 1,10 dólares, después de que Mario Draghi afirmase que no entra en sus planes volver a bajar más los tipos de interés.

Las medidas del representante del BCE, que ha anunciado también este medio día una bajada en los tipos de interés hasta llegar a situarlos en el 0%, han llegado a golpear duramente a la cotización del euro, que ha perdido posiciones frente al dólar. Todo ello, justo una semana antes de que se reúnan los representantes de la Reserva Federal para decidir si esta vuelve o no a subir los tipos en EE UU, lo que seguiría fortaleciendo a la moneda estadounidense y haría que la moneda única acabara equiparándose al dólar. 

EUR x USD 1,1399 -0,166%

Sin embargo, Draghi ha querido finalmente tranquilizar a los inversores en la eurozona y ha dejado claro que, por ahora, no habrán más bajadas en los tipos de interés, lo que ha servido para catapultar de nuevo a la moneda única. 

No ha sido menos violento el comportamiento en la deuda. El bono español recorta su rendimiento en 18 puntos básicos, hasta el 1,4%. La prima de riesgo, por su parte, cae 10 puntos básicos, pasando de 130 a 121 puntos básicos.

En el resto de la Eurozona, las rentabilidades de las deudas soberanas también caen drásticamente. El Bund alemán a 10 años desciende hasta el 0,167%. En el caso de la deuda a siete años, su rentabilidad incide en el terreno negativo, hasta situarse en el -0,220%, al igual que ha ocurrido en Holanda, donde el tipo de interés se sitúa en el -0,160%. 

Pero, sin duda, las caídas más destacadas han estado protagonizadas por los países de la periferia. En Portugal, el bono a 10 años rebaja su rendimiento en 27,5 puntos básicos, hasta el 2,859. Por su parte, en países como Italia o Grecia, el tipo de interés de su deuda cae 14,8 y 12,7 puntos básicos, respectivamente.