Nuevos estímulos para animar el mercado

¿Comprará acciones el BCE?

Presidente del BCE, Mario Draghi
Presidente del BCE, Mario Draghi

La pasada reunión del BCE y las declaraciones posteriores de su presidente, Mario Draghi, han sido motor más que suficiente para que el mercado comience a hacer sus propias cábalas sobre qué medidas se adoptarán el 10 de marzo. De momento, el responsable de la política monetaria no ha concretado estímulos. Solo se ha limitado a señalar que en la próxima reunión el Consejo de Gobierno reconsiderará su política. A esto se suma el nuevo lema con el que Draghi intentó aplacar el nerviosismo de los inversores. A comienzos de año afirmo que el BCE “tiene el poder, el deseo y la determinación de actuar. No tenemos límites”.

A partir de aquí han sido muchas las hipótesis sobre las que los inversores han posado sus miradas. Una de ellas es la que apunta a la posibilidad de que la institución se lance al mercado de compra de acciones, medida que ya puso en marcha el Banco de Japón y que como señala Joaquín Robles, analista de XTB, disparó al Nikkei.

Natalia Aguirre, directora de Análisis y Estrategia de Renta 4, cree que adoptar una iniciativa de esta índole sería un comportamiento excesivamente agresivo y que existen fórmulas intermedias que podrían aplicarse antes de dar el salto a la renta variable. No obstante, la experta señala que, cuando Draghi ha sido preguntado por esta cuestión, el silencio ha sido su respuesta, algo que según su punto de vista obedece a que no quiere cerrarse ninguna puerta.

El Banco de Japón se lanzó a la renta variable por medio de los ETF

De momento no se ha planteado este incentivo. Todo lo que se conoce son meras conjeturas. Es decir, existen muchos interrogantes. El primero de ellos, además del importe, es el referido a cómo el BCE podría aplicar la medida. Si sigue el ejemplo de su homólogo nipón, Robles ve en los ETF (fondos cotizados) la herramienta más eficaz. “Estos productos financieros ofrecen la misma ponderación que el índice a invertir, pudiendo comprar así todos los activos de forma proporcional y abaratando costes”, afirma.

Pero aunque sean muchas las voces que han apuntado a la compra de acciones como medida para relanzar el mercado, los expertos descartan que se vaya aplicar, al menos, el próximo mes.
En lo que no se muestran tan unánimes es en lo referente a la repercusión de la medida. Mientras Aguirre cree que la medida serviría para dar impulso a unos mercados decadentes, otros como Araceli de Frutos, directora de la Eafi homónima, califica la noticia de negativa pues “supondría reconocer que las medidas aplicadas no han funcionado”. Asimismo,Victoria Torre, de Self Bank, considera que entraría en contradicción con el mensaje de tranquilidad lanzado sobre la situación del sistema bancario.

Los analistas abogan por opciones intermedias como un QE corporativo

Antes de lanzarse a un mercado tan volátil como es la Bolsa, Draghi cuenta con varias balas en la recámara. La primera de ellas apunta Torre es el aumento del precio que cobra a los bancos por guardarle el ahorro, algo que ya hizo en diciembre. Marian Fernández, directora de estrategia de Andbank, cree que el efecto positivo de esta medida en los bancos es discutible, pues ejercería más presión a los márgenes de las entidades. Otra opción sería ampliar el abanico de activos de la renta fija, algo en lo que parece estar de acuerdo De Frutos. Hasta la fecha, el BCE ha centrado sus compras en deuda gubernamental y bonos emitidos por las regiones y ciudades. La experta ve probable que se añada la deuda subordinada, los cocos o lo convertibles.

Natalia Aguirre no descarta la posibilidad de que el programa de compra de deuda (QE) se extienda a la renta fija corporativa. Especialmente, a aquellas empresas participadas por el Estado, como Red Eléctrica.En referencia a la banca, desde Renta 4 creen que si se adentra en este sector, los bonos que compraría serían los que contasen con un rating elevado para no “destrozar el balance”.

Marian Fernández ve este estímulo como controvertido.“El BCE es supervisor de las entidades y si compra renta fija corporativa bancaria sénior se le podría reprochar que utiliza información privilegiada”, constata. La experta considera que las opciones más efectivas pasan por la ampliación del volumen de compra mensual o la prórroga del QE acompañada de la flexibilización de algunas de las restricciones como por ejemplo la de ajustar las compras al volumen del mercado en lugar de factores políticos como la participación del país en el BCE.