Con el alza de hoy, el Ibex reduce su caída anual al 14%

Las cinco razones de por qué las Bolsas tienen que subir

Un comerciante opera en el parqué de la Bolsa de Nueva York en el inicio de la jornada, en Nueva York, Estados Unidos
Un comerciante opera en el parqué de la Bolsa de Nueva York en el inicio de la jornada, en Nueva York, Estados Unidos EFE

Arranca una nueva semana en las Bolsas, hoy sin la referencia de Wall Street pero con las Bolsas chinas volviendo a negociarse tras una semana completa cerradas debido a la celebración del Año Lunar chino. “Muchos temían la apertura hoy de la bolsa china tras una semana cerrada. Y una semana con importantes descensos iniciales, aunque finalmente matizados por las subidas del viernes con los datos económicos de EE UU mejores de lo esperado”, explica José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citi en España.

Las subidas vuelven a los parqués bursátiles con fuerza pero los inversores se preguntan si ya ha pasado la tempestad o aún asistiremos a nuevos episodios de ventas masivas debido al miedo a una recesión en EE UU y/o Europa. "Lo que ha quedado patente una vez más es el entorno de volatilidad en el que nos movemos", explican en Renta 4.

Por su parte, Daniel García, analista de XTB, explica que la razón principal por las que las Bolsas deberían subir sería una superación de esa crisis de confianza y un aumento del interés comprador por parte de los inversores. "Al revés de que para que suba la bolsa se necesita que los inversores quieran comprar, para que la bolsa caiga sólo necesitamos no que los inversores quieran vender , sino que se elimine el apetito comprador, y esta ausencia de compras presiona los precios a la baja", añade el experto que cree que "la coyuntura económica no es tan mala como para ir perdiendo un 16% en lo que va de año y si hace unos meses nos hubieran dicho que las bolsas estarían a estos precios no hubiésemos dudado ni un segundo el poder comprar a estos precios".

¿Por qué las Bolsas deberían subir?

1- China y la subida del yuan

El gigante asiático está en pleno proceso de cambio de modelo económico desde una economía basada en la industria y en las exportaciones a otra sustentada por la demanda interna. Esta transformación es complicada y el mercado ha estado temiendo un aterrizaje duro de la economía. Sin embargo, Juan José Fdez-Figares, director de análisis de Link Securities, explica que “a pesar de los temores de los inversores, el escenario más factible para China es un aterrizaje suave. Si el sector servicios logra sustituir el papel del manufacturero sin mayores traumas, y eso se refleja en un crecimiento económico estable de entre un 6 y un 6,5%, los mercados se tranquilizarán”.

El Banco central chino ha ampliado en 30 puntos básicos, hasta más menos 2% diario, la variación que permitirá a la cotización del yuan frente al dólar, además de intervenir con más rotundidad de lo habitual para apreciar su divisa. El gobernador del PBOC ha dicho esta madrugada que “no hay una base para una depreciación continuada del yuan”, respaldando esta apreciación.

Así, en las últimas horas, el yuan se ha apreciado hasta máximo de 10 años frente al dólar (niveles de 6,7945 yuanes/dólar). Todo ello, a pesar de unos datos en China de comercio exterior negativos. “La balanza comercial de enero ha arrojado un superávit mayor a lo esperado al situarse en 406.200 (vs 389.010 millones de yenes y 382.050 millones de yenes previo) como consecuencia de una caída más acusada de las importaciones. Las exportaciones ceden un 6,6% interanual (frente al alza del 3,6% estimado y un alza del 2,3% previo) y las importaciones cayendo un 14,4% (frente a una subida prevista del 1,8% y una caída del 4% anterior”, explican desde Renta 4.

2- No se vislumbra recesión en EE UU y Europa, por el momento

“El consumo privado y el sector residencial están soportando la primera de estas economías, beneficiándose de los bajos precios de la energía y de los bajos tipos de interés”, explican desde Link Securities. La firma de análisis cree que en Europa, y por ahora, a pesar de su débil crecimiento, las economías de la región están lejos de volver a entrar en recesión. Entre las razones esgrimidas por Link Secuirities está el que los “bancos centrales parecen predispuestos a seguir apoyando estas economías con sus políticas monetarias expansivas a pesar de que, como han manifestado en múltiples ocasiones, este apoyo tiene límites y debería ir acompañado por reformas estructurales que los Gobiernos de estos países no parecen dispuestos a llevar a cabo por el alto coste político que conllevan”.

Por su parte, los expertos de Renta 4 consideran que ayudará el hecho de que la Fed se tomará con calma las subidas de tipos (el contexto internacional y una inflación inferior a la esperado van a permitir que la subida de tipos sea mucho más lenta y gradual que la indicada por la Fed el pasado mes diciembre). Además, el mercado está esperando nuevos estímulos del BCE en marzo. Y no es el único que toma medidas. El Banco Central de Suecia ha rebajado su tipo repo 15 puntos básicos hasta -0,5%, a la vez que se ha mostrado dispuesto a seguir tomando nuevas medidas expansivas en el futuro.

La casa de análisis considera que “en la medida en que los datos macroeconómicos en Estados Unidos y China mantengan un tono positivo o al menos den muestras de estabilización (y no de deterioro adicional) deberían ayudar a disipar las dudas del mercado sobre una posible recesión”.

3- Estabilización del precio del crudo

En los últimos días, hemos asistido a una subida del precio del petróleo. “Es muy factible que por “necesidad” los países productores de petróleo, especialmente los de la OPEP y Rusia, terminen por alcanzar un pacto para “regular” la producción de crudo aún a costa de seguir perdiendo cuota”, explican desde Link Securities. Los elevados déficits de sus balanzas fiscales y el riesgo de tensiones políticas internas estarían presionando en este sentido. El problema es determinar cuándo cederán y adoptarán esta estrategia. De cumplirse esta hipótesis, las Bolsas mundiales reaccionarán al alza con mucha fuerza, recuerda la firma de análisis.

4- Valores excesivamente castigados

Las fuertes caídas que han sufrido las Bolsas en las últimas semanas han dejado a algunas compañías a precios de ganga, sobre todo en sectores como el bancario, uno de los más perjudicados y que han llevado a estos valores a marcar nuevas cotas mínimas, incluso por debajo de los niveles a los que cotizaban en 2008. "Esto ocurre en un momento en el que sus expectativas de resultados son mucho mejores y sus balances se encuentran muy saneados. Es decir, creemos que hay grandes oportunidades en el sector para los inversores a largo plazo", explican desde Link Securities.

Bankinter explica que los bancos europeos se están viendo penalizados por el incremento del riesgo crediticio a nivel global, especialmente en el sector de la energía, por la incertidumbre que ha generado la revisión de las carteras de crédito por parte del BCE, especialmente en Italia cuyos bancos tienen una tasa de mora mucho más alta que la media europea  y en Grecia donde los dos mayores bancos acumulan pérdidas superiores al 65% en el año.

5- La Bolsa, única inversión atractiva

La renta variable es actualmente la única inversión atractiva dado los bajos tipos de interés que ofrecen los depósitos bancarios y los elevados precios de la renta fija, algo que conlleva muy bajas rentabilidades. En este sentido, muchas compañías con gran visibilidad futura de resultados –gran recurrencia de los mismos debido a las características defensivas de sus negocios- ofrecen actualmente rentabilidades por dividendo muy superiores a las que ofrecen sus bonos a largo plazo.