Operación judicial contra la cúpula de la franquicia dental

La policía se incauta un avión y la flota de coches de lujo

El grueso de la operación se lleva a cabo en la sede central de Vitaldent. En total 15 registros y 13 detenidos, acusados de estafa a los franquiciados, fraude y blanqueo de capitales. Atlas

La Policía se ha incautado de un avión y 36 vehículos de lujo en la operación contra la cúpula de Vitaldent, que se ha saldado con 13 detenidos por fraude a la Hacienda Pública y los franquiciados.

Las primeras pesquisas de los responsables de la Operación Topolino contra la compañía apuntan a que el dueño de la empresa, Ernesto Colman, exigía a sus franquiciados que le pagasen el 10% de lo acordado en metálico. Fuentes de la investigación cifran el fraude en torno a los 10 millones de euros.

Además del dueño, entre los 13 detenidos por la Policía se encuentra también Vicente Samper, su director comercial desde 2005 hasta hace tan solo unas semanas. Samper se encargó de la expansión de Vitaldent tanto en España como en Portugal, Italia o EE UU. Otro de los arrestados es Bartolo Conte, vicepresidente de la compañía.

La Policía se ha personado este martes en otra de sus empresas, NC Advertising, dedicada a la publicidad y que tenía a Vitaldent entre sus clientes. Los agentes han impedido la entrada a los trabajadores en la sede de esta firma publicitaria, situada en el barrio de Salamanca.

El procedimiento que seguía la trama era desviar el dinero que recibían en metálico fuera de España, concretamente a Suiza y Luxemburgo. Ese dinero se reinvertía posteriormente de nuevo en España: se hacían con artículos de lujo o creaban nuevos negocios.

Propiedades en el Valle de Arán

Siempre según las mismas fuentes, los detenidos cuentan con una empresa de alquiler de aviones o caballos pura sangre. También compraban fincas, varias de ellas en el Valle de Arán (Lérida). De hecho, en 2007 adquirió el pequeño pueblo abandonado de Montgarri. 

En el marco de la operación Topolino, se ha decretado la prohibición de disponer sobre 124 fincas repartidas por toda España, 36 vehículos a motor, varios de alta gama, y un avión valorado en un millón de euros.

También está previsto el bloqueo de los saldos de las personas físicas y jurídicas objeto de investigación, repartidos en 25 entidades financieras, así como el bloqueo de los activos financieros de dos sicavs por importe de 5 millones de euros, y la prohibición de disponer de otras 103 fincas rústicas.

Fuentes de la investigación han explicado a Efe que el dueño de las clínicas, Ernesto Colman, blanqueaba en Suiza y Luxemburgo las ganancias que los franquiciados y los pacientes pagaban mensualmente en efectivo y que no declaraba a Hacienda.

Parte de ese capital retornaba a España para ser invertido en más de un centenar de inmuebles, fincas rústicas y vehículos.

La operación ha sido ordenada por la Fiscalía contra la Corrupción y la Criminalidad Organizada y está dirigida por el Juzgado de Instrucción número 2 de Majadahonda, que ha autorizado las entradas y registros en distintas dependencias de Vitaldent por parte de agentes de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal.

Según informa la Fiscalía Anticorrupción, las actuaciones, declaradas secretas, permiten garantizar la continuidad de las clínicas en defensa de los franquiciados denunciantes, que seguirán con la administración de dichos centros.

La cadena Vitaldent inició su actividad en 1991 en Madrid. Fue pionera en implantar el modelo de franquicia para esta actividad y desde entonces ha sumado 450 centros, la mayoría en España, según la información que consta en su web. Desde su creación, las clínicas han tratado a más de siete millones de pacientes y emplea a 7.500 personas.

Los últimos datos económicos públicos de la compañía, a través de un comunicado de prensa de abril del año pasado, apuntaban a un incremento de sus ventas del 6,1% en el primer trimestre de 2015, con respecto al mismo periodo del año 2014, hasta los 115,4 millones de euros.

Las últimas cuentas depositadas en el registro mercantil por Vitaldent, bajo la denominación Mev. Eficiencia Dental, corresponden al ejercicio 2014 y arrojan unas pérdidas de 2,7 millones de euros mientras que no se facilita el importe neto de la cifra de negocios.