Ofensiva empresarial en favor del TTIP

Tres razones para apoyar el libre comercio con EE UU

El presidente de la Cámara de Comercio de España, José Luis Bonet; el presidente de la Cámara de Comercio de EE UU en España, Jaime Malet;el secretario de Estado de Comercio en funciones, Jaime García-Legaz; el consejero ejecutivo de BBVA, José Manuel González Páramo, y el presidente del IEE, José Luis Feito.
El presidente de la Cámara de Comercio de España, José Luis Bonet; el presidente de la Cámara de Comercio de EE UU en España, Jaime Malet;el secretario de Estado de Comercio en funciones, Jaime García-Legaz; el consejero ejecutivo de BBVA, José Manuel González Páramo, y el presidente del IEE, José Luis Feito.

"Es el acuerdo comercial más importante que está debatiendo Europa”. El secretario de Estado de Comercio en funciones, Jaime García-Legaz, consideró que es vital que España tenga acceso libre al mercado norteamericano porque es el mayor del mundo. “El Tratado de Libre Comercio entre la UE y EEUU (TTIP, por sus siglas en inglés) aunará al 40% del PIB mundial, una tercera parte de los intercambios comerciales en el mundo y abrirá un mercado de 800 millones de consumidores”, remarcó José Luis Bonet, presidente de la Cámara de Comercio de España y de Freixenet, con una implantación muy importante en EEUU. “Si a las pymes españolas se les eliminan los aranceles y se les da acceso a la contratación pública, no será necesario que exporten directamente”, apuntó José Manuel González-Páramo, consejero ejecutivo de BBVA. Los ponentes que participaron esta mañana en una jornada organizada por la Cámara de Comercio de EEUU en España coincidieron de forma unánime en que el TTIP es fundamental para el desarrollo económico de España en un contexto cada vez más globalizado y con más competidores de otros países. Y expusieron cuatro razones.

  • Crecimiento, empleo y salarios

Un estudio dirigido por el Instituto de Estudios Económicos (IEE) establece que la eliminación de barreras arancelarias y no arancelarias entre la Unión Europea y EE UU aportaría un crecimiento adicional de siete décimas al PIB de España y de 70.000 empleos al año. El balance, cinco años después de su entrada en vigor, sería una inyección de 37.000 millones al tejido productivo y más de 330.000 puestos de trabajo.

El acuerdo eliminará barreras en textil o agroalimentario donde España es muy competitiva

El secretario de Estado de Comercio amplió esos beneficios a los salarios, que han sufrido un fuerte ajuste durante la última crisis. “EEUU es un país con salarios altos y cuando se instaura la libertad comercial se produce una tendencia a la igualación. Los salarios serían más altos en España. Los sindicatos deberían estar contentos por ello”, precisó. El presidente del Instituto de Estudios Económicos, José Luis Feito, corroboró esa tesis, que es la que, en su opinión, ha fracturado la posición europea respecto al TTIP. “Alemania y Austria, con los salarios más altos de la UE, por encima de EEUU, serían los grandes perjudicados y son los que han puesto más reticencias”, apuntó.

  • Pymes y sectores tradicionales

Los ponentes coincidieron en que las grandes beneficiadas del acuerdo de libre comercio serán las pymes y los sectores tradicionales, como el agroalimentario. “España es muy competitiva en sectores, como el agroalimentario o el textil, que son intensivos en pymes, donde se van a rebajar los aranceles y donde más va a crecer el comercio”, apuntó Feito. El crecimiento de las exportaciones hacia el otro lado del Pacífico sería importante para diversificar geográficamente el comercio exterior de España. “Está demasiado concentrado en la Unión Europea y serviría para equilibrar nuestra posición exterior”, detalló González-Páramo. Otro de los efectos que tendría, según Bonet, sería la supresión de las barreras no arancelarias (etiquetado, certificados, embalajes, autorizaciones, requisitos previos por seguridad o sanidad), “que abriría grandes oportunidades para las empresas de menor tamaño”.

  • La competencia vendrá del Pacífico

Otro de los puntos de coincidencia de los ponentes para que se aceleren las negociaciones del TTIP es el hecho de que ya hay un grupo de once naciones (Australia, Brunei, Canadá, Chile, Japón, Malaisia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam) que ha creado otra zona de libre comercio con EEUU, denominada Acuerdo Tránspacífico de Cooperación Económica (TTP, por sus siglas en inglés). “Cuando Europa firme la suya, las empresas estarán en situación de desventaja frente a las asiáticas”, subrayó Bonet. El secretario de Estado de Comercio en funciones subrayó que será más dificil competir no solo en los intercambios comerciales, sino también en las atracción de inversiones. “EEUU es un socio comercial creciente y ha sido siempre el mayor inversor en España”.