Unos 95.400 contribuyentes se mudan al año de comunidad

El 30% de asalariados que cambia de residencia se traslada a Madrid

Madrid atrajo a 20.056 trabajadores y Cataluña acogió a 16.621 empleados de otras comunidades

Andalucía registró un pero saldo negativo: abandonaron la región 14.544 asalariados y llegaron 9.239

Movilidad geográfica de los asalariados en España Ampliar foto

La movilidad interterritorial aumentó el año pasado y 95.436 asalariados se trasladaron a vivir a otra comunidad autónoma, un 5% más que en 2013. Así lo refleja la estadística publicada ayer por la Agencia Tributaria, que muestra que Madrid es la comunidad más dinámica en este aspecto. De los 95.436 trabajadores que cambiaron de residencia, 28.056 la fijaron en Madrid. Un importe muy elevado que duplica con creces la segunda comunidad que atrajo a más trabajadores y que es Cataluña con 12.621 contribuyentes. Le sigue Andalucía, que en 2014 recibió a 9.239 nuevos vecinos.

Andalucía, Cataluña y Madrid son, por este orden, las tres regiones con más población y, por lo tanto, resulta hasta cierto punto lógico que lideren los rankings de movimientos demográficos.

Madrid también es la comunidad que registró un mayor éxodo. 17.053 asalariados madrileños que vivían en la comunidad en 2013 fijaron su residencia en otra región en 2014. Sin embargo, la diferencia entre los que se fueron y los que llegaron es positiva para Madrid, que ganó 11.003 nuevos asalariados. En el caso catalán, las salidas alcanzaron las 9.488 y, por lo tanto, la comunidad registró un saldo positivo de 3.133 trabajadores. En cambio, Andalucía perdió más contribuyentes de los que ganó y registró un saldo negativo de 5.305 personas. Es el peor dato que refleja la estadística de Hacienda que muestra el movimiento siempre entre personas activas. Es decir, un contribuyente que en 2013 figurara como parado en una comunidad y en 2014 encontrara trabajo en otra región no aparece en la estadística.

Además de Cataluña y Madrid, el saldo es positivo (llegaron más trabajadores de los que se fueron) en Canarias, Baleares y Murcia. El resto registraron más salidas que entradas de asalariados.

El saldo fue positivo (llegaron más trabajadores de los que se fueron) en Madrid, Cataluña, Baleares, Canarias y Murcia

Los cambios de residencia se deben probablemente en su mayoría a motivos laborales y familiares, aunque también es posible que existan motivaciones puramente fiscales. Hay que tener en cuenta que Madrid cuenta con la fiscalidad más baja de España. Los residentes en esta comunidad abonan un IRPF menor que la media, están exentos del impuesto sobre el patrimonio y el impuesto sobre sucesiones y donaciones también es sensiblemente inferior que en la mayoría de territorios.

En cualquier caso, los datos muestran que el movimiento es especialmente intenso en regiones limítrofes. Por ejemplo, Castilla-La Mancha es la comunidad de origen de la mayoría de los trabajadores que se fueron a vivir a Madrid en 2014. En el caso de Cataluña, por ejemplo, la mayoría procede de Andalucía, pero Valencia se sitúa muy cerca.

El saldo entre las dos comunidades con mayor peso económico, Cataluña y Madrid, es favorable por un escaso margen a la segunda. Así, 2.181 trabajadores dejaron las tierras catalanas para instalarse en Madrid. El camino contrario lo siguieron un total de 2.131 asalariados. La estadística de la Agencia Tributaria se nutre de las declaraciones anuales de retenciones en el IRPF y, por ello, no aparecen las comunidades forales de País Vasco y Navarra, que cuentan con sistemas fiscales propios.

Normas