El 12,6% de los contratos implica cambiar de provincia

Empleo detecta un aumento de la movilidad geográfica

Tasas de movilidad interprovincial

El inicio de la mejora económica ha traído consigo un aumento de la movilidad laboral que, aun así, sigue en tasas bajas. Así lo ha detectado el Ministerio de Empleo en su informe anual sobre contratación y movilidad de los trabajadores correspondiente a 2014 que acaba de hacer público este departamento.

En ese año el 12,66% de los contratos registrados en el Servicio Público de Empleo implicaban un trabajo en una provincia distinta a donde reside el trabajador. Y en el 8,4% de los casos el cambio implicaba un desplazamiento a otra comunidad autónoma.

La tasa de movilidad interprovincial ha crecido 4 décimas en 2014 respecto al año anterior, con lo que fue el mayor incremento desde el 2001 y un comportamiento similar registró la tasa interautonómica, tras encadenar ambas dos años de aumentos.

Aunque ambas tasas son las más elevadas registradas hasta ahora, este nivel de movilidad no ha crecido lo mismo que el número de contratos ni de aquellos que implican un desplazamiento en particular. Los primeros aumentaron un 13% y los segundos se incrementaron pasado año un 17%.

Este menor crecimiento de la tasa de movilidad que del número de contratos ocurre debido a la elevada rotación de los trabajadores, según explica el Ministerio de Empleo. Esto es, el número de contratos por cada trabajador, una ratio que en 2014 fue de 2,65 contratos de media por persona, muy superior al que existía antes de la crisis, que estaba en torno a 2,2.

Si bien la rotación entre los trabajadores que se desplazan es algo inferior: en el caso de los quienes se desplazan a otra provincia para trabajar la rotación fue en 2014 de 2 contratos por persona. Este ratio era de 1,8 en 2007, antes de la crisis y arrancaba en el año 2000 con 1,5 contratos por trabajadores, y desde entonces ningún año había experimentado un aumento tan acusado como en 2014.

Las dos provincias con mayor saldo positivo (entre los que llegan y los que salen para trabajar) son las mismas desde el año 2000: Madrid y Barcelona, si bien la capital de España tiene el triple de movilidad que la Ciudad Condal.

Por el contrario, la lista de las seis provincias con un saldo negativo mayor (se va más gente de la que llega) es Cádiz desde el año 2001.

En cuanto al perfil del trabajador que más se mueve es hombre, con una edad media de 35 años y con una formación o bien muy alta (universitaria) o, por el contrario, sin estudios. Los extranjeros tienen una mayor tasa de movilidad y los profesionales científicos o técnicos tienen la tasa más alta de todas las actividades (22,1%).

Normas