Se debe escoger aquella subcategoría que mejor identifique su perfil de riesgo

Las mezclas pueden salir muy caras

El mejor mixto renta más del 71%, mientras que el peor gana solo un 1,15% a cinco años.

Las mezclas pueden salir muy caras Ampliar foto

Han protagonizado el ejercicio y se espera que sean las estrellas de esta campaña de finales de año. Los planes mixtos son los productos que más se están comercializando y captando aportaciones más abultadas tras los sinsabores dados por la renta fija.

Sin embargo, bajo el apellido mixtos se esconden multitud de matices que el ahorrador debe conocer, ya que las rentabilidades pueden ser realmente diferentes. Si a eso sumamos que los gestores no siempre consiguen los resultados que esperábamos, se puede encontrar que las ganancias jugosas con las que contaba se convierten en rentabilidades ridículas o, incluso, en pérdidas.

Empecemos por el principio: ¿qué es un plan mixto? Para Borja L. Mancisidor, responsable de venta institucional de Gesconsult, gestora que recientemente ha lanzado sus dos primeros planes de pensiones –toman como referencia la estrategia de sus fondos de inversión mixtos–, este tipo de planes tienen la característica común de “poder combinar diferentes activos (renta variable, renta fija, divisas, etc.) con el objetivo de diversificar sus fuentes de rentabilidad y adaptarse así a un mercado cambiante”.

En función de la mayor o menor proporción de cada tipo de activos y de su política de inversión tendrá un perfil de riesgo más o menos acusado. De ahí la diversidad de subcategorías que presentan los mixtos, entre los que los hay muy moderados o conservadores –invierten sobre todo en renta fija– o agresivos, en los que las posiciones en Bolsa son las preponderantes.

Así, los expertos recomiendan que lo primero que debe tener en cuenta un ahorrador que se aproxima a los planes de pensiones mixtos es la subcategoría. Debe escoger aquella que mejor identifique su perfil de riesgo.

Y es que, “poco o nada tendrán en común el ahorrador que cerca de su jubilación invierte en un plan de pensiones mixto defensivo, frente al ahorrador de mediana edad que a largo plazo está dispuesto a asumir mayores riesgos e invierte en un mixto de renta variable. Tanto sus objetivos de rentabilidad como su comportamiento ante posibles pérdidas serán diferentes”, advierte Mancisidor.

“Los rendimientos de la renta fija están próximos a cero, por eso los productos fundamentados en este tipo de activos han perdido su capacidad para dar rentabilidad al cliente, y lo mismo sucede con los garantizados en renta fija. Por ello resulta vital en estos momentos diversificar e incrementar nuestras posiciones en renta variable”, afirma José Ángel Barriga, responsable de calidad y proyectos de Ibercaja Pensión.

Una filosofía que significa incrementar la volatilidad de nuestra inversión; sin embargo, avisa Barriga, “no debemos obsesionarnos con seguir la evolución de estas inversiones cada día, sino que debemos fijarnos en el medio plazo, que es donde las veremos crecer”.

Al delegar en el gestor las decisiones de inversión y la distribución de la cartera, lo que el ahorrador está confiando en realidad es un análisis global de los mercados y sus implicaciones, tanto geográficas como para cada tipo de activo.

“El mandato de los gestores de planes es capturar las subidas y proteger el patrimonio durante las caídas, todo ello con agilidad para adaptarse a los cambios del mercado”, recalca el experto de Gesconsult. Y de nada nos sirve dotar a nuestro gestor de libertad y flexibilidad a la hora de invertir “si en el pasado no ha demostrado saber aprovechar esa agilidad para adaptarse y batir al mercado. Es aconsejable buscar productos que hayan demostrado una gestión activa”, advierte Mancisidor.

Los campeones

“Los planes que reciben mayores aportaciones netas corresponden en gran medida a una intensiva labor comercial y son, en su mayoría, mixtos conservadores y moderados”, observa Paula Mercado, directora de análisis de VDOS Stochastics.

Sin embargo, “los planes más rentables en el año son mayoritariamente de renta variable, con sesgo emergente, europeo o global, con un nivel de riesgo bastante elevado. Y la imagen no varía mucho cuando tomamos una perspectiva a tres años, en la que aparecen planes de renta variable, pero en este caso de EE UU, además de garantizados, categorías que por la evolución del mercado han dejado de aparecer en los primeros puestos por rentabilidad en el año”.

Batir a la categoría

¿Y cómo sé si mi plan va todo lo bien que debería? La principal recomendación de los expertos es que debe estar en línea con el rendimiento medio de la categoría a la que pertenezca. Si no es así, cámbiese en busca de un producto que sí logre esa rentabilidad.

No obstante, puesto que el plan de pensiones es un producto de inversión a largo plazo, interesa conocer el comportamiento del producto en el periodo más largo posible y su sostenibilidad a lo largo del tiempo. “En la tabla vemos los mixtos más rentables a cinco años y, si comparamos con el ranking equivalente durante el año actual, vemos que muchos de ellos se han mantenido”, analiza Mercado.

Así, por ejemplo, Altair Crecimiento Pensiones, Plus Ultra Mixto, BK Mixto 75 Bolsa, Plus Ultra Mixto o Duero Inversión aparecen entre los diez primeros en ambos periodos. “Es un indicador de calidad en la gestión, considerando los periodos de mercado tan difíciles por los que hemos pasado en los últimos cinco años”, concluye.

Si nos centramos en la rentabilidad, según los datos de VDOS, los 10 planes más rentables a cinco años acumulan en todos los casos ganancias superiores al 41%, y entre ese retorno logrado por el Ahorro Previsión de Unicaja y el 71,5% del Altair Crecimiento Pensiones del Santander distan 30 puntos. Y eso que hablamos de los mejores.

Si analizamos el comportamiento de los peores planes mixtos, vemos que más de uno se puede estar tirando de los pelos. Sobre todo los partícipes del MPP Óptimo de Axa, que en cinco años solo ha conseguido crecer un 1,15%. Es decir, entre elegir uno y otro puede haber una diferencia de 70 puntos.

Si observa este listado, también verá que instrumentos de las principales gestoras del país tienen entre sus ofertas productos de muy tibia rentabilidad.

Los gigantes

¿Qué pasa con los planes más populares? ¿El tamaño es sinónimo de que sean los más interesantes? En absoluto. Los mixtos están copando últimamente las entradas de dinero y lo hacen hacia los planes de mayor tamaño, comercializados generalmente por las gestoras de mayor dimensión, y así se observa en los cuadros que ilustran esta página. Pero si analizamos los datos, vemos que ser grande no es sinónimo siempre de rendimiento excepcional.

El PlanCaixa Equilibrio, por ejemplo, líder en captaciones en el año acumula una rentabilidad del 9,6% a cinco años (un 2,39% en un año), una cifra muy tímida. Mejor lo hace otro de la misma gestora y que últimamente también está creciendo mucho en captaciones, el Plancaixa Ambición Global, con casi un 40%.

Juan Luis García Alejo, director de análisis, mercados y producto en Andbank, es aún más tajante: “Campañas más o menos agresivas basadas en incentivos de carácter económico a cambio de permanencia. Los traspasos de planes de una entidad a otra siguen siendo el elemento director de las acciones comerciales de las entidades. Y cada una de ellas centrada en el público. El objetivo no son solo las nuevas aportaciones, sino las movilizaciones de activos de una entidad a otra”. 

Por eso, recuerde siempre que aunque las campañas publicitarias hagan hincapié este año en los planes mixtos de las grandes entidades, quizá su perfil de ahorrador no le recomiende dejar su dinero en estos productos. Como siempre aconsejan los expertos, infórmese bien antes de tomar una decisión.

Normas