Las entidades quieren solicitar que el ICO acuda a la operación

Gonvarri pide que la banca preste a Abengoa 1.000 millones a dos años

Planta solar de Abengoa en Sanlúcar la Mayor (Sevilla).rn
Planta solar de Abengoa en Sanlúcar la Mayor (Sevilla). EL PAIS

El día está marcado en rojo. Mañana será clave para el futuro de Abengoa, que ha logrado un aliado de alto nivel que le permitirá negociar con tranquilidad frente a sus acreedores. El análisis de KPMG de hace unas tres semanas, que revelaba unas necesidades de liquidez de unos 250 millones de euros, ha quedado superado.

Gonvarri, filial de Corporación Gestamp, quiere una solución de medio plazo para Abengoa y por lo tanto ha condicionado su entrada en el capital a que se estabilice la situación financiera de Abengoa para los dos próximos años.

Están convocados todos los grandes bancos españoles, a excepción de BBVA –Santander, CaixaBank, Bankia, Popular y Sabadell–, con el objetivo de que se permita que el grupo de ingeniería pueda seguir normalmente con su actividad. “No se trata de tapar ningún agujero, sino de aportar seguridad a la empresa, puesto que las líneas de liquidez están actualmente bloqueadas”, explican fuentes conocedoras de la operación.

Gonvarri ya ha solicitado 1.000 millones de euros a las entidades financieras, aunque esta cifra puede verse incrementada a un máximo de 1.500 millones en un escenario extremo. La solidez del caballero blanco de la compañía de ingeniería, que se ha comprometido a invertir 350 millones de euros en la ampliación de capital y que le conferirán el 28% de los derechos de voto, anticipa que las entidades financieras accedan a su petición. Aunque, eso sí, la banca solicitará la garantía directa del nuevo accionista, pues los avales de Abengoa están prácticamente agotados. Si bien, fuentes empresariales aseguran que Gonvarri no está dispuesto a utilizar su balance como garantía.

ABENGOA B 0,01 -6,19%

Aire para la deuda

l Los bonos cotizados de Abengoa resurgieron ayer, y no solo los que vencen el próximo marzo. Los de medio plazo, como los que expiran en abril de 2020 cotizan por encima del 52% de su nominal, cuando hace menos de dos meses se pagaban al 27%.

La posibilidad de que las entidades financieras entren en Abengoa a través de una capitalización de deuda tampoco está completamente descartada, si bien este no es el escenario central.

Una vez que las entidades bancarias hayan dado luz verde a la línea de liquidez de Abengoa, se ejecutará la ampliación con exclusión del derecho de suscripción preferente por 250 millones. Gonvarri acudirá con la parte que le corresponda para no diluirse en la segunda fase de la operación, enmarcada en una ampliación de capital con derechos de suscripción por 400 millones.

Gonvarri no será un simple socio financiero sino que su papel será industrial. Ambas empresas buscarán áreas de colaboración, como la energía solar. El futuro máximo accionista de Abengoa, sin ningún tipo de problema financiero y con un balance saneado, también ha solicitado liquidez para él mismo a sus bancos de referencia con el objetivo de afrontar la inversión en el capital de Abengoa. Un portavoz de la compañía de origen burgalés ha declinado hacer comentarios sobre esta información.

El desembarco en Abengoa, que presentará resultados esta semana, reducirá la inversión de 120 millones inicialmente comprometida por Inversión Corporativa a un máximo de 80 millones. Esta sociedad, controlada por los Benjumea, perderá el control del grupo de ingeniería hasta quedarse con un 20%.

Llamada al ICO

El gigante andaluz de ingeniería y energías renovables se ha convertido en una cuestión de Estado, y el Instituto de Crédito Oficial (ICO) está convocado a la operación de rescate. Las entidades financieras nacionales y extranjeras pedirán que el banco público ponga su granito de arena y participe en el plan de estabilización financiera del grupo.

La deuda financiera neta ajustada de Abengoa superaba los 6.000 millones a cierre de junio, y la compañía se ha comprometido a realizar desinversiones por un total de 1.200 millones de euros hasta finales de 2016. Las inversiones adicionales quedarán reducidas a la mínima expresión, hasta los 50 millones de euros al año, y también se ha suprimido el dividendo. “En definitiva, se trata de realizar una reestructuración del balance del grupo de ingeniería”, explican fuentes conocedoras de la situación.

Así, los más de 1.000 millones que previsiblemente inyectarán los bancos a Abengoa en los próximos dos años a petición de su nuevo accionista se utilizarán para afrontar las necesidades de tesorería y para ir pagando los vencimientos que se avecinan.

A cierre de junio, los vencimientos de préstamos con entidades financieras hasta finales de 2015 rozaban los 350 millones de euros, mientras que en bonos cotizados la cifra alcanzaba los 280 millones de euros. Es más, la compañía se ha comprometido a repagar 375 millones de euros del bono que vence en marzo del próximo año antes de que finalice el presente ejercicio. El importe total de este bono alcanza los 500 millones de euros y en los peores momentos, a finales de septiembre, llegó a cotizar a un precio nominal del 40%, cuando ayer cerró en el 93%, ya cerca del precio de 99,4% al que originalmente fueron emitidos en marzo de 2010.

Los analistas aplauden la operación y la acción se dispara un 11%

Abengoa celebró ayer en Bolsa la noticia de la entrada de Gonvarri en su capital. Sus acciones B (las que cotizan en el Ibex y cuentan con un derecho de voto) subieron un 10,9% y las A (con 100 votos cada una) avanzaron un 18,5%. Con todo, el descenso de los títulos B en el último año supera el 75% (cotizaban en torno a 4,5 euros en septiembre de 2014). La capitalización de la compañía vuelve a situarse por encima de los 1.000 millones de euros (1.053 millones de euros a cierre de ayer, concretamente), aunque aún está lejos de los cerca de 3.000 millones que llegó a valer hace apenas un año.

Gonvarri no ha especificado cuánto inyectará en las acciones A y cuánto en las B, aunque sí ha comentado que entrará en ambas, a un precio de 0,999€y de 0,767 euros, respectivamente. Los analistas dan por hecho que para alcanzar la mayoría el grupo industrial de origen burgalés entrará mayoritariamente a través de las A. “La situación ha cambiado radicalmente en unos días. Nadie se esperaba este desenlace y la llegada de un accionista de la calidad de Corporación Gestamp”, explica un analista especializado en la compañía. “Muy buena noticia para la sociedad ya que se inyecta capital. De esta forma, se reducirá significativamente su apalancamiento. Muy buena noticia para los bonistas que de esta forma ven cómo desaparece el temor a un posible impago de sus bonos”, sentencia Bankinter en un informe. “La noticia es muy positiva, al aumentar significativamente la posibilidad de éxito de la ampliación de capital”, agrega Sabadell.

Normas