Borrador del programa electoral para el 20D

El PSOE ayudará a parados de más de 52 años hasta jubilarse

El secretario de Acción Política y Libertades del PSOE, Patxi López, y la secretaria de Estudios y Programas del PSOE, Meritxell Batet, durante la rueda de prensa que ofrecieron tras la Ejecutiva Federal del PSOE.
El secretario de Acción Política y Libertades del PSOE, Patxi López, y la secretaria de Estudios y Programas del PSOE, Meritxell Batet, durante la rueda de prensa que ofrecieron tras la Ejecutiva Federal del PSOE.

El PSOE  duplicará las inversiones destinadas a las políticas activas de empleo, que para 2016 están dotadas con un presupuesto de 5.214,92 millones de euros, y subsidiará a los desempleados mayores de 52 años hasta que encuentren trabajo o accedan a la pensión de jubilación.

Estas son dos de las medidas del borrador de programa electoral aprobado hoy por la Ejecutiva Federal del PSOE, que incluye la creación de una nueva Agencia Pública de Empleo y la penalización con mayores cotizaciones a la Seguridad Social a las empresas que abusen de la contratación temporal.

La modificación del subsidio por desempleo permitirá también dar cobertura durante 24 meses a las personas desempleadas que hayan agotado la prestación por desempleo y tengan responsabilidades familiares, a las mayores de 45 años -aunque no tengan dichas responsabilidades-, a las mujeres víctimas de violencia de género y a las personas con discapacidad.

La propuesta de reforma fiscal será presentada de forma oficial el jueves

El PSOE se compromete a poner fin a la figura de los falsos autónomos, incluyendo los económicamente dependientes bajo el amparo del Estatuto de los trabajadores, así como a terminar con las becas que encubren verdaderos contratos de trabajo.

Establecerá tres modalidades de contrato de trabajo: indefinido, temporal y un contrato de relevo y para la formación, y prohibirá que los temporales puedan durar más de un año, aunque la negociación colectiva podrá extenderlo a 2 años y fijar tasas máximas de temporalidad en los distintos sectores.

El Salario Mínimo Interprofesional se subirá para que en dos legislaturas alcance el 60 % del salario medio neto, al tiempo que se garantizará un Ingreso Mínimo Vital de carácter no contributivo para proteger a las familias en situación de vulnerabilidad o en riesgo de exclusión social.

Esta renta mínima solo estará vinculada a los ingresos del hogar independientemente de la situación laboral de los padres y será mayor en función de los hijos a cargo y de las rentas familiares.

El poder adquisitivo de las pensiones quedará garantizado, se recuperará la cotización por jubilación en los supuestos de percepción del subsidio asistencial por desempleo hasta el 125 % del salario mínimo y se permitirá a los jóvenes mejorar su carrera de cotización mediante la suscripción de un convenio especial con la Seguridad Social para “comprar” años cotizados.

Por otra parte, dentro de las medidas contra la corrupción, el PSOE ha incluido la prohibición a las administraciones públicas de contratar con empresas que realicen operaciones financieras en países o territorios considerados paraísos fiscales.

En paralelo, propondrá  la prohibición de que “cualquier responsable político o empleado público” acepte regalos, salvo los de carácter protocolario, que pasarán a ser propiedad de la administración y que se inscribirán en un registro público. La prohibición de recibir regalos por parte de los cargos públicos se recoge en el apartado de propuestas sobre el estatuto y las condiciones del ejercicio de la política.

En materia de lucha contra la corrupción, el PSOE plantea prohibir el nombramiento e imponer la obligación de cese de altos cargos en todas las administraciones públicas de personas imputadas o procesadas una vez abierto juicio oral por algún delito contra instituciones u organismos públicos.

También plantean suspender a concejales y parlamentarios que estén en la misma situación procesal por los mismos delitos.

Los socialistas se comprometen además a prohibir “la contratación con empresas que hagan operaciones financieras en países o territorios considerados legalmente como paraísos fiscales”.

En paralelo, el  PSOE quiere volver a poner a la educación en el centro del debate político y devolver el protagonismo a lo social frente a lo económico. Buena prueba de ello es que fueron dos medidas ligadas a este ámbito las que se dieron a conocer esta mañana en la rueda de prensa que ofrecieron ayer el secretario de Acción Política, Patxi López, y la secretaria de Estudios y Programas y coordinadora del borrador, Meritxell Batet.

La primera se refiere a la extensión de la educación obligatoria desde los 16 a los 18 años. “El proyecto requiere consensos y hay que buscar una progresividad en la aplicación de la medida”, subrayó Batet, quién aprovechó su intervención para anunciar que otra de las prioridades que sostendrán el futuro programa con el que concurrirán a las generales del 20D será la posibilidad de ofrecer oportunidades a todos los ciudadanos. “Sobre todo a los que han perdido toda esperanza. Queremos que las becas se consideren como un derecho ciudadano. Todos aquellos ciudadanos que quieran estudiar y tengan capacidad de hacerlo no se van a quedar sin estudiar por el hecho de que no tengan ingresos. Las becas van a ser un derecho para todos los ciudadanos”, apuntó en clara alusión a los recortes que ha sufrido esa partida durante esta legislatura.

Preguntado por esta cuestión fue el secretario de Acción Social, Patxi López, el que anunció que la única manera de blindar esta partida es “constitucionalizarla”, dando por hecho que en la propuesta de reforma constitucional que incluye el borrador habrá una referencia expresa a esa partida.

Batet desgranó los cuatro desafíos a los que se enfrenta la economía española en el corto plazo sobre los que se ha creado el borrador. “El primero es luchar para reducir la desigualdad. No solo la desigualdad económica y social, sino también la de poder y de negociación”. La desigualdad extrema, prosiguió la secretaria de Estudios y Programas, cuenta con una medida como un ingreso mínimo vital, “para que los excluidos del sistema se incorporen”. A falta de que la medida sufra modificaciones en su elaboración definitiva, la idea inicial es destinar 6.000 millones de euros al año, de los que se beneficiarían 730.000 hogares y 1,84 millones de ciudadanos.

El segundo eje, tal y como desveló Batet, es la presentación de una reforma de la constitución con la renovación de un pacto de convivencia. “Será meditado abierto a todos los grupos y las administraciones. La renovación de la Constitución debe estar consensuada con todas las fuerzas políticas como sucedió en 1978. Los contenidos de la misma se presentarán antes de la conferencia política”, resaltó.

El último desafío se refiere a la recuperación en las instituciones. “No podemos permitirnos tanta desafección. Procederemos a una remodelación en profundidad de los organismos reguladores y de la organización política”. No se hizo ninguna mención expresa sobre la propuesta fiscal (se había deslizado en los días anteriores la posibilidad de obligar a la Iglesia a pagar el IBIde todos sus inmuebles), y emplazó a los medios al jueves, fecha en la que será presentada oficialmente.

Un proyecto país

En su exposición inicial, la secretaria de Estudios trató de marcar distancias frente al Partido Popular para evitar generar falsas expectativas o incumplimientos de las medidas incluidas en los programas electorales. “Hemos hecho un programa de gobierno para construir un proyecto país, no es de cuatro años, hay muchas medidas que requerirán de medidas largas. Es un contrato con la ciudadanía de luces largas. Lo que incluyamos es para cumplirlo”, precisó Batet, quién detalló que quieren garantizar por ley una sanidad pública, unos servicios sociales y una atención a los dependientes.

 

Casado: “No hay dudas sobre el liderazgo de Rajoy”

El Partido Popular continuó el lunes con el cierre de filas en torno a su líder. Tras el acto celebrado el sábado al que acudieron todos los barones autonómicos, ayer le tocó el turno al vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, quién negó que su partido haya vivido una crisis. “Los populares no pierden ni un solo minuto en mirarse el ombligo. Todo el partido está junto a Mariano Rajoy y se siente muy orgulloso de su candidato”, subrayó en rueda de prensa en la sede nacional de los populares. “No hay ninguna duda sobre el liderazgo de Mariano Rajoy, que es no sólo el mejor candidato por sí mismo sino también en comparación con el resto”, señaló para posteriormente recordar que ninguno de los cuatro oponentes a Rajoy ( Pedro Sánchez, Pablo Iglesias, Albert Rivera y Alberto Garzón) han gestionado nunca un presupuesto público.

Casado echó mano de las encuestas para subrayar que el PP sigue por delante del PSOE y aseguró que los populares salen “a ganar” y quieren hacerlo con una distancia de la segunda fuerza que permita que “nadie caiga en la tentación de intentar llevar la contraria a la voluntad de la mayoría de los españoles”.

Preguntado sobre las posibles alianzas el día después de haberse celebrado las elecciones generales, Casado dijo que “sin ninguna duda el PP puede recibir el apoyo de otros partidos”, tal y como ha sucedido en los países del entorno (Grecia o Portugal) antes de recordar que en la mayoría de los países del entorno gobierna la fuerza más votada. Y mucho tendrán que explicar otros si ya están diciendo que va a haber absoluta arbitrariedad a la hora de apoyar a quién gobernar”, dijo.

Normas
Entra en El País para participar