El banco denunció irregularidades de clientes en su filial de Suiza

EE UU multa a BBVA con 9,1 millones por cuentas opacas

El BBVA Suiza permitió a cuatro grupos de contribuyentes estadounidenses mantener seis cuentas, que tenían valores de EE.UU. en el nombre de seis "estructuras extranjeras", específicamente corporaciones de Panamá y las Islas Vírgenes Británicas, indicó el Departamento de Justicia.
El BBVA Suiza permitió a cuatro grupos de contribuyentes estadounidenses mantener seis cuentas, que tenían valores de EE.UU. en el nombre de seis "estructuras extranjeras", específicamente corporaciones de Panamá y las Islas Vírgenes Británicas, indicó el Departamento de Justicia. EFE

BBVA ha llegado a un acuerdo con el Departamento de Justicia de Estados Unidos (DoJ) por el cual el banco español pagará una multa de 10,39 millones de dólares (unos 9,12 millones de euros) para que se cierre la investigación abierta voluntariamente para denunciar a los clientes estadounidenses que tenían cuentas opacas en su filial suiza.

Con este acuerdo, BBVA evita cualquier proceso penal, lo que le garantiza la máxima seguridad para la entidad y sus clientes, en caso de requerimientos fiscales del Departamento de Justicia de EE UU sobre actuaciones llevadas a cabo por sus clientes hasta diciembre de 2014.

El banco que preside Francisco González como Santander, y un centenar de entidades helvéticas e internacionales se comprometieron en diciembre de 2013 con la Justicia estadounidense a levantar el secreto bancario en sus filiales en Suiza. El objetivo era que las autoridades estadounidenses conocieran si alguno de sus clientes en el país norteamericano habían evadido impuestos a través de cuentas opacas en el estado helvético.

El programa se formalizó tras haber iniciado el Departamento de Justicia varias investigaciones penales contra bancos suizos por posible colaboración en evasión fiscal.

BBVA y Santander decidieron adherirse a este plan denominado Us Program diseñado por el Gobierno de Barack Obama. Ambas entidades se incluyeron en la categoría 2 del programa, en la que se insertan bancos que sospechan haber tenido cuentas que podrían no haber sido declaradas en Estados Unidos por sus titulares, sin el conocimiento ni la voluntad del banco.

El programa estipulaba que en el caso de confirmarse alguna irregularidad cometida por uno de los bancos incluidos en el programa de colaboración, las entidades se exponían al pago de una multa con la que evitarían un proceso penal con el Departamento de Justicia estadounidense.

BBVA ha realizado en estos 22 meses un análisis exhaustivo de cada una de las cuentas abiertas relacionadas con personas físicas y jurídicas estadounidenses entre agosto de 2008 y diciembre de 2014. La entidad ha finalizado el proceso mediante la instrumentación de un Non Prosecution Agreement (NPA), un acuerdo de no procesamiento, tras detectar 138 cuentas (un 1,7% del total) relacionadas con contribuyentes americanos, y fondos depositados por valor de 157 millones de dólares (137,9 millones de euros).

Este es el origen de la multa interpuesta ahora por la Justicia de EE UU y comunicada el viernes.

El programa tiene cuatro categorías. La 1 corresponde a las entidades a las que DoJ había abierto una investigación criminal. La 2 es a la que se han acogido el mayor número de entidades, y a cambio de compartir la información y enfrentarse a posibles sanciones, se eliminan potenciales investigaciones criminales. La 3 es para entidades que pueden demostrar que ningún cliente americano evadió impuestos. Es complicado para entidades globales pues puede haber sucedido sin su conocimiento. La 4 es para bancos puramente locales.

Hasta la fecha, de los procesos penales abiertos con el DoJ (categoría 1) siete casos se han resuelto con el pago de multas por valor total de 3.870 millones de dólares (3.399 millones de euros), incluyendo Credit Suisse con 2.814 millones de dólares (2.471 millones de euros). Casi un centenar de entidades se han adherido al programa en la categoría 2, como hizo BBVA (Suiza SA) en diciembre 2013. De ellas, hasta la fecha, 42 han firmado acuerdos con el Departamento de Justicia y han acordado pagar un total de 365 millones de dólares (320,6 millones de euros) como compensación.

BBVA ha promovido así, como el resto de los participantes en este programa, la regularización fiscal de los clientes relacionados con obligaciones tributarias en Estados Unidos.

Normas