Competidores, proveedores, productores de platino...

Las víctimas colaterales del escándalo de Volkswagen

Fotografía con efecto zoom que muestra el motor diésel de un Volkswagen Golf 2.0 TDI en un taller en Fráncfort (Alemania)
Fotografía con efecto zoom que muestra el motor diésel de un Volkswagen Golf 2.0 TDI en un taller en Fráncfort (Alemania)

Tras el batacazo de las dos últimas sesiones a causa del escándalo de la manipulación de los motores de coches diesel, las acciones de Volkswagen repuntan hoy un 5%, lo que infunde una relativa calma a la sesión en las Bolsas europeas. Sin embargo, las incertidumbres sobre cómo puede impactar esta noticia no se limitan a la compañía germana. Todo el sector automovilístico sufrió en las últimas sesiones una auténtica sangría que contiene hoy, pero solo en parte. También se han visto dañados los proveedores de Volkswagen y hasta el platino. Estas son las víctimas colaterales del escándalo de Volkswagen.

1. Sector automovilístico.

En los dos últimos días, el sector automovilístico europeo ha perdido más de 50.000 millones de euros. Solo Volkswagen, perdió en las dos últimas jornadas 24.500 millones de euros. Todas las grandes empresas europeas del sector, muy tocadas ya en las semanas anteriores por su presencia en China, han caído con fuerza. Porsche, accionista de Volkswagen, pierde en lo que va de semana un 30,9%. También han anotado sensibles descensos en las últimas jornadas otros gigantes del sector como Peugeot (-13%), Renault (-11,2%), BMW (-5,3%) o Fiat (-4,1%).

El sector de autos y componentes de Europa, en mínimos anuales ampliar foto
El sector de autos y componentes de Europa, en mínimos anuales

En el caso de Volkswagen, nadie da por finalizado el desplome bursátil de la compañía alemana, a pesar de que hoy rebota levemente tras haber perdido un tercio de su valor en Bolsa en dos días. Desde el departamento de análisis de Bankinter indican que la compañía alemana seguirá presionada a la baja en Bolsa porque el mporte provisionado es muy inferior a la multa máxima que puede imponer la agencia medioambiental de EE UU, no son descartables nuevas sanciones en otros países, existe gran incertidumbre sobre la magnitud total de vehículos que se verán finalmente afectados y porque las destituciones en torno a posibles destituciones en la cúpula directiva no hacen más que contribuir al nerviosismo.

Desde Julius Baer inciden en esta idea. "No creemos que el colapso de las acciones de Volkswagen sea una oportunidad de comprar y seguimos prefirieendo otras acciones en el sector, aunque seguimos cautos", destacan.

2. Menos aumento de beneficios en la Bolsa europea

La importancia del sector automovilístico en la Bolsa europea hace que las revisiones a la baja del beneficio de Volkswagen y otras compañías del sector como Porsche también caigan, lo que puede ser un lastre importante para la renta variable del Viejo Continente. Los expertos de Carax AlphaValue explican que "la reducción de estimaciones en los beneficios del sector autos es un golpe bajo para el crecimiento de los beneficios del Stoxx600. En 2015 el sector autos es el segundo mayor contribuidor a dicho crecimiento tras el sector bancario. Y eso a pesar de ser dos terceras partes más pequeño en términos de capitalización bursátil".

2. Proveedores de Volkswagen.

Además de las empresas automovilísticas, también se han visto muy dañados por la crisis de Volkswagen aquellas compañías que se dedican a fabricar componentes para automóviles, algunos de ellos, proveedores directos del gigante alemán. En Wall Street, es el caso de BorgWarner (que bajó ayer un -7,6%), Honeywell (-1,7%), Delphi Automotive (-3,1%) o Johnson Conkols, que fabrica baterías y asientos para coches, entre otros componentes, y que anoche descendió un 3,1%.

Los expertos de Citi añaden a la lista de compañías perjudicadas por el escándalo de Volkswagen en un informe publicado ayer a Sensata, cuyas ventas a la compañía alemana representan en torno al 6% del total. "No nos sorprendería que las acciones de la empresa siguieran bajo presión en el corto plazo porque está expuesta tanto a Volkswagen como a los coches de diesel".

En Europa, más de lo mismo. Dentro del sector de automoción y componentes, las mayores caídas en lo que llevamos de semana son las de los grandes productores de coches, pero también descienden con fuerza las fabricantes de compomentes para automóviles como la fabricante de neumáticos Michelin (-1,7%), Pirelli (-0,6%), la británica Gkn (-3,6%) o Rheinmettal (-5,7%).

El índice de commodities Thompson Reuters vuelve a caer, aunque sigue por encima de su mínimo de seis años de agosto ampliar foto
El índice de commodities Thompson Reuters vuelve a caer, aunque sigue por encima de su mínimo de seis años de agosto

En España hay poca presencia de compañías cotizadas relacionadas con el sector. Destacan dos: Lingotes Especiales, que cedió un 3,5% ayer y cae hoy otro 1,6% y Cie Automotive, que bajó un 3,5% ayer y un 4,7% el lunes, aunque hoy avanza un 0,3%.

3. Metales.

El platino se ha visto especialmente dañado por el escándalo de Volkswagen La razón es que este metal es el empleado para construir los catalizadores de los coches de diesel y el mercado teme una menor demanda de este tipo de vehículos ante el tsunami provocado por la compañía alemana. Ayer cayó un 1,6% y hoy cotiza plano. Este metal toca mínimos de seis años.

Esta noticia es el último golpe para los precios de las materias primas. El índice Thompson Reuters de commodities vuelve a caer, aunque está algo por encima de los mínimos de seis años que anotó en agosto a causa de la crisis china y el temor a un menor crecimiento del gigante asiático, que es el mayor consumidor de materias primas del mundo.

4. Sector de recursos básicos.

Esta caída del precio del platino daña también a compañías del sector de recursos básicos en Bolsa, si bien estas se ven perjudicadas, sobre todo, por China. Ayer, Glencore cedió un 10,6%; Antofagasta, un 6,7%; AngloAmerican, un 7,2% y Boliden, un 5,3%. Hoy, al igual que el resto de valores, este sector rebota levemente.

5.Inversores de deuda.

No solo los accionistas de Volkswagen han sufrido cuantiosas pérdidas estos días. También ha caído el precio (inverso a la rentabilidadad) de sus bonos. Así, la rentabilidad de un bono de la compañía, que mantiene un rating de Aaw para Moody's y de A para S&P, con vencimiento en 2018 ha pasado en dos días del 0,33% al 0,87%, mientras que otro que vence en 2020 pasa de cotizar por debajo del 1% (0,94%) a rozar el 2%.

6. Dax alemán.

La fuerte presencia en el Dax alemán de grandes compañías automovilísticas ha sido uno de los grandes baluartes del índice germano durante muchos meses, puesto que la caída del euro beneficia a las compañías con un fuerte perfil exportador. Sin embargo, la crisis de Volkswagen y las dudas sobre el crecimiento de China hace que el Dax, plagado de empresas automovilísticas, pueda hacerlo peor que el resto de índices europeos. De momento, ayer entró ya en terreno negativo en el año.

Normas