Crisis en la primera automovilística del mundo

Máxima presión para Volkswagen tras la dimisión de Winterkorn

Los responsables de Porsche y Volkswagen, en las quinielas para suceder a Winterkorn

La acción remonta posiciones, pero la CE se declara "extremadamente preocupada"

Máxima presión para Volkswagen tras la dimisión de Winterkorn

Pocos meses después de salir victorioso de su pugna con Ferdinand Pïech, Martin Winterkorn, consejero delegado de Volkswagen, ha afrontado este miércoles su batalla más dura y decisiva: defender su caso ante el comité ejecutivo del gigante alemán. Winterkorn ha sufrido la presión de unos accionistas que han visto evaporarse un tercio del valor en Bolsa de la empresa y de una opinión pública escandalizada por las trampas en uno de los iconos de la industria alemana.

El Gobierno alemán creó ayer una comisión en el seno del Ministerio de Transportes para estudiar el caso y ha pedido, además de explicaciones, rapidez en la gestión de la crisis. El diario Die Welt asegura en su edición de hoy, sin embargo, que la técnica de manipulación era conocida "en Berlín y Bruselas". El Bundestag debatirá el caso, a petición de los Verdes.

Este año, esta formación política había preguntado al Ejecutivo por las discrepancias entre las lecturas de emisiones en los test de laboratorio y en las prubeas en carretera, y el Ejecutivo, entonces, reconoció estos problemas y abogó por mejorar los sistemas de medición, para lo cual habría discutido modificaciones técnicas con la Comisión Europea. Por su parte, la Comisión Europea se ha declarado "extremadamente preocupada" y asegura estar en contacto con el Gobierno alemán y con la empresa.

Entre tanto, la fiscalía de Braunschweig -ciudad del centro de Alemania cerca de Wolfsburg, donde la empresa tiene su sede central- ha informado de que estudia la apertura de diligencias contra los empleados de Volkswagen responsables de los hechos, tras recibir varias denuncias de ciudadanos. Estas denuncias se presentaron después de que salieran a la luz las investigaciones de las autoridades medioambientales estadounidenses.

Al menos, la presión de los mercados ha aflojado. Volkswagen cotiza con alzas cercanas al 3% tras haber abierto la jornada con una caída del 7%, que se sumaba al 31% acumulado entre lunes y martes.

La cabeza de Martin Winterkorn está en manos de dos órganos clave para Volkswagen: el comité ejecutivo, que celebra reuniones previas a los consejos de administración, y el propio consejo. El viernes estaba previsto, paradójicamente, que este consejo tenía previsto votar sobre una extensión del mandato de Winterkorn. Ahora la prensa alemana ya le busca sustituto.

Para manterse en el cargo debe convencer, sobre todo, a la familia Porsche, propietaria del 50,7% de los derechos de voto y representada en el comité ejecutivo por Wolfgang Porsche. En este comité de cinco miembros se sienta, además, el primer ministro del Estado de Baja Sajonia (20% del capital y capacidad de bloqueo sobre ciertas decisiones) y representantes de los sindicatos, que tienen un gran peso en las empresas industriales alemanas.

Winterkorn tiene a su favor los resultados como máximo ejecutivo de Volkswagen, y bajo su liderazgo la empresa alemana superó a Toyota como mayor fabricante. Pero este ingeniero debe demostrar que no sabía que el descenso en los niveles de emisiones de sus vehículos diésel era fruto de una manipulación masiva. En su declaración pública de ayer no dio pistas al respecto, ni tampoco sobre su futuro, limitándose a prometer una investigación.

Los nombres que más suenan para sustituirle son los de Matthias Mueller, responsable de Porsche y respaldado por la familia, y Herber Diess, responsable de Volkswagen y recién fichado de BMW. En abril, cuando estalló la lucha entre Winterkorn y el entonces presidente Ferdinand Pïech (primo de Wolfgang Porsche), los responsables de las marcas se pusieron de lado del consejero delegado. El puesto de Pïech en el comité ejecutivo sigue vacante, a la espera del nombramiento de Hans Dieter Poetsch, director financiero.

En el capital de Volkswagen, además de la familia Porsche y el Estado de Baja Sajonia, está el fondo soberano de Qatar (17%). Suzuki Motor tiene el 1,49%, El resto de los inversores son fondos de inversión, liderados por Norges Bank (2,01%).

Normas