La caída de la luz y el carburante no afectará a los autónomos

Después de dos meses en positivo el IPC cerró agosto con una tasa anual negativa del 0.4%

La caída de la luz y el carburante no afectará a los autónomos

Después de dos meses en positivo, el Índíce de Precios al Consumo (IPC) cerró el mes de agosto una tasa anual negativa del 0.4%. Esto es debido a la caída del precio en la electricidad y los carburantes, como recoge el Instituto Nacional de Estadística (INE). De esa manera se confirma las cifras adelantadas hace un par de semanas por el IPC Adelantado, que preveían un descenso del IPC del 0,3% en comparación con el mes anterior.

El presidente de la Federación de Asociaciones de Autónomos (ATA), Lorenzo Amor, considera que la bajada de los precios de carburantes y electricidad no es una mala noticia para los autónomos y economías domésticas.

La bajada interanual de agosto encuentra su explicación en el comportamiento del transporte. La caída fue de casi dos puntos, alcanzando así el -5,4%, en gran parte por los precios de lubricantes y carburantes. Estas cifras son incluso superiores a las registradas hace un año. En el descenso del IPC también ha desempeñado un papel importante la vivienda, con una disminución del 1-9%, que supone una caída de casi un par de puntos en comparación con julio del presente ejercicio. Esto se debe básicamente a la rebaja de los precios de la luz.

Lorenzo Amor recuerda que el IPC alcanzó tasas positivas antes de concluir el periodo estival y durante julio se mantuvo estable. La previsión es que se acabe el año "prácticamente plano".

Los carburantes y combustibles disminuyeron su tasa anual en agosto en 3,4 puntos, colocándose en el -14,1% por la caída de los precios del gas y de los carburantes. En agosto también la energía eléctrica acabó con una reducción del 3,3%, cuando un año antes había experimentado una subida del 2,3%. Esto implica una caída de la tasa interanual de seis puntos hasta situarse en el 2,6%.

Por su parte, en lo que respecta a los precios de los alimentos no elaborados, se aprecia un incremento considerable, hasta alcanzar el 2,7% por el encarecimiento de pescado, legumbres y hortalizas fresas. Por su parte, la tasa anual de alimentación elaborada, tabaco y bebidas registró una subida de dos décimas colocándose en el 1,4%.

 

 

Normas