Crecimiento del PIB en el segundo trimestre

Frenazo en la UE por el parón en Francia y el deterioro en Alemania

En el segundo trimestre de 2013, la zona euro salió de la recesión más larga que ha vivido en la historia y que se prolongó durante siete trimestres. Desde esa fecha, coincidiendo con el final de la crisis de la deuda soberana, aunque amenazada por otros factores como la crisis de Grecia, ha seguido una senda titubeante en la que no ha logrado crecer más de un 0,4% en tasa intertrimestral ninguno de los ocho trimestres que han transcurrido.

Tampoco lo ha hecho en el segundo trimestre de este año, en el que los 19 países de la zona euro crecieron una media del 0,3% y los 29 que componen la Unión Europea lo hicieron un 0,4%, sembrando dudas sobre la fortaleza de una recuperación económica que no parece asentarse. Y los principales responsables, según los datos ofrecidos por Eurostat, la oficina estadística de la Unión Europea, son Alemania, Francia e Italia, las tres mayores economías de la zona euro, cuyas economías suman más de la mitad del PIB de la zona euro.

Alemania, la primera economía de Europa y el tercer mayor exportador del mundo, presenta síntomas de desaceleración preocupantes, ligados hasta ahora al sector exterior. Ha encadenado algún trimestre con incrementos del PIB intertrimestrales del 0,8% con otros en los que incluso ha registrado tasas negativas. El dato del segundo trimestre (un 0,4% intertrimestral) avala esta tesis. Sin embargo, la Oficina Federal de Estadística destacó el viernes el cambio en la composición del crecimiento, basado en los anteriores trimestres en el consumo interno y que en el segundo trimestre ha sido desbancado por el sector exterior. En concreto, la combinación de un fuerte repunte de las exportaciones alemanas (impulsadas por un euro depreciado frente al dólar) y una caída de las importaciones (favorecidas por un petróleo barato) han vuelto a inflar el superávit comercial alemán.

Por su parte, Francia, la segunda economía de la zona euro, también ha tenido un camino errante y no ha logrado disipar las dudas sobre su crecimiento, como demuestra el hecho de que el avance del PIB se haya estancado entre abril y junio. En último lugar, Italia consiguió salir a finales de 2014 de una recesión que duró más de dos años y en los tres siguientes trimestres ha registrado unos pobres incrementos del 0%, 0,3% y 0,2%, respectivamente.

Repunte inesperado de Grecia

En este contexto, las posibilidades de que la recuperación económica eche raíz son más difíciles, pese al gran impulso experimentado por España, que se mostró como la economía de la zona euro y de la UE que más creció en el segundo trimestre, al registrar un avance del 1% en tasa intertrimestral. En su informe anual sobre la economía española, hecho público el jueves, el Fondo Monetario Internacional le otorgaba un crecimiento del 3,1% para este año y un nivel por encima del 2% para los tres siguientes ejercicios. El aumento de la economía española ha superado incluso al del Reino Unido (0,7% en el segundo trimestre), que se había destacado el pasado ejercicio como la nación más dinámica de la Unión Europea.

La debilidad de las tres grandes economías de la zona euro también ha ensombrecido el repunte experimentado por dos de los países rescatados por la Troika. El PIB de Grecia avanzó entre abril y junio un 0,8% con respecto al anterior trimestre, encadenando dos trimestres en positivo, mientras que Portugal prosigue con la senda de crecimiento iniciada hace un año, con tres trimestres seguidos avanzando un 0,4% intertrimestral.

 

Normas
Entra en El País para participar