No hay carta, hay que dejarse llevar

Emociones fuertes en La Candela Restó

La propuesta es un juego de contrastes y de sabores

La decoración, limpia, es obra de la interiorista Sión Calderón

Emociones fuertes en La Candela Restó

En La Candela Restó no hay carta. Los cocineros Samy Alí (de origen sudanés) y Álvaro Pérez consiguen lo que se proponen, que el comensal viaje a su mundo de sabores y de aromas, intensos la mayoría, que no dejan indiferente. La decoración, limpia, con paredes de azulejos blancos y muebles vintage, es obra de la interiorista Sión Calderón. Lo primero que se advierte al comensal es de que debe dejarse llevar, y que en cocina decidirán qué podrán tomar.
Existen tres menús a elegir, en función del apetito que se tenga: el petit gastro, con cuatro aperitivos, cinco principales y un postre, por 53€euros; el gastronómico, que además de las cuatro entradas añade siete platos y dos postres por 67 euros; y el gastro sávaro, que como novedad ofrece nueve platos principales por 79 euros.

Usuzukurri de corvina y ensalada de pamplinas.
Usuzukurri de corvina y ensalada de pamplinas.
La cocina está marcada por el bagaje de este equipo, que se dio a conocer en Valdemorillo y ahora en este local, próximo a la Plaza de Oriente de Madrid. En sus recetas se aprecia la influencia de diferentes culturas, sobre todo la oriental.
La propuesta es un juego de contrastes y de sabores, pasando por una presentación de los platos, delicada y especial. El menú arranca con un snack de arroz y camarón, bombón de manitas de cerdo, steak tartar y una esferificación de leche de tigre con fondo frutal. Como principales, usuzukurri de pescado de temporada, en este caso corvina, y ensalada de pamplinas, flores de temporada y salsa ponzu; un bocado de pollo con cigala con veladura de panceta; capuccino de anguila ahumada, con un refrescante dado de sandia y sunonomo de conejo marinado en naranja.
En este punto, llega una pausa con un coctel sólido de cereza y bourbon, para continuar con un contundente rulo de mollejas de ternera con morro y mole poblano. Continúa el menú con el pulpo a la brasa con caldo de torreznitos, y finaliza en los platos principales con un potente anticucho de lomo de corzo, con una sabrosa patata limeña y chucrut de apio. De postre, pisco sour con bizcocho de té matcha. Interesante carta de vinos.

La Candela Restó. Amnistia, 10. Madrid. Tel. 911 739 888.

Normas
Entra en El País para participar