Sant Aniol es la única de origen volcánico de la península

Sant Aniol, el agua que vuelve locos a los japoneses

Sant Aniol, el agua que vuelve locos a los japoneses

El agua mineral de Sant Aniol es única en el mundo: se ha filtrado a lo largo de miles de años a través de las rocas volcánicas, como la puzolana, el basalto o el granito, del Parque Natural de La Garrotxa (Girona). El manantial se encuentra a más de 55 metros de profundidad, en un paraje de lava sedimentada, del que brota un agua de gran pureza. En este salvaje y recóndito lugar nace en 1993 Sant Aniol, una compañía familiar, Hijos de José Bassols, que, a día de hoy, vende el 50% de su producción fuera de España, siendo Estados Unidos y Japón los mercados más importantes.

Y es precisamente a los japoneses a quiénes más les gusta este agua. Sant Aniol tiene firmado un contrato en exclusiva con la cadena de restaurantes de cocina japonesa Zuma, con locales en Nueva York, Estambul, Londres, Hong Kong, Bangkok, Abu Dhabi, Dubai..., para los que diseñan una botella de agua especial con una etiqueta en un color azul diferente.

En los últimos años, y sobre todo desde la llegada del nuevo director general, a finales de 2013, Ferran Ribalta, que había trabajado previamente en Nutrexpa y en una importadora de vinos en Singapur, la compañía ha logrado consolidarse como marca premium de referencia en Cataluña, y es el agua que, por ejemplo, sirven restaurantes como El Celler de Can Roca y más de una decena de locales con estrella Michelin o en hoteles de lujo, como el hotel Majestic de Barcelona. Sant Aniol incrementó su facturación el año pasado un 30% hasta llegar a los 3,5 millones de euros. La empresa, que elabora más de 20 millones de botellas, tiene previsto mantener para 2015 su crecimiento de dos dígitos, por encima del 20% de la facturación del pasado ejercicio y llegar a los cuatro millones de euros. Todo esto, apuntan, será gracias al impulso de nuevos mercados como el indonesio, coreano, chino, australiano y neozelandés, donde la marca empieza a tener aceptación.

Hasta hace dos años, la empresa estaba centrada en embotellar agua para supermercados, en la marca blanca. Era un agua infravalorada, que solo se destinaba al consumo cotidiano. Ahora, con un nuevo y elegante diseño de las botellas de cristal, están consiguiendo hacerse un hueco en el mercado internacional pero también en el negocio de la restauración y en las tiendas gourmet. Porque, según aseguran en la compañía, es la única agua mineral de origen volcánico de la península. Esa es su grandeza.

El cambio de estrategia de Sant Aniol, que ha invertido cerca de 500.000 euros en mejorar su línea productiva con el fin de mejorar su capacidad productiva, empezó por intensificar la labor comercial y en detectar a esos posibles prescriptores que pusieran en valor la calidad del producto. De esta manera, el 65% de la facturación procede de los acuerdos con restaurantes y cadenas hoteleras nacionales e internacionales. Además, han intensificado y modernizado su presencia en supermercados de Cataluña. Y lo ha hecho cambiando la imagen de las botellas de plástico, con un envase inspirado en las rocas volcánicas del Parque Natural de La Garrotxa, fruto de la solidificación del magma al salir a la superficie.

Normas
Entra en El País para participar