Crea una plataforma para la contratación de servicios añadidos

Amadeus impulsa un nuevo sistema de gestión de billetes

Un avión de EasyJet despega en Barajas.
Un avión de EasyJet despega en Barajas.

El merchandising es una herramienta fundamental para las aerolíneas, especialmente las tradicionales. Situadas entre las low cost y las premium, llevan años intentando adaptarse al nuevo comportamiento de los clientes.

El merchandising hace referencia a los servicios adicionales al precio básico del billete: maleta, comida, embarque rápido, sala VIP, etc. Gianni Pisanello, director de marketing estratégico de Amadeus, defendió ayer que este es el campo en el que las aerolíneas van a ampliar sus beneficios por pasajero.

En este contexto, la multinacional lanzó ya el año pasado el servicio Marketing Platform, con el objetivo de gestionar esas ofertas. La plataforma supone un añadido a su programa Altea, utilizado por un gran número de aerolíneas mundiales.

En dicha plataforma, las compañías aéreas volcarán sus ofertas para estos servicios añadidos. Servirá de intermediación entre las aerolíneas y las agencias de viajes. Se basará en los sistemas como Amadeus Ancillary Services o Fare Family, que creaban paquetes dichas ofertas.

Para poder llevar a cabo esta nueva herramienta tecnológica, Amadeus defiende que se necesita una homogeneización en los lenguajes informáticos utilizados por las aerolíneas, ya que simplificarían la búsqueda de billetes para las agencias y los usuarios. En esta línea, Pisanello comentó ayer que la IATA ya se encuentra trabajando en esta línea.

La herramienta permitiría a las compañías aéreas poder controlar su precio hasta el final, algo que siempre han querido, según comentó Pisanello. Desde el punto de vista de los pasajeros, permite tender a la personalización de las necesidades, que es hacia donde tienden las exigencias de los usuarios.

Lufthansa continúa como cliente

Amadeus se vio golpeada a comienzos de junio por el anuncio del grupo alemán Lufthansa de cobrar 16 euros por cada vuelo reservado a través de sistemas de distribución global (GDS), como es el caso de la española. Aquella noticia supuso una caída en Bolsa de la empresa.

Sin embargo, pasadas las semanas, Amadeus minimiza el impacto de la decisión de la germana, que permanece como uno de los clientes “más importantes” en los sistemas tecnológicos desarrollados por la española. El próximo 1 de septiembre se comenzará a aplicar esta medida de Lufthansa, lo cual entienden desde Amadeus, se trata de una “decisión comercial”. Argumentan que el impacto será mayor para el grupo alemán. Las aerolíneas de Lufthansa quieren dirigir así las ventas hacia su página web, para que se hagan de forma directa sin intermediarios.

El próximo 31 de julio el grupo español presentará sus resultados semestrales. En el primer trimestre logró un beneficio de 202 millones, el 13% más que en 2013, apoyado en una subida de los ingresos del 14%, hasta los 989 millones.

Normas
Entra en El País para participar