Vehículos, semáforos y señales de tráfico compartirán datos en la carretera

Coches conectados para ver más allá de la siguiente curva

Continental está desarrollando e-Horizon, un sistema que permitirá que los sensores de un automóvil ayuden a otros a evitar accidentes.

Continental eHorizon
Automóviles conectados a la nube compartirán información sobre el tráfico.

Dentro de algunos años, el mejor sistema de asistencia al conductor será el coche que va delante.

El avance de la electrónica ha llenado los automóviles de sensores que son capaces de tomar información del entorno para, en base a ella, sugerir maniobras e incluso ejecutarlas si es preciso para evitar accidentes.

Pero esa información podría tener una utilidad aún mayor si en lugar de quedarse en el vehículo se compartiese con otros que circulan en la misma carretera.

Es la visión de Continental, fabricante alemán de neumáticos y componentes. La empresa está desarrollando Dynamic e-Horizon, un programa que aprovecha las tecnologías móviles para intercambiar datos entre vehículos sobre semáforos, radares, señales de tráfico y otras infraestructuras.

Continental e-Horizon ampliar foto
e-Horizon actualiza en tiempo real los mapas interactivos de los conductores.

El sistema recoge y guarda en un servidor virtual (cloud) la información captada por todas estas fuentes y la utiliza para actualizar en tiempo real los mapas interactivos de sus usuarios.

La idea es que un conductor pueda saber en todo momento lo que está ocurriendo en determinados puntos de su ruta antes de pasar por ellos, ya sea que el evento se produzca a varios kilómetros de distancia o a pocos metros. Por ejemplo, si el tráfico está detenido porque está nevando, ha ocurrido un accidente o hay niños saliendo del colegio.

Además, al combinar los datos topográficos con los del funcionamiento del vehículo, el sistema puede anticiparse a la subida de una cuesta, por ejemplo, y optimizar la respuesta del motor y la transmisión.

En una fase más avanzada, los autos conectados a e-Horizon no solo serán receptores de la información sino que también la compartirán con otros muchos que tengan cerca y eso incluye datos sobre la velocidad y operaciones de frenado.

Si, por ejemplo, en un cruce, la camioneta que tenemos por delante se sale del carril para evitar un choque frontal con otro vehículo que no vemos, enviará al nuestro una señal de alerta para que active los frenos automáticos de emergencia.

“Al igual que un ser humano, los sensores de a bordo recopilan datos dentro de un determinado campo de visión”, dijo Helmut Matschi, miembro del comité ejecutivo de Continental, durante una conferencia en Hannover.

“Pero para aumentar aún más la seguridad, el confort, la eficiencia y reducir el consumo de combustible, el conductor necesita una imagen de lo que sucede más allá de la siguiente curva”, añadió.

Cámaras Continental ampliar foto
Cámaras de visión trasera ya son capaces de sustituir a los espejos retrovisores.

Darle esa foto es el objetivo de e-Horizon. El programa está influyendo en el desarrollo de toda la gama de componentes de la marca, ya que su correcto funcionamiento requiere que todos los sistemas estén integrados: el tren de potencia, las luces exteriores, los detectores de semáforos, el control de distancia de seguridad, el aparcamiento automático...

Continental mostró a periodistas los avances que está consiguiendo en todas estas líneas durante un reciente evento en su circuito de pruebas Contidrom, ubicado al norte de Hannover.

Entre las innovaciones destacan unas cámaras de visión envolvente que sustituirán a los retrovisores. En lugar de mirar a los espejos de los costados, el conductor tendrá en el salpicadero pantallas que ofrecerán una panorámica de 180 grados.

“Estas cámaras con ojo de pez son ideales para el aparcamiento automático porque captan la totalidad del entorno”, comentó Alfred Eckert, director del departamento de ingeniería avanzada del grupo. “Además detectan las líneas blancas del espacio de estacionamiento, algo que los sensores ultrasónicos tradicionales no pueden hacer”.

El automóvil autónomo, en 2025

Coche autónomo
El coche autónomo será una realidad en 2025.

Tecnologías como las presentadas por Continental en su circuito de pruebas son un primer paso hacia el automóvil autónomo, aquel que será capaz de guiarse solo y que el fabricante alemán estima que será una realidad en las carreteras en 2025.

La firma de investigación británica Juniper Research coincide con esta previsión. Ya en 2019, afirma, uno de cada cinco vehículos de pasajeros (el 20% del mercado mundial) estarán conectados al móvil y en 2022, el vehículo autónomo empezará a tener un impacto significativo en consumidores y empresas.

Al cumplimiento de este calendario contribuirán decisiones legislativas en países como EE UU, donde el Departamento de Transporte ha dispuesto que el uso de dispositivos como las cámaras de visión trasera sea obligatorio en todos los coches a partir de 2018.

Según Juniper Research, siete empresas jugarán un papel clave en el desarrollo de estos sistemas: las alemanas Audi, BMW y Continental, la coreana Hyundai y las estadounidenses Harman, Kore y Nvidia.

Normas