Callejear por Toledo es un placer para los sentidos, si no desfallece entre sus empinadas cuestas

De paseo por la ciudad de las tres culturas

La capital manchega atesora una colección de vestigios árabes, judíos y cristianos.

Toledo
Panorámica nocturna de Toledo. Thinkstock

A tiro de piedra de Madrid, Toledo es una excursión obligada si se viaja a la capital española. Apenas las separan 70 km, pero Toledo tiene entidad por sí misma para merecer una visita de más de un día. Recorrer sus calles es darse un paseo por la historia.

La capital manchega es una de las ciudades más bonitas de España. Conocida como la ciudad de las tres culturas por su pasado árabe, cristiano y judío, es también una urbe donde el arte ha dejado su huella durante siglos. Casi en cada esquina convergen vestigios mudéjares, góticos, renacentistas o barrocos.

Su magnífica catedral, la iglesia de Santo Tomé –que custodia el famoso Entierro del señor de Orgaz, del Greco–, la sinagoga de Santa María la Blanca, su famoso Alcázar –ubicado en las afueras de la ciudad y sobre una colina de 548 metros de altura– o el monasterio de San Juan de los Reyes, cuya iglesia fue construida para albergar el panteón dinástico de la reina Isabel la Católica, dedicada a san Juan Evangelista, del que era devota, llamarán su atención, pero también callejear y perderse entre las estrechas y empinadas calles del casco histórico, declarado Patrimonio Histórico de la Humanidad.

Toledo
Puerta de acceso al Museo de los Concilios y de la Cultura Visigoda.

1. De puertas adentro
Son varias las puertas con historia que atesora Toledo, como la puerta de Bab-al-Mardum o Valmardón, la puerta de Alfonso VI e incluso tiene una puerta del Sol, pero sin duda la más popular es la puerta de Bisagra o Bab-Shagra, en árabe, una de las más antiguas y el acceso más famoso a la capital de Castilla-La Mancha. Esta entrada de origen musulmán fue totalmente reconstruida bajo los reinados de Carlos V y Felipe II y separa el casco histórico dentro de la muralla que rodea Toledo de la ciudad moderna.

2. Rincones y patios
Toledo esconde muchos recovecos, callejuelas, cobertizos y rincones que le animamos a descubrir, como el callejón del Diablo, para los amantes de lo oculto y lo misterioso, sobre todo si lo recorre de noche, o la calle de los Alfileritos, donde las mujeres iban a pedir novio a la Virgen y hoy muy concurrida por los turistas en busca de los típicos patios.

Casi todos los edificios y monumentos del casco histórico cuentan con un patio lleno de plantas, cerámica y fuentes. Si la puerta está abierta, no dude en entrar, especialmente durante las fiestas del Corpus Christi y los meses de mayo y junio, cuando muchos se engalanan. La mayoría son de origen árabe y romano.

Toledo
Típica armadura medieval.

3. Plazas
La plaza de Zocodover es el centro neurálgico y social de la ciudad. Diseñada por el arquitecto Juan de Herrera durante el reinado de Felipe II, no tiene gran valor artístico, pero sí es imprescindible para tomarle el pulso a la urbe y contemplar sin más el paso de las gentes. En ella se han celebrado corridas de toros, ejecuciones de la Inquisición, justas y todo tipo de disputas, y su nombre es también de origen árabe, cuando era el antiguo mercado de las bestias. Rodeada de tiendas, bares y restaurantes, por la noche, la espléndida iluminación la hace única para charlar, cenar o tomar una copa.

4. Museos
De pintura, escultura e historia, sobre la cultura árabe, judía o visigoda y hasta uno dedicado al Ejército. Los museos de Toledo constituyen una ruta turística propia y casi todos están en el casco histórico. Uno de los más relevantes es el Museo del Greco, levantado sobre un antiguo palacio renacentista que reúne gran parte de su obra y de otros artistas de la escuela sevillana, madrileña y toledana.

5. Mezquitas
La mezquita de las Tornerías data de la segunda mitad del siglo XI y su singularidad radica en el hecho inusual de tener dos plantas, a causa del desnivel del terreno. La actual iglesia del Salvador está construida sobre una antigua mezquita musulmana, por lo que está orientada al sudeste, en dirección a La Meca.

6. Sinagogas
El Museo Sefardí, en la sinagoga del Tránsito, se ubica en el antiguo barrio judío. Esta sinagoga, mandada construir a mediados del siglo XIV por el tesorero real Samuel ha-Leví, es uno de los más bellos ejemplos de este tipo de arquitectura en España. Otra de las sinagogas relevantes es la de Santa María la Blanca. Construida en el siglo XIII, guarda las características del mudéjar toledano. En el siglo XV se transformó en una iglesia.

7. Catedral
Santa María de Toledo, o Catedral Primada de España, está considerada como la obra cumbre del gótico español. En ella se pueden visitar varias colecciones de arte situadas en la Sacristía, la Sala Capitular, el Coro y la Capilla Mayor, con obras de importantes artistas, como Goya, Tiziano, Zurbarán, Rubens o Rafael. Entre todas ellas destaca la custodia de Enrique de Arfe, en el Museo-Tesoro, del siglo XVI.

Normas