La rentabilidad de los valores del sector sanitario ha subido un 12% en el año

La sanidad cotiza al alza

Los expertos pronostican rentabilidades de dos dígitos para los próximos años

El envejecimiento de la población y la nueva hornada de medicamentos animan el sector

La sanidad cotiza al alza
Thinkstock

Los expertos lo tienen claro: si hay un sector atractivo para invertir es el sanitario. La última encuesta a analistas de Fidelity evidencia “una era dorada” de esta industria, en la que se incluyen productos farmacéuticos, tecnología médica y servicios sanitarios. Los datos hablan por sí solos. Los valores del índice MSCI World relacionados con el sector salud arrojan una rentabilidad de aproximadamente el 12% en lo que va de año, frente al 5% que acumula el indicador en su conjunto. El indicador ha llegado a crecer un 22,77%.

Y la fiesta no ha acabado. “El sector sanitario sigue presentando oportunidades gracias a la visibilidad de sus flujos de beneficios y a su sólida cartera de proyectos”, resume Suneil Mahindru, director de inversiones de renta variable internacional de Goldman Sachs Asset Management.

Hay consenso entre los gestores de fondos en que la industria se encuentra ante un nuevo despertar. “La era caracterizada por el vencimiento de las patentes, que lastró los ingresos y los beneficios de los grandes grupos farmacéuticos durante la pasada década, está tocando a su fin”, indica Jean Médécin, miembro del comité de inversiones de Carmignac. El ejecutivo resalta que el registro de patentes de nuevos fármacos en EE UU alcanzó en 2014 el máximo histórico de los últimos diez años.

Estos son los valores preferidos de los grandes gestores

Nathalie Flury, de Pictet Health, trabaja con 700 compañías del sector sanitario. Destaca McKersson Corporation, que opera en EE UU y distribuye productos farmacéuticos y varios suministros médicos. El crecimiento histórico de la acción es del 17%. Thermo Fisher Scientific, también con un crecimiento compuesto del beneficio por acción del 17%, es su apuesta en el terreno de los proveedores de laboratorios.

Jean Médécin, de Carmignac, recomienda Novo Nordisk, especializada en el tratamiento de la diabetes. Se trata de la principal posición de sus fondos internacionales, con un incremento estimado del beneficio del 25% para este año.

¿A qué se debe este nuevo resurgir del sector sanitario? La presión de las grandes tendencias demográficas, el ajuste empresarial y la aparición de nuevos fármacos son las claves.

Los analistas de Fidelity vaticinan un incremento que puede llegar al 60% en los próximos años en la rentabilidad sobre el capital invertido en el sector sanitario. Confían, además, en que el dividendo aumente o se mantenga. Ni se plantean que caiga.

Nathalie Flury, gestora del fondo de inversión Pictet Health, asegura que las empresas de biotecnología “han sido el centro de explosión de la innovación en los últimos años y, junto con especialidades farmacéuticas, deben proporcionar tasas de crecimiento de ventas y beneficios de entre el 15% y el 20% en los próximos cuatro años”.

Flury habla de “varias megatendencias demográficas y económicas” que apuntalan las perspectivas de inversión en salud a largo plazo. La primera de ellas es el efecto combinado del crecimiento de la población y de la esperanza de vida. Entre 2005 y 2050 el planeta pasará de tener 6.000 a 9.000 millones de habitantes. La gente ya vive el doble de tiempo que en 1900 y el número de mayores de 60 años crece tres veces más rápido que el resto de la población, mientras que su tratamiento médico es 3,4 veces más caro. “El 65% del gasto sanitario de Estados Unidos se origina en este segmento de edad”, ilustra. Las enfermedades cardiovasculares, el cáncer o el alzhéimer ganan peso.

Los terrícolas no solo somos más y morimos más tarde: también tenemos más renta. “El gasto anual per cápita en salud en países en desarrollo aumentará. Puede pasar de los entre 500 y 800 dólares de China a un coste en torno a la media mundial de 4.000 dólares”. Mahindru, de Goldman Sachs Asset Management, añade a este cóctel de factores demográficos la lucha contra enfermedades derivadas del estilo de vida moderno, como la obesidad o la hipertensión.

La sanidad cotiza al alza
Thinkstock

Fusiones y adquisiciones

Del lado corporativo, uno de los atractivos del sector salud es su reciente proceso de concentración. Flury, gestora de Pictet Health, apunta a la importancia que ha tenido durante los últimos tres años “el aumento de la actividad de fusiones y adquisiciones, donde farmacéuticas y biotecnológicas adquieren compañías más pequeñas con productos en curso”. Prevén, de hecho, que continúe la innovación y la consolidación y con ello “tasas de crecimiento compuesto por encima de doble dígito los próximos años”.

El propio proceso de concentración empresarial puede jugar a la contra de los intereses de los inversores. “Sigue siendo fundamental aplicar un enfoque selectivo a la hora de invertir en el sector de la salud, sobre todo porque este se enfrenta a una nueva oleada de fusiones y adquisiciones. Mientras que algunos acuerdos son totalmente lógicos, otros pueden estar motivados por razones menos honestas, como la creación de imperios o la optimización fiscal a corto plazo”, advierte Médécin, de Carmignac.

Bajo la tendencia a la consolidación subyace una de las presiones a las que se está sometiendo en todo el mundo a la sanidad: la reducción de costes. Esta es, de nuevo, una buena baza para apostar por el sector privado, mucho más capaz de mejorar la calidad y eficiencia que las corporaciones públicas o semipúblicas. El análisis de valores de Pictet Health, de hecho, tiene muy en cuenta “la tecnología o sistemas que ayudan a reducir el gasto sanitario”.

Nuevos fármacos

La producción de medicamentos innovadores, que según datos de Fidelity en 2014 alcanzó registros solo superados en 1994, es otro de los grandes atractivos de la industria, que a menudo necesita hasta una década para completar el desarrollo de algunos productos.

El responsable de inversión en renta variable de Goldman Sachs Asset Management destaca, en este sentido, importantes avances en “el uso de la inmunoterapia para el tratamiento del cáncer”, que podría hacer de ella una enfermedad crónica, igual que ocurrió con el VIH y la introducción de los retrovirales. Desde Pictet Health resaltan también los adelantos en tecnología de secuenciación de ADN.

La regulación del sector es uno de los frentes que plantea dudas a los inversores. “En muchos países los organismos gubernamentales regulan el precio de los medicamentos y establecen límites a los reembolsos”, apunta Flury. EE UU no está entre ellos: allí el aumento de precios de los medicamentos en los últimos 20 años ha sido de entre el 2% y el 3% anual. “Las acciones relacionadas con salud generalmente se perciben como defensivas”, reconoce Flury. Aunque ahora no les falta atractivo. Y, a juzgar por la opinión de los gestores de fondos, seguirán liderando la rentabilidad en los próximos años.

Normas