Mario Armero defiende la competitividad del automóvil español

“Hoy un kilo de coche es más barato que uno de ternera”

Mario Armero, vicepresidente ejecutivo de Anfac.
Mario Armero, vicepresidente ejecutivo de Anfac.

El vicepresidente ejecutivo de la Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), Mario Armero, llamó ayer la atención de los partidos políticos para que incluyan al sector del automóvil entre sus prioridades. “Me encantaría un pacto de Estado, pero eso no puede ser, pero sí que la industria forme parte de las agendas políticas. Hoy no está”, se quejó Armero, quien añadió que “no ha habido mensajes dirigidos a la industria” en las últimas elecciones municipales y autonómicas. De hecho, definió los comicios del 24 de mayo de “frustrantes” para el sector del automóvil.

Todo a pesar de que la industria española de las cuatro ruedas está entre las más importantes y competitivas del mundo. Para justificar los bajos precios en este país frente a otros mercados, puso un ejemplo clarificador: “Un kilo de coche terminado con sus sensores y toda su tecnología es más barato que un kilo de ternera”.

En una exposición sencilla, pero muy ilustrativa de la importancia que tiene la automoción en la economía española, el vicepresidente de la patronal exigió al Ejecutivo la supresión del impuesto de matriculación, “que sirve para financiar a las autonomías”. También reclamó que se rediseñe el de circulación, aunque explicó que su denominación lleva a confusión, ya que esta tasa se aplica por tener un coche, no por circular con él.

Durante su intervención en un curso organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE), y patrocinado por BBVA en la UIMP de Santander, Armero afirmó que la fiscalidad es determinante para un sector como el del automóvil. Y apoyó sus peticiones en el hecho de que el impuesto de matriculación español es un “anacronismo” que “además no se da en ningún otro país de la UE”. Armero habló de “un doble IVA”, tras subrayar que en “Europa no hay sitio para este impuesto, lo que ocurre es que en España financia a las autonomías”.

El directivo de Anfac también pidió que se eliminen las barreras internacionales para la venta de autos en todo el mundo.

Pese al abultado capítulo de peticiones, aprovechó su ponencia para lanzar un nuevo mensaje positivo sobre el sector: según sus estimaciones, sin plan PIVE, y teniendo en cuenta factores como la recuperación económica, el alza de la renta disponible, los niveles de euríbor o el precio del petróleo no superior a 70 dólares, las ventas de automóviles pueden aumentar el 10% en 2016.
Mario Armero añadió que si además se adoptan algunas medidas fiscales el crecimiento sería más sólido. “Si para entonces la fiscalidad nos ayuda, esta opción estaría más consolidada”.

Las ventas de automóviles están creciendo al 12,5% actualmente, después de que el pasado año la producción aumentara el 10%, hasta 2,4 millones de unidades, “y en 2015 superaremos los 2,6 millones, con lo que estaremos ya en el camino de alcanzar los tres millones, que es la meta”. Para este año Anfac prevé que la producción crezca un 15%, hasta 2,6 millones de vehículos, gracias en parte al plan PIVE 8. Las ventas llegarán a 1,2 millones de coches, de los que más de un millón serán turismos.

Coches 4.200 euros más baratos en España

Mario Armero no pudo evitar hablar sobre la multa de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) a determinados concesionarios. Aunque explicó que no era un asunto de la patronal, su opinión es que habría que analizar la “enorme guerra comercial que existe”.

El jefe de Anfac añadió que el descuento medio que hay en España cuando se compra un vehículo, 4.200 euros es “el mayor de toda Europa”. Desde la patronal se pone de manifiesto el buen hacer del sector durante la crisis, pero advierte de que no hay que caer en la “complacencia”. Su alto representante cree que el sector puede llegar a los tres millones de vehículos producidos en 2017 y a los cuatro millones en 2020, lo que supondría elevar el peso del sector al 20% del PIB nacional. Armero recordó que tras la crisis, en la que las ventas llegaron a caer a 700.000 unidades desde los 1,5 millones, “hemos sido capaces de atraer 13 nuevos modelos a las fábricas españolas de distintas marcas” y eso es bueno para la economía y también para el consumidor, que tiene a su disposición lo último. Pese a todo, apuntó que en el país más de la mitad de los coches tienen más de 10 años. Armero también pidió la apertura del comercio mundial. Cree que debe afrontarse por la vía de acuerdos, alguno polémico como el de Libre Comercio, que según él “sería sensacional para España, porque permitiría a los americanos disfrutar con productos made in Spain”.
Otro de los pilares de las reivindicaciones de Anfac es luchar por la industrialización, pues los países con industria tienen crecimientos más igualitarios.

Armero puso el acento en que en el sector hay “muchos jugadores” y defendió “la alta competencia” que le caracteriza. España mantiene el 3,4% de la fabricación mundial de vehículos y el objetivo es llegar al 4%.

Normas
Entra en El País para participar