La ‘maison’ francesa entra como socio en elBulliFoundation

Dom Pérignon y Ferran Adriá se 'fusionan'

Ferran Adrià y Richard Geoffroy, jefe de bodega de Dom Pérignon.
Ferran Adrià y Richard Geoffroy, jefe de bodega de Dom Pérignon.

Dos firmas ganadoras, unidas ahora gracias a uno de los artífices de elBulli, Juli Soler, gran amante del vino y la persona que acercó a Ferran Adrià al universo del champán. A partir de ahora el que sigue siendo el cocinero con mayor influencia del mundo y Dom Pérignon, perteneciente al gigante LVMH Moët Hennessy, caminan juntos. La reconocida maison francesa acaba de entrar como socio en elBullifoundation, de donde forman ya parte Lavazza y Telefónica, con un acuerdo del que ninguno de los dos socios ha querido desvelar la cuantía económica del mismo. El capital de la citada fundación en estos momentos, según adelantó Adrià, asciende a diez millones de euros.

Vuelve a vestir la chaquetilla

Dom Pérignon y Ferran Adriá se 'fusionan'

Esta semana Ferran Adrià volvió a vestir la inmaculada chaquetilla de chef y reunió a una buena parte del equipo que le acompañó durante años en elBulli. Durante tres noches ofreció a más de 120 personas una exclusiva cena, 45 en cada velada, en la que versionó algunos de sus ya legendarios platos-snacks.

Se trataba de acompañar la presentación del nuevo champán de Dom Pérignon, Vintage 2005. Con esta excusa, el cocinero, que tiene un acuerdo con la firma francesa hasta 2017, preparó pequeños bocados de su repertorio, como el cacahuete mimético, el merengue de remolacha, la galleta de tomate con caviar de aceite, y hasta sorprendió con una nueva creación:el canapé de jengibre, flores y yogur.

Lo que sí avanzaron la tarde del pasado jueves en la sede de elBullilab, un edificio donde trabajan 60 personas, (historiadores, arquitectos, científicos...) y que se ampliará a 8.000 metros cuadrados en breve, fueron las primeras líneas de trabajo. El laboratorio de Adrià acoge ya el Dom Pérignon Lab, un espacio de creatividad, donde se ha trazado un proyecto a gran escala, cuyo objetivo es decodificar y explorar los mecanismos del proceso creativo.

“Porque todo tiene que ver con la creatividad, en Dom Pérignon llevamos tres siglos de creatividad. Tenemos un ADN que se basa en el nombre de la persona que creó el champán [se refiere al monje benedictino a quien se le atribuye la invención del método de elaboración de este vino espumoso], además nuestra creatividad trasciende al propio vino y la aplicamos al concepto de las añadas, además de crear una plataforma para desarrollar el poder de la creación en colaboración con artistas”, afirmó Richard Geoffroy, jefe de bodega y creador de las reconocidas vintages de la firma.

Porque a través de Dom Pérignon Decoding se pretende descubrir y clasificar toda la información sobre los procesos de elaboración del champán, utilizando el método de la sapiencia que se emplea en elBullifoundation, una herramienta diseñada para comprender un campo de conocimiento determinado, una disciplina o sus resultados por medio de un proceso de decodificación desde el momento de su creación hasta su aplicación.

Esta no es la primera vez en la que Richard Geoffroy y Ferran Adrià colaboran. De hecho, cuando el chef anunció el cierre como restaurante de elBulli en 2011, invitó a Dom Pérignon a formar parte de una última cena. Tres años más tarde, la firma francesa estuvo presente en el estreno de Notes on Creativity de Adrià, y en la exposición que se celebró en el Drawing Center de Nueva York.

 

Normas