La deuda denominada en esta divisa se encarece

¿Conducirá el dólar fuerte a una nueva crisis emergente?

¿Conducirá el dólar fuerte a una nueva crisis emergente?

En el mundo hay 9 billones de dólares en deuda denominada en esta divisa emitida por países o empresas distintos a Estados Unidos. Buena parte de estas emisiones proceden de los mercados emergentes. Al calor de los tres programas de estímulos que la Reserva Federal estadounidense (Fed, por sus siglas en inglés) puso en marcha a partir de 2008, y la consiguiente depreciación del dólar que se derivó de esa impresión masiva de billetes del organismo hoy presidido por Janet Yellen, varios países y empresas emergentes emitieron deuda en dólares. Ahora las tornas han cambiado y la divisa estadounidense se fortalece ante el final de los estímulos de la Fed, lo que ha encendido la luz de alarma por el riesgo de impago de algunos de estos emisores.

Un caso paradigmático es Brasil. Hace apenas dos años, un dólar se cambiaba a 2 reales. Hoy, ese tipo de cambio ha pasado a 3,18. Es decir, una deuda de un millón de dólares valía entonces 2 millones de reales y hoy 3,18 millones, un 59% más. El riesgo de que algunos países y empresas emergentes afronten dificultades para pagar su deuda denominada en dólares es una constante entre las preocupaciones recogidas en los informes de varios bancos de inversión en las últimas semanas que, con mayor o menor grado de inquietud, alertan de la posibilidad de que se desate la enésima crisis en estos mercados.

Desde RBS, por ejemplo, indican que “la apreciación del dólar aumentará la carga real de deuda a que tengan que enfrentarse las naciones emergentes, lo que hace el pago de los vencimientos más difícil”. Según datos de la firma británica, en los siete últimos años, las empresas y las familias se han endeudado por un importe equivalente al 30% del PIB de estos países. En todo caso, hay diferencias entre los distintos países. Rusia y Brasil son los que se encuentran en una situación más delicada. Se estima que dos terceras partes de la deuda externa de las compañías rusas está denominada en dólar. En el caso de Brasil, en los últimos años su deuda en dólares ha crecido hasta los 500.000 millones de dólares.

Los expertos de Nomura, menos alarmados por el riesgo de que un dólar más fuerte conduzca a impagos de deuda en países emergentes, ponen el foco en las empresas de estos mercados. “Las empresas han aumentado sustancialmente sus emisiones de deuda en divisas fuertes. Aunque la exposición a la deuda parece manejable, podría haber sectores y compañías específicas problemáticas, en especial del sector energético, que tiene que enfrentarse a una fuerte caída del petróleo”, avisan.

Hay varios casos de compañías de países emergentes que tienen la mayor parte de su deuda denominada en dólares. El gigante energético ruso Gazprom, por ejemplo, tiene el 50% de su deuda denominada en dólares (y otro 30%, en euros); la compañía india fabricante de automóviles Tata Motors, cerca de un 40%; la petrolera china Cnooc, casi un 80%; la minera brasileña Vale, un 60%; la productora de metales preciosos rusa MMC Norilsk, un 50%; la energética brasileña Petrobras, un 40%; la petroquímica india Reliance, un 30%...

Los expertos de Barclays consideran que los grandes perdedores serán las empresas con sus ingresos en moneda local y sus costes en dólares. En este grupo incluyen los sectores de las telecomunicaciones, medios y aerolíneas. Desde RBS añaden a la lista de compañías más perjudicadas por la fortaleza del dólar y la consecuente depreciación de las divisas locales emergentes a los bancos rusos y brasileños, así como a empresas inmobiliarias en China. De hecho, la firma británica aconseja ponerse cortos (apostar a caídas) en Shimao Property, Poly Real Estate, Central China Real Estate, todas ellas empresas inmobiliarias del gigante asiático. También cree que le irá mal a las brasileñas Itau y Bradesco.

Desde Barclays señalan que el mensaje cauto de la Fed sobre una subida de tipos es solo una “prórroga” y no un cambio en la tendencia. Si el final de los estímulos del banco central estadounidense ya provocó en mayo de 2013, cuando se anunció el principio del fin del programa, una salida de flujos de inversión de esos países, la subida de tipos agravará esta situación. Los expertos de la firma británica, han rebajado sus previsiones de crecimiento para los países emergentes este año en dos décimas al 4,5%, pero consideran que el riesgo de impago está contenido.

El real brasileño, la moneda más tocada

La mayoría de las divisas emergentes han empezado el año como terminó el anterior: cayendo a plomo frente al dólar. La moneda más tocada en lo que va de 2015 es el real brasileño, que desciende un 16% frente a la divisa estadounidense en lo que va de año. Le sigue la lira turca, que se cambia a 2,61 unidades frente al dólar, un 10% por debajo de su nivel a finales de 2014. Las divisas de varios países latinoamericanos también se ven dañadas. Así, el peso colombiano anota una depreciación anual de en torno a un 7%, el peso argentino se deja un 4% y el nuevo sol peruano, un 3%. Otra región donde caen las divisas emergentes es en Europa del este: la leva búlgara se deja un 10%; la corona checa, un 9%; el nuevo leu rumano, un 9% y el zloty polaco, un 6%. El rublo ruso, tras desplomarse a mínimos históricos el año pasado, se aprecia un 5% en este ejercicio.

Normas
Entra en El País para participar