Por qué el IPC actual es bueno para los autónomos

El IPC ha subido seis décimas en marzo. desde la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) señalan por qué esta situación es buena para el colectivo de los autónomos.

Por qué el IPC actual es bueno para los autónomos

El IPC subió en marzo seis décimas con respecto al mes anterior, situándose la tasa interanual en un -0,7%. La cifra, no obstante, configura un panorama positivo y halagüeño para los autónomos, como subrayan desde la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA).

Pero esta afirmación, ¿a qué hecho se debe en concreto? Una incidencia muy importante es el precio actual del petróleo, los carburantes y la energía, que han sido protagonistas de la bajada de los precios. De hecho, se trata de una tendencia que se ha repetido en los últimos meses y la cual es consecuencia directa de los precios de la gasolina y el gasoil, ha informado este lunes el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Actualmente se encuentran bajo uno de los mínimos históricos de tales indicadores, lo que ha supuesto un respiro para toda la economía real, pero especialmente un importante ahorro en los costes a los que mensualmente deben hacer frente los trabajadores que componen el colectivo de los autónomos.

Más ventajas que desventajas

Es por ello que desde ATA señalan que el hecho de que el crecimiento negativo de la inflación sea provocado por los factores antes expuestos, y no por un descenso en el consumo, “tiene más ventajas que desventajas para la mayoría del colectivo”.

Entre las mismas se encuentran los costes de los útiles de trabajo de estos profesionales, entre los que la gasolina, como medio de transporte, sobresale del resto. Del mismo modo, la bajada del precio de otro tipo de servicios relacionados con los suministros que estos requieren para llevar a cabo su actividad, también afecta positivamente para producir a menor coste.

Este sería el aspecto positivo de un largo periodo de bajada de precios. Aunque, el presidente de ATA, Lorenzo Amor, sostiene que el hecho de que la inflación “acumule nueve meses en negativo, sin duda, no es un buen síntoma”. De hecho, esta organización, aunque descarta una deflación de la economía “todo apunta a que los precios se mantendrán en ligeras tasas negativas en los próximos meses”.

Normas