Los Gobiernos buscan recaudar impuestos con nuestros hobbies

En EE.UU existe la modalidad ‘hobby business’ o actividad semi-recreativa, que en el caso de generar beneficios superiores a 400 dólares estaría sometida al pago de impuestos como autónomo.

Cómo califica tu actividad el IRS

Hoy en día, mucha gente se ha lanzado a sacarle provecho a sus hobbies, como el caso de pintores aficionados que ponen a la venta sus obras, escritores que deciden publicar sus creaciones, o artesanos de diferentes índoles que venden sus colecciones a través de alguna web de e-commerce.

Y, como informa Kayla Matthews en Ventureburn, independientemente de la actividad que se esté desarrollando, el modo de gestionarla va a determinar el tipo de declaración de la renta. Así, pueden ser incluso posibles ciertas deducciones de algunos de los gastos y honorarios.

¿Cómo saber si tu actividad se incluye dentro de los hobbies o aficiones, o bien se trata de una gestión de empresa?

Lógicamente va a depender del país en que te encuentres. En EE.UU, por ejemplo, según el IRS, dependerá de una serie de factores diferentes, no siendo ninguno de ellos determinante por sí solo. El IRS adopta varios criterios para determinar si una actividad se considera o no negocio, y si además te dedicas personalmente a sacarle provecho a dicha actividad. Empieza por contestar a las siguientes preguntas:

  • ¿Llevas a cabo tu actividad de manera profesional?
  • ¿Cuánto tiempo y empeño estás invirtiendo en dicha actividad?
  • ¿Tus ingresos dependen de los beneficios obtenidos a través de esa actividad?
  • ¿Se deben tus pérdidas a algo normal en ese tipo de negocio?, ¿o se deben a otras circunstancias que quedan fuera de tu control?
  • ¿Cuentas con los conocimientos necesarios para hacer de tu actividad un negocio de éxito?
  • ¿Has obtenido algún beneficio de actividades similares anteriormente?
  • ¿Has obtenido algún beneficio de esa actividad en particular?, ¿cuánto has ganado?
  • ¿Esperas seguir obteniendo beneficios con tu actividad en el futuro?

Si has respondido afirmativamente a la mayoría o a la totalidad de las preguntas anteriores, !estás de enhorabuena¡, ya que probablemente te encuentrás dirigiendo un negocio. Y eso significa que ya es hora de ir preparando el papeleo para presentar tu declaración de impuestos.

¿Y si todavía no estás seguro?

Cabe la posibilidad de que finalmente estés realizando lo que se denomina un hobby business. Este tipo de negocio se suele llevar generalmente desde casa y consiste en actividades semi-recreativas. Como ejemplos podemos incluir la venta de alquileres, estudios de arte que se desarrollan desde casa, o un pintor que realiza trabajos eventuales con coches clásicos. Un hobby business normalmente se considera más como una "actividad que apasiona" que como una auténtica startup, pero lo que sí consta es como una microempresa y debe gestionarse como tal a la hora de declarar impuestos.

De acuerdo con lo que dice la Corporate Tax Network, los ingresos del hobby business deben ser presentados en la declaración de impuestos como otros ingresos, con independencia del mayor o menor beneficio obtenido. Los gastos relacionados con este negocio son deducibles como gastos varios en el desglose A de deducciones. Sin embargo, si estás gestionando un negocio de un solo propietario con fines de lucro, tus ingresos y gastos deben incluirse en el Anexo C de tu declaración de impuestos personales. En cualquier caso, si tus beneficios son igual o superiores a 400 dólares, tendrás que pagar impuestos como autónomo.

Si de verdad deseas sacarle un beneficio a tu afición, y conseguir el sello de aprobación del IRS, estos son dos consejos importantes para lograrlo:

  1. Realiza registros puntuales y constantes. El IRS tiende más a considerar un negocio como hobby si eres capaz de demostrar un alto nivel de profesionalidad. Por ejemplo, al margen del éxito que preveas para tu negocio, siempre será positivo abrir una cuenta bancaria independiente para tu hobby business. Trata de llevar un registro exacto de los gastos y los ingresos, incluyendo los recibos de tus ahorros, facturas y otros documentos.
  2. Además, lleva un registro de las pérdidas. Si lo has registrado todo correctamente, ya podrás hacerte una idea de la cantidad de dinero que has ganado o perdido. Si no has obtenido ningún beneficio desde los tres a los cinco últimos años, el IRS puede mostrarse reacio a clasificar tu actividad como de negocio. Sin embargo, si puedes demostrar que tales pérdidas eran normales y necesarias para llevar a cabo tu negocio, puede que todavía te sea posible solicitar la condición de negocio.
Normas