Responden en solitario pese a que la medida afecta también a Rato, Olivas, Norniella y Verdú

Bankia y BFA cubren al 50% la fianza de 800 millones por la salida a Bolsa

En la imagen, una bandera española que ondea delante de la sede de Bankia en Madrid (España). EFEArchivo
En la imagen, una bandera española que ondea delante de la sede de Bankia en Madrid (España). EFE/Archivo EFE

Un día antes de que expirara el plazo de 30 días para abonar la fianza solidaria de 800 millones de euros que el juez impuso por la salida a Bolsa de Bankia, la entidad financiera y su matriz, BFA, han hecho frente este martes en solitario a la medida cautelar sin ayuda del resto de afectados.

Se trata del expresidente de la entidad Rodrigo Rato, el antiguo consejero delegado Francisco Verdú y los exconsejeros José Manuel Olivas y José Manuel Fernández Norniella, que de momento no han aportado nada.

Bankia y BFA, sin embargo, han optado por abonar íntegramente la fianza, haciendo uso de su liquidez y sin necesidad de realizar nuevas provisiones por este motivo, para evitar el embargo de bienes que el juez hubiera impuesto desde hoy de no haber recibido antes los 800 millones de euros.

La suma ha sido depositada en una cuenta dispuesta a tal efecto por la Audiencia Nacional en lugar de presentar un aval, como era posible hacer sin ingresar dinero efectivo, para evitar el mayor coste que hubiera tenido este.

Bankia, BFA y el resto de afectados han recurrido la fianza con lo que si se les da la razón podrían recuperar el dinero. Hasta entonces, sin embargo, fuentes de la entidad aclaran que está previsto reclamar a los cuatro exdirectivos citados que hagan las aportaciones que les sean posibles –deberían responder con todo su patrimonio– y descargar así en parte al banco y al Estado (propietario del 100% de BFA) del peso de la medida.

Los otros cuatro afectados por esta fianza solidaria fueron señalados por el juez “como responsables del acuerdo adoptado en la reunión del consejo de administración de Bankia” del 15 de junio de 2011 en que se aprobaron “los estados financieros que fueron incorporados al folleto informativo” de la salida a Bolsa de la entidad.

Un documento, que según han defendido los peritos judiciales del caso no incluía información “fiel a la realidad”. Un postulado que el resto de partes presentes en el caso, desde los afectados por la fianza hasta el FROB vienen tratando de rebatir con sus propios contrainformes pero que ha abierto la puerta a posibles indemnizaciones para los accionistas minoritarios que acudieron al debut bursátil de Bankia.

La medida cautelar, de hecho, fue reclamada por un grupo de accionistas, poseedores de unos 34 millones de euros en títulos de la entidad, en representanción de todos los afectados, incluyendo a los mayoritarios. Su solicitud de fianza se elevaba así a los 4.112 millones de euros, cifra que arroja la suma de los 3.092 millones de euros captados por Bankia el día de su salto al parqué, más el tercio adicional que recoge la ley.

Dando por buena la posibilidad de que una vez llegue el juicio oral se imponga indemnizar a los afectados, el juez instructor del caso, Fernando Andreu, circunscribió la medida cautelar al terreno de los particulares y situó la fianza en la parte baja de la posible horquilla. “La medida cautelar adoptada no pretende poner en duda la viabilidad económica y financiera de Bankia”, dijo.

En paralelo a la instrucción que dirime el descalabro de la entidad y su salida a Bolsa, Bankia y BFA ya han hecho frente a una provisión de 780 millones, de la que la matriz (controlada por el FROB) asume el 60%, para hacer frente a las demandas judiciales individuales que vienen recibiendo por este mismo caso por la vía civil.

Normas