Previsiones de Deutsche Bank y HSBC

La banca extranjera revisa al alza el crecimiento del PIB español

Sede central de Deutsche Bank en Frankfurt (Alemania).
Sede central de Deutsche Bank en Frankfurt (Alemania).

Nuevo espaldarazo de la banca extranjera a la economía española. Deutsche Bank revisó al alza las perspectivas de crecimiento del PIB español para 2015 y 2016, hasta situarlas en el 2,4% y el 2,3%. Estas cifras representan un incremento de medio punto más cada año con respecto a las estimaciones realizadas a principios de 2014. Una mejora de la que también se ha visto beneficiada Europa, para la que la entidad alemana augura un crecimiento del 1,3% este año y un 1,6% en 2016 (tres décimas más en ambos casos).

La entidad financiera justifica esta revisión al alza por cuatro factores. El primero es la “rápida” depreciación del euro frente a las estimaciones iniciales, ya que las estadísticas actuales marcan el valor del euro un 8% por debajo de lo reflejado en las últimas predicciones realizadas en diciembre del año pasado. Este hecho, unido al anuncio de la compra de deuda por parte del Banco Central Europeo, van a tener un “efecto directo” en la evolución de la economía, según su pronóstico.

Además, subraya que el precio del petróleo ha seguido bajando durante el primer mes de 2015, lo que le ha llevado a estimar un precio medio del barril de Brent, de referencia en Europa, en torno a 60 dólares, “lo que tendrá un claro efecto en el ahorro de los hogares”.

En cuarto lugar, los analistas de Deutsche Bank se han mostrado muy sorprendidos con la cifra de crecimiento del PIB en España en el cuatro trimestre (0,7% anual), muy por encima del 0,5% del consenso de los analistas. “Esto representa una clara consolidación de la recuperación económica española iniciada el año pasado”, puntualiza.

Los mismos argumentos presentó HSBC (depreciación del euro y devaluación del crudo) para elevar el avance del PIB español al 2,1% este año. “Todos los países de la zona se van a ver beneficiados por la depreciación del petróleo, pero el que más réditos va a obtener será España, donde la energía representan más del 12% del conjunto de la cesta de la compra y solo los carburantes representan el 7%”, apunta.

Los factores fundamentales que apuntalarán este mayor crecimiento serán el consumo de los hogares, impulsado por el acceso más barato al crédito, y las exportaciones, que crecerán más de lo previsto. El informe del HSBC, no obstante, alerta sobre el frenazo que puede sufrir el consumo en la segunda parte del año como consecuencia de la convocatoria electoral en Cataluña, el primer paso hacia la independencia de España.