Consejos en la contratación de freelancers

Consejos para las pymes que vayan a contratar freelance

La contratación de un profesional independiente es muy diferente a la de un empleado a tiempo completo. Aquí tienes tres consejos que te facilitarán el trabajo.

Adaptación del texto original publicado por Ivan Widjaya en Small Business CEO.

El número de trabajadores independientes, también conocidos como ‘freelancers’, que viven actualmente en EE.UU es de 53 millones, frente a los 10’3 millones de hace diez años. Constituyen, por tanto, una parte esencial de la población activa estadounidense. Los expertos prevén que la cifra siga creciendo y se estima que en 2020, superará al número de empleados a tiempo completo en ese país. Como consecuencia, conforme vaya aumentando el número, las empresas tenderán a incluir a más autónomos en sus plantillas, y algo parecido está ocurriendo en muchas partes de Europa también. Hay ciertos consejos que podrían serte de ayuda a la hora de contratar a este tipo de personal laboral:

Evitar ejercer demasiado control

La autonomía de la que gozan los trabajadores independientes es una de las mejores ventajas de este modelo de trabajo. A los ‘freelancers’ les encanta establecer sus propios horarios y trabajar en su propio entorno. Si bien resulta razonable que se les exija estar disponibles en horario de oficina, y llevar a cabo sus tareas de acuerdo con las directrices y requisitos de la empresa, tu estilo de gestión no debería caer en el control excesivo.

Una manera de conseguirlo es a través de un contrato con unas condiciones claras antes de empezar. Deberá especificar las tareas que se les asignan, y cuándo y cómo deben realizarse. Si los términos del contrato son a largo plazo, también convendría incluir una serie de condiciones como reuniones semanales para la puesta al día, bien a través de Skype o correo electrónico. Esto te ayudará a no caer en la tentación de ir comprobando el progreso de tus empleados autónomos, lo que podría ser interpretado como invasión de su privacidad.

Los gerentes que ejercen demasiado control dan la impresión de no confiar en sus trabajadores autónomos. Así que lo mejor es aflojar las riendas, ya que, además, los estudios demuestran que los trabajadores que trabajan desde casa son un 13,5 por ciento más productivos que los que lo hacen en la oficina, y que suelen dedicar un mayor número de horas.

Mayor implicación en el uso de internet

El auge de las nuevas tecnologías ha hecho que el trabajo freelance haya ido experimentando transformaciones rápidamente. Hoy en día, ya no es habitual que los freelancers vayan dejando currículos o tarjetas de visita en empresas, establecimientos o eventos locales. Lo normal es que busquen empleo a través de la red, por lo que tu estrategia de contratación de estos trabajadores también deberá basarse en este soporte.

Utiliza internet para hacer la selección de tus trabajadores independientes, y asegúrate de que puedan completar su trabajo online también. Es decir, que tengan acceso a todos los recursos necesarios para realizar las tareas en la línea empresarial marcada por ti. Es esencial garantizar un acceso seguro a la red y poder así mantener protegida toda la documentación empresarial sensible. Si necesitas colaboración, utiliza los puntos de encuentro virtuales en lugar de los cafés normales.

Existen plataformas online que facilitan el trabajo y el contacto de las empresas con los freelancers, como Elance. En su último informe anual se describen muchos de los beneficios sociales y económicos que supone el trabajo online para los trabajadores independientes y las empresas que los contratan. Y para terminar de convencerte de las ventajas que ofrece la era digital, debes saber que el 70 por ciento de los trabajadores por cuenta propia están totalmente de acuerdo en que el trabajo online les proporciona la conciliación laboral con el tipo de vida que ellos desean, y que el 82 por ciento cree firmemente que además les permite la flexibilidad que buscan.

Elaborar un programa de pagos

La mayor preocupación de los trabajadores independientes es que finalmente no les paguen por sus trabajos, según la experta en negocios y marketing Diana Schneidman. Elaborar un programa de pagos claro antes de que se incorporen al trabajo hará que los freelancers de tu empresa sientan la seguridad de que van a recibir su dinero. Dicho plan debe indicar claramente cuánto, cómo y cuándo se realizará el pago.
En cuanto a la forma de pago, puedes optar por pagar a tus profesionales independientes por horas, por proyecto, o - en el caso de redactores - por número de palabras. Algunos ya tienen establecidas sus tarifas, que podrían serte útiles si no estás seguro de la cantidad a pagar.

Los sitios web como PayPal y Bill.com facilitan en gran medida el proceso de pagos online, aunque podrías preferir hacer depósitos directos en las cuentas bancarias de tus autónomos. Para un trabajo continuado, se suele pagar a dichos trabajadores semanal, quincenal o mensualmente. Si se trata de un servicio menos regular, considera realizar los abonos dentro de los 14 días posteriores al recibo de las facturas. A la mayoría de los freelancers no les importará demasiado tener que esperar para cobrar, siempre y cuando terminen haciéndolo.