Entrevista con Sai Choy Tham, presidente de KPMG para la región Asia-Pacífico

“España es vital para que China invierta en Latinoamérica”

“España es vital para que China invierta en Latinoamérica”

Sai Choy Tham empezó a trabajar en Singapur con KPMG en 1984. Seis años después fue promocionado a socio, en 2010 fue nombrado socio director y en la actualidad es presidente de KPMG Asía-Pacífico. Su visita a Madrid se produce unos días antes de que llegue el primer ministro de Singapur con una delegación comercial de empresarios en busca de alianzas con empresas españolas de la construcción. “España es vital para que China invierta en Latinoamérica”, apunta en referencia al éxito de algunas experiencias conjuntas en las que han participado Telefónica o Santander. El directivo destaca que el resto de naciones del sudeste asiático, como Indonesia o Malasia, van a tener mucho que decir en el futuro a corto plazo.

Pregunta. La futura retirada de estímulos en EE UU y el estancamiento de la zona euro dejan el futuro del crecimiento mundial en manos de los países asiáticos, ¿es una garantía para que el futuro sea contemplado con optimismo?

“Hay muchas multinacionales europeas interesadas en las oportunidades que van a salir del sudeste asiático con la Asean”

Respuesta. Sí. En las dos últimas décadas, China ha sido el principal receptor de inversión extranjera directa y en la actualidad ha sido superada por la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (Asean), compuesta por diez naciones. Eso ha supuesto una revolución muy importante desde el punto de vista económico y social, trayendo a millones de personas hacia las clases medias. Es un proceso que acaba de empezar y que está basado en las fuertes expectativas de crecimiento de todos los países de la zona, con aumentos del PIB que oscilarán entre el 6% y el 7% del PIB. Desde KPMG hemos encontrado un gran número de multinacionales europeas interesadas en las oportunidades que van a salir de Asean a partir de diciembre de 2015. En esa fecha se creará un nuevo mercado común para una población de 600 millones de personas, el doble que la UE, y las diez economías que la componen sumadas formarán la séptima mayor economía del mundo.

P. ¿Qué países van a liderar ese cambio que otorgará el protagonismo

“China, India e Indonesia han sabido tener liderazgo para crear estabilidad política y generar riqueza”

R. La historia de los acontecimientos económicos en Asia dice que la estabilidad política es la única herramienta que permite que la inversión extranjera llegue y que el desarrollo económico se acelere. Hemos visto grandes liderazgos políticos en tres países (India, China e Indonesia) que se están reflejando en un crecimiento de los flujos comerciales, con grandes beneficios para el resto de la región. China es la fábrica del mundo y el mayor exportador; Indonesia es rica en recursos naturales y materias primas, que encuentran un gran mercado en China; India tiene compañías tecnológicas y servicios, muy complementarias con lo que no tiene China. Esa unión está trayendo a millones de personas a las clases medias. Un ejemplo se ha producido en Indonesia, donde el peso del consumo es más importante que el de la inversión extranjera por primera vez desde la crisis asiática de 1997. También China está aprendiendo como aprobar estímulos monetarios para generar consumo de los hogares e inversión empresarial.

P. El principal objetivo para que esas naciones sigan creciendo es buscar mercados que les garanticen demanda, como Latinoamérica. ¿Qué papel puede jugar España?

R. Cuando se formó el bloque de países conocido como BRIC (Brasil, Rusia, China e India), todo el mundo centró el debate en los tres últimos y se olvidó de Brasil. Si miras como ha crecido el comercio entre Brasil y China ha sido fenomenal. Latinoamerica ha sido un mercado incomprendido hasta hace poco.

El potencial de los mercados latinoamericanos es muy importante y en este punto España se convierte en un objetivo prioritario para hacer jointventures con compañías chinas siempre mirando hacia Latinoamerica. España es vital para que China siga invirtiendo en Latinoamérica. Pero no solo hay interés en China. Buena prueba de ello es que el primer ministro de Singapur encabeza una delegación comercial que vendrá en la primera semana de febrero para tratar de encontrar socios para ir a Latinoamérica, en especial ligados al sector de la construcción e infraestructuras.

 

El dispar impacto de la caída del precio del crudo

El desplome del precio del crudo va a tener un impacto diferente en la región en función de si el país es importador o exportador de carburante. “Generalmente, si eres un importador, tienes que gastar menos dinero, tienes más fondos para otras cosas y eso es bueno para potenciar la economía doméstica, en especial el consumo de los hogares, y mejorar la balanza de pagos”, apunta Sai Choy Tham.

El presidente de KPMG en Asia-Pacífico apunta que en general hay un gran número de importadores y que tan solo hay un exportador (Malasia). En su opinión, la principal cuestión que hay que dilucidar a corto plazo es cuánto va a durar la caída del precio del petróleo, en clara alusión al desplome registrado en 2009, en plena crisis financiera, que duró apenas unos meses, y que fue precedido de una fuerte subida hasta los 120 dólares por barril. “Nadie sabe cuánto va a durar”, apunta al ser preguntado por su pronóstico.

La mayor o menor duración puede tener un efecto decisivo en los presupuestos de algunos países. Así pone como ejemplo Indonesia, que destina gran parte del presupuesto estatal para subsidiar el consumo de crudo. “El nuevo presidente prometió acabar con las ayuda y ha tenido suerte, ya que ahora los precios sin subsidios son más bajos que con ayudas, gracias a la caída del precio”.