Breakingviews

El agua, un nuevo riesgo corporativo

Los asistentes al foro Económico Mundial nombraron el agua entre los tres principales riesgos corporativos durante dos años consecutivos. Y dos tercios de las mayores compañías del mundo se preocupan de cómo las restricciones pueden afectar a su negocio, según la firma de investigación ambiental CDP. Pocos, sin embargo, están bien preparados.

Unas sequías importantes han ayudado a que desapareciera la complacencia. Los grifos en São Paulo (Brasil) puede que se queden secos en marzo. El suministro de California es bajo después de tres años de escasas precipitaciones. Estados como Illinois e Indiana están comenzando a utilizar su relativa abundancia de agua para atraer a las empresas.

Algunas compañías han tomado medidas. SABMiller pretende reducir el uso de agua en sus fábricas de cerveza en una cuarta parte en 2015. Coca-Cola utilizó 2,08 litros de agua por cada litro de sus bebidas en 2013, un 23% menos que en 2004, y quiere tener a la condición de agua neutral en 2020. Kimberly-Clarke, AstraZeneca o AT&T han implementado estrategias de ahorro de agua.

Eso no siempre es suficiente. A menudo, la preocupación por este riesgo en una empresa es muy reducida, señala CDP en una encuesta de 2014 a las grandes compañías. Esto puede dejarlos expuestos, a menudo con unos elevados costes. La compañía minera BHP Billiton tuvo que gastar casi 2.000 millones de dólares para construir una planta desaladora que garantizara la suficiente agua como para llevar a cabo una operación en Chile.

La acción conjunta puede dar mejores resultados. Un informe reciente de la Nature Conservancy describe cómo reforestar los bosques y la reducir la contaminación en las cuencas hidrográficas puede aumentar rápido el suministro de agua utilizable para todos.

Los accionistas tienen otra solución al problema, unos inversores cada vez más informados sobre el tema pueden forzar cambios en esta cuestión.