_
_
_
_
_
Breakingviews
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Los sueldos de la banca, a debate

Atacar a los bonus de los banqueros es cosa del pasado. Los reguladores apuntan ahora a los salarios. El gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, aseguró ayer que el sector financiero podría necesitar nuevas reglas para “poner... los pagos fijos en situación de riesgo”. Calcula que la idea estadounidense de pagar parte en bonos podría aplicarse al salario base. Es lógico –aunque difícil de implementar–.

El contexto es el tope a las bonificaciones en Europa, que está empujando al alza los salarios de los banqueros. La propuesta de pagar a los banqueros en bonos fue hecha recientemente por el presidente de la Reserva Federal de Nueva York, Bill Dudley, aunque parece que habría tenido en mente más los incentivos que los salarios. El pensamiento del Banco de Inglaterra es que los banqueros podrían recibir, por ejemplo, la mitad de su salario base en efectivo y disponer de la otra mitad en forma de bono tras un periodo de consolidación de varios años. Si la firma quebrara antes de esa fecha, el bono sería rescatado con los recursos de la entidad y el banquero percibiría casi nada por esa parte.

El límite a los incentivos establecido en Europa está elevando los salarios de los banqueros

Los bancos serían capaces de convencer al personal para firmar nuevos contratos de trabajo, incluyendo tales términos. Pero establecer los períodos de aplazamiento sería más difícil, tanto para los reguladores como para los empleadores. Según un estudio reciente realizado por el Fondo Monetario Internacional, los ciclos de crédito pueden durar hasta entre nueve y 20 años. Otro problema al que Carney y compañía podrían enfrentarse estaría entrando de nuevo en conflicto con el límite a las bonificaciones de la Unión Europea. El análisis inicial de la Autoridad Bancaria Europea sobre el impacto del tope argumentó que las “asignaciones” que los bancos estaban usando para compensar la norma eran bonos disfrazados.

Los pagos en instrumentos de deuda alinean bastante a inversores y banqueros. Hacer que el sistema funcione en la práctica es difícil, pero al menos un supervisor importante ha movido el debate de los incentivos al pago total.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_