Entrevista con el consejero delegado de Línea Directa Aseguradora

"Si Línea Directa cotizara en Bolsa valdría 1.400 millones"

Línea Directa
Miguel Ángel Merino, consejero delegado de Línea Directa.

Línea Directa Aseguradora (LDA) se han convertida en la “joya de la corona” del grupo Bankinter, a decir de la primera ejecutiva del banco, María Dolores Dancausa. El consejero delegado de la compañía, Miguel Ángel Merino (Madrid, 1959) considera que tendría sentido que Bankinter sacara a Bolsa esta filial, “para ponerla en valor”, aunque desde el banco se descarta, por ahora, esta opción.

Pregunta. ¿Cuál está siendo la evolución de Línea Directa este año?
Respuesta. El tercer trimestre está cerrado y tenemos una idea clara de cómo ha terminado el año. Por el momento, estamos muy satisfechos con el ejercicio, que se va a convertir en el mejor año de la historia de la compañía. Primero, porque los resultados van a ser muy buenos y, segundo, porque se han ido afianzando algunos proyectos que van a ser muy importantes de cara al futuro de Línea Directa, como Penélope y Nuez. Hemos vendido más que nunca, con un crecimiento de 140.000 pólizas. En los últimos cuatro años hemos conseguido comercializar 450.000 nuevas pólizas. Al cierre del año vamos a llegar a 2.230.000 clientes.

P. ¿Se ha frenado la caída en la facturación?

El lento despertar del seguro de auto

M. M. M.

Los seguros de automóviles han pasado unos años muy difíciles. En cinco ejercicios, el sector ha registrado una caída agregada de la facturación del 20% en este ramo. Sin embargo, las cosas empiezan a cambiar. “Nosotros estamos consiguiendo aumentar el número de primas. Además, estamos mejorando el mix de negocio, que se había deteriorado en los últimos años”, explica Miguel Ángel Merino.

El consejero delegado de Línea Directa recuerda que aunque se empieza a hablar ahora de señales positivas en la venta de coches “hoy se están vendiendo 800.000 coches menos al año de los que se vendían en 2007”. Además, con el envejecimiento del parque automovilístico —con más del 50% de los coches que superan los 10 años de antigüedad–, los conductores van optando por seguros con menos coberturas, lo que también ha repercutido en la facturación del sector.

Línea Directa espera terminar el ejercicio con un crecimiento de la facturación del 2%, lo que supondrá llegar a 655 millones de euros de ventas. Este crecimiento, el primero en cuatro años, se producirá gracias a la estabilización del ramo de autos y las mejoras en hogar y los seguros para empresas.

Respecto a la guerra de precios, Merino advierte que el repunte de la siniestralidad y el aumento de las indemnizaciones a los lesionados graves puede pillar a algunas compañías con el pie cambiado.

R. Sí. Estamos muy satisfechos porque, por primera vez después de tres años de decrecer en primas, este ejercicio por fin vamos a crecer, alrededor de un 2%, sobre los datos de cierre de 2013. Aun así, hay que subrayar que en estos años de caídas en primas, nuestro beneficio ha seguido creciendo.

P. ¿También crecerá el beneficio a cierre de 2014?
R. Calculo que acabaremos el año con unas ganancias antes de impuestos de 135 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 6% respecto al ejercicio anterior. Somos una de las compañías que más gana el sector. De todo lo que gana el sector en autos, el 18% se lo lleva Línea Directa.

P. ¿Cuánto aporta la compañía al resultado del grupo Bankinter?
R. Más de un 25%. Hay que tener en cuenta que estamos en unos niveles de beneficio un 40% superiores a los de hace cuatro años, a pesar de la crisis.

P. Las nuevas exigencias de capital que supondrá la normativa de Basilea III penalizan a los bancos que poseen aseguradoras. ¿Bankinter se planteará vender Línea Directa?
R. El grupo Bankinter está solventando sin ningún problema las necesidades de recapitalización. Sé que ha habido ruido respecto a la venta de LDA, pero la consejera delegada de Bankinter, María Dolores Dancausa, ha asegurado en varias ocasiones que no se plantean vender Línea Directa y que es una de las joyas de la corona del grupo.

P. ¿Cuánto valdría en Bolsa?
R. No es fácil calcularlo. Mapfre acaba de adquirir las filiales de Direct Line en Alemania e Italia y ha pagado 550 millones, por unas compañías que facturan aproximadamente lo que nosotros, con 1,9 millones de pólizas, y que ganaron el año pasado 19 millones de euros. Nuestro beneficio es de 135 millones, así que deberíamos valer más.

P. ¿Más de 1.000 millones de euros?
R. El director financiero hizo el cálculo y su conclusión fue que Línea Directa podría valer 1.400 millones de euros. Creo que en algún momento llegará la salida a Bolsa. Es una forma de poner en valor a la compañía.

P. ¿Línea Directa se ha planteado comprar otras compañías?
R. Nuestro objetivo hasta 2018 es llegar a los tres millones de pólizas, lo que nos situaría en una facturación de entre 800 y 900 millones de euros, y nos colocaría como una undécima o duodécima compañía de seguros de no vida, por volumen de facturación. Queremos alcanzar este objetivo de forma orgánica, lo que no quita para que si hay alguna compañía a tiro, que se adapte a nuestro modelo, lo analicemos. El año que viene cumplimos 20 años, y nunca hemos hecho una compra.

P. ¿Cómo está funcionado Nuez?
R. Hemos sido la primera compañía que ha utilizado las redes sociales como canal de venta. La filial es 100% online. Se promociona a través de buscadores y redes sociales. Vendemos seguros de auto, motos y hogar, y tenemos ya más de 330.000 pólizas.

P. ¿Las aseguradoras ‘directas’ son vuestros principales rivales?
R. No. Nuestros principales rivales son las grandes aseguradoras: Mapfre, Allianz, Catalana Occidente. Las directas no terminan de consolidarse. Hace unos días se conocía que Pelayo ha integrado Pelayonex. También cerraron Zurich Conect, Click, Ineas...

P. ¿Por qué cuesta tanto implantarse?
R. Primero, porque Línea Directa salió la primera. Segundo, porque salió en el momento justo, con las compañías con un modelo muy anticuado. Tercero, porque ninguna compañía es absolutamente independiente: todas son propiedad de una compañía más grande que está intermediada, lo que significa que hay que negociar tus tarifas, porque no puedes competir directamente con tu red agencial. La cuarta razón es que LDA es el líder. Nos hemos apropiado de un genérico, como Danone de los yogures. Cuando las otras aseguradoras se publicitan, de forma indirecta también nos benefician. Por quinto y último lugar, han copiado nuestra forma de distribución pero no nuestro modelo: nuestra forma de suscribir, de poner precio, de gestionar los siniestros...

P. ¿Qué le parece el papel de los comparadores?
R. Estamos solo en dos: Rastreator y Acierto. Están creciendo gracias a que hay mucha sensibilidad en el precio. Creo que funcionarán, aunque no tanto como en Reino Unido. Este año ha entrado un nuevo comparador, Kelisto.es. A nosotros no nos aporta mucho, porque aunque no estuviéramos en ningún comparador, seguiríamos vendiendo mucho. Hay clientes que, aunque hayan buscado en un comparador en el que no estamos, acaban entrando en nuestra web. En Nuez y Penélope nos entra algo de facturación por esta vía, pero en LDA el impacto es mínimo.

P. ¿Por qué se decidieron a estar en Rastreator?
R. Al fin y al cabo es el líder. Negociamos con ellos porque no queríamos pagar tanto como otras compañías. Queríamos pagar por el marginal que nos aporta. Para ellos también era importante que estuviera Línea Directa.