Se disparan los autónomos entre los altos directivos del Reino Unido

Los altos directivos consideran que actualmente trabajar por cuenta propia les proporcionará un mayor equilibrio entre trabajo y vida personal, así como un mayor potencial de ingresos. La apuesta en este país por el autónomo en estos puestos es decidida.

Alto cargo en una empresa

En los últimos cinco años, en el Reino Unido se ha producido un incremento del 47% en el número de directivos y altos cargos del mundo empresarial que han decidido trabajar como autónomos, según un estudio de la Asesoría de Servicios Profesionales Procorre.

El informe se ha basado en cifras sobre trabajadores por cuenta propia recogidas en la ONS (Oficina Nacional de Estadística del Reino Unido) junto a un análisis del empleo por niveles.

Los datos muestran que en la actualidad hay 739.000 trabajadores autónomos en puestos de alta dirección - mientras que el número era de 502.000 en 2009. La tasa de crecimiento es significativamente más alta que las cifras globales (+ 21%) y que el aumento experimentado en directores generales y gestores profesionales (+ 32%).

La responsable de personal de Procorre, Lisa Mangan, declara que este incremento se debe a una combinación de factores. Por un lado, los directivos persiguen mejorar el equilibrio trabajo/vida personal y también desean aumentar su potencial de ingresos.

"Muchos profesionales de la alta dirección creen que es un buen momento para impulsar sus trayectorias profesionales trabajando como autónomos", dijo. "Y, al mismo tiempo, aprovechar la libertad que les proporciona el trabajo por cuenta propia para elegir aquellos puestos que les son de mayor interés y más gratificantes económicamente".

Mangan añadió que esto permite unas mejores condiciones para que las empresas se hagan con personal directivo dotado de unas habilidades determinadas y requeridas por cada negocio para un período a corto plazo.

"Este enfoque también facilita que el trabajador independiente pueda centrarse en su área de conocimiento y maximizar la cantidad de tiempo dedicado a las funciones que mejor sabe desempeñar, en lugar de tener que hacer frente a las distracciones de la gestión diaria o de la política empresarial", añadió.

Este artículo es una adaptación del texto original publicado por Hywel Roberts en HRMagazine.