Mantiene sus objetivos a corto y largo plazo

Bankia dice que las tarjetas 'B' no dañan la actividad comercial

El consejero delegado de Bankia, José Sevilla, durante la rueda de prensa en la que anunció hoy que el grupo BFA-Bankia obtuvo un beneficio de 894 millones hasta septiembre, un 77,7% más.
El consejero delegado de Bankia, José Sevilla, durante la rueda de prensa en la que anunció hoy que el grupo BFA-Bankia obtuvo un beneficio de 894 millones hasta septiembre, un 77,7% más. EFE

El consejero delegado de Bankia, José Sevilla, ha asegurado hoy que el asunto de las tarjetas “opacas” de Caja Madrid no está afectando a la actividad comercial de la entidad, que mantiene sus objetivos a corto y largo plazo.

“No nos va a cambiar ni a mejor ni a peor”, ha dicho Sevilla, que aunque ha reconocido que la situación ha provocado “ruido”, no ha afectado a la actividad comercial del grupo, aunque sí ha tenido impacto en la imagen del conjunto del sector financiero español.

Sevilla se ha expresado así durante la rueda de prensa para presentar los resultados de Bankia correspondientes al tercer trimestre del año, y en relación a las tarjetas “opacas” de Caja Madrid, con las que 86 ex miembros de la cúpula de la entidad gastaron 15,25 millones entre 1999 y 2012.

Preguntado por este escándalo, Sevilla ha explicado que hay distinguir entre las entidades del pasado y las de ahora, y explicar que estas acciones, que no han sido generalizadas, corresponden a tiempos pasados que fueron corregidos hace tiempo, y “que no se deben volver a repetir”.

“Hay que hacer un esfuerzo por atender cada vez mejor a la sociedad, y esa es la mejor forma para contrarrestar cualquier mala imagen en el sector”, ha asegurado Sevilla, que preguntado acerca de cómo puede afectar este escándalo a la venta de la entidad nacionalizada, ha manifestado que si no lo está teniendo en la actividad del grupo, mucho menos en los inversores.

“La decisión -de la venta- es del FROB y dependerá del entorno de los mercados”, ha indicado el consejero delegado de Bankia, que ha confirmado que directivos de Bankia que utilizaron estas tarjetas, entre ellos, su expresidente Rodrigo Rato, ya han devuelto el dinero.

Al respecto, ha explicado que el propio FROB, el Fondo de Reestructuración Bancaria, ha abierto una cuenta para aquellos exdirectivos que quieran devolver el dinero.

Sevilla, que no ha querido hacer una valoración ética sobre la utilización de estas tarjetas, ha recordado que una vez Bankia fue nacionalizada, y se cambio su equipo gestor, en mayo de 2012, las primeras medidas que tomaron fue un cambio corporativo, y la reforma de consejos.

Así, esta práctica dejó de realizarse, ha insistido Sevilla, que respecto a nuevas informaciones que aparecen en los medios respecto a nuevas pérdidas por posibles irregularidades pasadas, ha dicho que en Bankia “no queda ningún agujero por venir”.

Y es que la entidad, una vez que pidió ayuda, ya incorporó la totalidad de las pérdidas esperadas, ha dicho Sevilla, que preguntado la causa por la que Bankia tardó tanto en identificar el escándalo de las tarjetas, ha dicho que es “muy complicado buscar algo que no se sabe que existe”.

Bankia ha identificado unas veinte operaciones que podrían acarrear pérdidas de cientos de millones de euros, y que ya han sido trasladas a las instituciones correspondientes, ha concluido.