La pérdida de peso de la organización, principal queja de los críticos

Varias patronales preparan una alternativa a Rosell en la CEOE

El jefe de los patronos aún no ha confirmado que vaya a presentarse a la reelección

Sectores como el metal, la construcción o las tecnológicas están detrás de la candidatura que se ultima

La presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, durante la reunión que mantuvo ayer en Toledo con el presidente de la CEOE, Juan Rosell. EFEIsmael Herrero
La presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, durante la reunión que mantuvo ayer en Toledo con el presidente de la CEOE, Juan Rosell. EFE/Ismael Herrero EFE

El descontento con la gestión de Juan Rosell al frente de CEOE se ha convertido en “mucha indignación y bastante generalizada”, según asegura un directivo patronal. El hecho de que el presidente de la patronal madrileña (CEIM), Arturo Fernández, se haya visto plenamente salpicado por el escándalo de las tarjetas B de Bankia, solo ha sido la gota que ha colmado el vaso, explican estas fuentes.

Es más, en el seno de la CEOE las críticas a la gestión de Rosell van por otros derroteros y vienen de lejos. El principal reproche que le hacen distintas fuentes de la organización es la pérdida de influencia institucional. “La CEOE ya no está, no está en ningún sitio”, se quejaba esta semana otro dirigente empresarial. La mayoría lo atribuye a la “sumisión prácticamente total que mantiene Rosell a las tesis de la ministra Báñez y del ministro Montoro”, subrayan otras fuentes.

La aparición del Consejo Empresarial para la Competitividad en febrero de 2011, nada más llegar Rosell al cargo, ya empezó poniendo en evidencia la poca confianza de las grandes empresas españolas incluidas en ese organismo, respecto al papel de lobby empresarial que iba a tener la CEOE con Rosell al frente. A esto se ha unido el claro enfriamiento del diálogo social con el Gobierno en los últimos años, lo que también ha restado peso institucional a la patronal.

Esa supuesta “tibieza” y falta de posicionamiento claro de Rosell ante el proceso soberanista catalán también ha levantado ampollas en CEOE en los últimos tiempos. Otro de los reproches más repetidos hacia Rosell es la forma en la que gestionó la reforma del sistema de formación, que ha restado fondos a las organizaciones. Y, como remate, la transformación de las mutuas, que no ha logrado el poder que demandaban desde la patronal.

Todo esto ha llevado a conformar un fuerte círculo crítico hacia Rosell en el que están presentes representantes de importantes asociaciones sectoriales como la patronal del metal (Confemetal) o de la construcción (CNC); y territoriales como la andaluza, la valenciana, la vasca, la gallega, la castellano-manchega y la aragonesa. Ni siquiera la poderosa catalana, muy dividida internamente, está claro a día de hoy que votara a Rosell. Las empresas tecnológicas o las turísticas y la gran distribución son otras que tampoco se encuentran cómodas con la gestión que ha llevado a cabo el actual presidente de la CEOE.

Una importante mayoría de estas organizaciones, entre otras, estarían buscando la posibilidad de encontrar un candidato de unidad dispuesto a enfrentarse a Rosell, quien, de momento, tampoco ha oficializado su candidatura a la reelección. Los estatutos de CEOE permiten que se presenten candidatos a la presidencia hasta siete días antes de la celebración de las elecciones. Por ello, aún podría saltar la sorpresa y que hubiera incluso más de dos candidatos. Es más, hay quien en CEOE asegura que podría haber dos candidatos “y ninguno de ellos dos sería Rosell, porque si sabe que no tiene garantizada la victoria, igual decide no presentarse al final”. Desde el entorno de Rosell “no hay constancia” de que se esté fraguando un candidato que vaya a disputarle la presidencia.

Maniobras en busca de los apoyos necesarios

La del miércoles fue una de las Juntas Directivas de CEOE más duras que se recuerdan desde que Juan Rosell asumió la presidencia de la gran patronal. En el orden del día estaba el caso de las tarjetas B de Bankia que ha propiciado finalmente la extraña marcha de Arturo Fernández de CEIM y de la propia CEOE. Muchos miembros de la junta mostraron su reprobación por cómo se ha llevado este asunto, tal y como ya ocurrió con el caso Díaz Ferrán y otros episodios de presunta corrupción que han acabado minando la imagen del empresariado español.

Y aunque Rosell aún no se ha pronunciado sobre si se presentará o no a la reelección, lo cierto es que ayer protagonizó una acción que hizo sospechar a algunos miembros de la junta que ha comenzado ya la carrera por ganar apoyos de cara a las elecciones de diciembre.

Así, elevó de 10 a 25 el número de vocales en la Asamblea de dos patronales, CECA y AEB (con actividades contractivas en la crisis), que a priori estarían del lado del actual jefe de los patronos. Entretanto, Rosell volvió ayer a comparecer ante los medios después de participar en varios actos institucionales y empresariales. Dio por zanjada la polémica con Arturo Fernández: “ha quedado bastante claro, es bastante definitivo” y está “solucionado”.

Dicho esto, Rosell, que participó ayer en el XV Congreso Nacional de Empresarios del Transporte y se reunió con Dolores de Cospedal en Toledo, retomó los asuntos en materia laboral al abogar por el despido libre, siempre y cuando “haya necesidad de reestructuración” en una empresa. Aunque añadió, “tiene que regularse bien” y contar con una legislación “clara y concreta; muy fácil de interpretar y que no obstaculice el funcionamiento de las empresas”.

La clave madrileña

En las elecciones de CEOE sus organizaciones tienen un número de votos asignado en función de su peso en el pago de las cuotas y número de asociados. Pero los votos de cada representante son individuales. De ahí la importancia de que los votantes se sometan a la disciplina de su organización. Hace cuatro años la treintena de votos de CEIM fueron claves para que Rosell ganara. Ahora, la resistencia de Arturo Fernández a irse de CEIM se ha atribuido a su interés en volver a elegir representantes que voten a Rosell.