La patronal celebrará sus elecciones el 17 de diciembre

CEIM busca un sustituto de Fernández para la vicepresidencia de CEOE

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro (c), flaqueado por el presidente de la CEOE, Juan Rosell (izquierda), y el secretario general de la CEOE, José María Lacasa (derecha), durante la Junta ordinaria de este organismo celebrada hoy.
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro (c), flaqueado por el presidente de la CEOE, Juan Rosell (izquierda), y el secretario general de la CEOE, José María Lacasa (derecha), durante la Junta ordinaria de este organismo celebrada hoy. EFE

No es la primera vez que el presidente de la patronal madrileña (CEIM) Arturo Fernández, amaga con dejar el cargo salpicado por un escándalo. En febrero de 2013, el líder de los empresarios de Madrid fue acusado por varios de sus trabajadores del grupo de restauración Arturo Cantoblanco de hacer pagos en negro. El caso llegó a la Fiscalía y a la Inspección de Trabajo que finalmente saldó el caso meses después con una multa al empresario.

Ya entonces pidió un “periodo de reflexión” a CEIM y a la patronal CEOE –de la que ya era vicepresidente primero– antes de “tomar una decisión sobre su futuro”. Muchos interpretaron que podía dimitir o, al menos, no presentarse a la reelección en las elecciones de CEIM que se iban a celebrar un año después. Finalmente, ni lo uno ni lo otro. Arturo Fernández dejó pasar el temporal y en marzo pasado volvió a ganar las elecciones en CEIM.

Ahora, tras verse implicado en el escándalo de tarjetas B de Bankia, Fernández anunció esta mañana a la Junta Directiva de la patronal CEOE que ha puesto su cargo como vicepresidente primero de esta organización a disposición del líder de los empresarios, Juan Rosell. Acto seguido, habló de su “cese voluntario”, se despidió públicamente de los miembros de este organismo y les anunció que CEIM buscará próximamente un sustituto para dicho puesto.

Esta fue la confusa fórmula elegida por Arturo Fernández para escenificar su marcha de CEOE que, sin embargo, sigue sin tener fecha. Por este motivo, muchos de los asistentes a la Junta Directiva no se atrevían a hablar claro de dimisión.

Rosell y Gay de Montellà defendieron al líder patronal madrileño

La intervención de Fernández en la Junta Directiva de la CEOE se produjo en medio de un clima de “una importante tensión” e “indignación generalizada” de muchos de los miembros de la cúpula directiva de la patronal española, por la implicación del empresario madrileño en el escándalo de las tarjetas B , según fuentes asistentes a la reunión.

Tras anunciar su marcha, se produjeron “cuatro tímidos aplausos apenas perceptibles”. Seguidamente hubo dos encendidas defensas del presidente de CEIM a cargo del líder de CEOE, Juan Rosell, “íntimo amigo” de Fernández, según ambos; y del presidente de Fomento del Trabajo, Joaquim Gay de Montellà, quien llegó a decir que el empresario madrileño estaba siendo injustamente tratado por los medios de comunicación.

Si bien, fueron más numerosas las críticas por la implicación de Arturo Fernández, de quien ha llegado a reprochar “que no tiene vergüenza”, según asistentes al encuentro.

Otras fuentes han señalado que, tras producirse el anuncio y las intervenciones, varios miembros de la Junta de CEOE conminaron a Arturo Fernández a abandonar la sala donde se celebraba la reunión antes de que entrara en ella el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, quien acudió a la sede madrileña de la patronal para explicar a los empresarios los Presupuestos Generales de 2015. Y así lo hizo. Fernández se marchó de la sala antes de que entrara Montoro, según indican fuentes conocedoras de la situación.

En cualquier caso, todo apunta a que Fernández dejará su cargo en CEOE antes que la presidencia de CEIM, de donde también dijo el martes que se iría antes del 31 de marzo como fecha tope.

El líder patronal madrileño quiere cerrar, antes de irse de CEIM, algunas cuestiones como el nuevo régimen interno y electoral de los estatutos y la finalización del código ético. Fuentes empresariales contrarias a Arturo Fernández le acusaban ayer de querer mantener su puesto al frente de la patronal madrileña, e incluso de cambiar los estatutos, para “dejar amarrados en favor de Juan Rosell los votos que corresponden a CEIM en las próximas elecciones a CEOE”. Es más, otras fuentes llegaron a dudar de que, “una vez pasado el temporal, Arturo Fernández, se vaya de CEIM”. De momento, él planea también seguir al frente de la Cámara de Comercio de Madrid hasta las elecciones de 2015.

Por otra parte, la Junta Directiva de CEOE ha aprobado hoy la celebración de sus próximas elecciones a la presidencia de la organización para el próximo 17 de diciembre. La patronal adelantará su próxima Junta Directiva --a la que previsiblemente ya no acudirá Fernández-- al próximo 5 de noviembre, para hacer la convocatoria oficial de asamblea electoral, que tiene que producirse como mínimo 45 días antes de los comicios.