José María Pozancos, director general de Fepex

“Las ayudas para compensar el veto ruso son insuficientes”

"El sector crecía hasta agosto. Las exportaciones superarán los 11.000 millones”

“Vendemos a Rusia por valor de 225 millones. Y, de forma indirecta, 675 millones”

“Las ayudas para compensar el veto ruso son insuficientes”

El director general de la Federación Española de Asociaciones de Productores Exportadores de Frutas, Hortalizas, Flores y Plantas Vivas (Fepex) se muestra optimista en cuanto a la evolución de la industria a la que representa, pero no oculta su temor a que el veto a las importaciones europeas decretado por Rusia perjudique el buen funcionamiento del sector. José María Pozancos asume con resignación que en esta “crisis política” al comercio no le queda otra que esperar al fin del pulso que mantienen Bruselas y Moscú.

¿Qué valoración hace del sector a día de hoy?

“En España también cuidamos la dieta”

¿Se podría decir que a los españoles les gusta consumir muchas frutas y hortalizas?

Los datos apuntan a una ligera caída del consumo después de haber seguido una tendencia alcista en los últimos años [entre enero y julio se contrajo un 1,7%]. Yo no comparto esas conclusiones, porque ha coincidido con un cambio en la metodología que sigue el ministerio para elaborar las estadísticas de análisis del consumo. Creo que los españoles son cada vez más conscientes de que las frutas y hortalizas constituyen el elemento más sano de su dieta y que ese nivel creciente de educación alimentaria está provocando un consumo más adecuado. Pasa lo mismo en otros países de nuestro entorno.

¿El hecho de que la gente cada vez pase más horas fuera de casa juega a su favor o en su contra?

Fuera del hogar cada vez se consume más fruta a modo de tentempié. Los nuevos formatos en los que se están vendiendo las frutas y hortalizas favorecen además ese tipo de consumo.

¿Cuáles son los top ventas dentro y fuera del país?

España exporta de todo. En hortalizas, la primera con diferencia es el tomate, con casi un millón de toneladas. Le sigue la lechuga, con medio millón. Luego viene el pimiento, el pepino, la familia de las coles y los calabacines. En cuanto a las frutas, la situación es incluso mejor. Los cítricos son los más vendidos en el extranjero. Luego vienen las frutas de hueso (melocotón, nectarina, albaricoque, cereza, etcétera) y las berries (frambuesa, mora, arándano). Melón y sandía también. En España el consumo está dominado por estos mismos productos, a los que habría que añadir la cebolla.

Hasta el primer semestre de este año, la situación en términos generales iba bastante bien. El sector mantenía un ritmo de crecimiento sostenido desde que se inició la crisis. Pero desde agosto, a la espera de datos oficiales, reina la preocupación. Desde que se aplicó el veto ruso se ha observado un cierto deterioro en las exportaciones de algunos productos.

¿Cómo esperan cerrar el año?

Creo que al final de este ejercicio se podrán mejorar ligeramente los resultados de 2013, sobre todo en volumen. Veo factible que superemos los 12 millones de toneladas de facturación de la campaña pasada. Puede que lleguemos a los 13 millones. En cuanto al valor, si el impacto del veto ruso no es tan grave como se podría pensar, superaremos los 11.000 millones de euros de valor de exportación.

¿Mantienen contactos con la Comisión para ver cuándo se levantará la prohibición de exportar a Rusia?

Las perspectivas de levantamiento del veto dependen de las negociaciones diplomáticas. No hay que olvidar que se trata de una crisis política frente a la que se han adoptado medidas que afectan muy seriamente a la situación de los mercados comunitarios. Que se resuelva o no la crisis ya no depende de nosotros. Las primeras reuniones del mes de agosto, cuando Moscú impuso el veto, fueron al más alto nivel. El compromiso del nuevo comisario [de Agricultura, Phil Hogan] es que va a seguir la evolución del mercado y que en función de su comportamiento se adoptarán unas medidas u otras. Esperemos que no se quede en declaraciones políticas.

¿Qué opinan de la medida en sí?

Rusia es el primer mercado fuera de la UE para frutas y hortalizas. No solo para España, sino para toda Europa: absorbe aproximadamente 2,5 millones de toneladas anuales. Dicho esto, creemos que las medidas excepcionales que ha adoptado la Comisión para retirar del mercado los excedentes de producción derivados del cierre del mercado ruso son manifiestamente insuficientes. Tanto en los volúmenes que se han fijado como en la lista de productos que se han incluido, porque hay algunos que se exportan mucho a ese país y que no figuran en el programa, por lo que no se podrán beneficiar de ninguna contrapartida [la Comisión fijó en septiembre ayudas por valor de 125 millones de euros a repartir en base a cuotas y contingentes por países].

¿Han calculado cuánto le puede costar a España el veto?

El valor de la exportación directa a Rusia está en torno a los 225 millones de euros anuales. La estimación que se hace por las exportaciones indirectas supone un multiplicador de entre 2,5 y 3, es decir, 675 millones a lo sumo. Este cálculo tiene en cuenta casos como el de Lituania, uno de los países que más vende a Rusia y que se surte a su vez de España. En cualquier caso, si los excedentes se pueden retirar y mantener el equilibrio del mercado, no habría por qué incurrir en unas pérdidas cuantiosas.