La banca española solicitará menos del tope disponible

Primera gran cita de la liquidez a cambio de crédito: ¿cuánto pedirá España?

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi
El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi EFE

La primera gran cita con las últimas medidas extraordinarias anunciadas por Mario Draghi llega mañana. El BCE anunciará el volumen de peticiones realizado por la banca de la eurozona para la nueva línea de liquidez a cuatro años, condicionada esta vez a la concesión de crédito y conocida por las siglas de TLTRO. Es la última fórmula ideada por Fráncfort para intentar reactivar la financiación a particulares y a empresas, prácticamente congelada en la periferia europea y vital para consolidar el crecimiento económico.

Esta vez Draghi quiere asegurarse de que la nueva megainyección de liquidez se destinará a conceder financiación, y no a la compra de activos con los que obtener margen de negocio, como sucedió con el carry trade de las subastas de hace ya casi tres años. En esta ocasión, la cuantía que se podrá solicitar al BCE sí tendrá límites.

Las entidades podrán pedir hasta el equivalente al 7% de una cartera de préstamos al sector privado no financiero de la zona euro, excluyendo las hipotecas. Y con la condición de que los bancos que a 30 de abril de 2014 hayan elevado el crédito en términos netos, deberán mantener esa tendencia positiva, sin necesidad de acentuarla, y aquellos en los que el saldo de crédito concedido en el último año muestre un descenso –rasgo común en la banca española– deberán reducir ese retroceso hasta estabilizarlo. Unos requisitos que el sector reconoce como no excesivamente duros pero que, en caso de incumplirse, implicarán la devolución anticipada de lo prestado por el BCE no en los cuatro años previstos sino en dos. Tal penalización tampoco es excesiva teniendo en cuenta los actuales niveles de liquidez del sector y sobre todo, el reducido precio al que el BCE va a prestar dinero a la banca, a un interés del 0,15%, diez puntos básicos sobre los tipos actuales de referencia.

El BCE prevé poner a disposición de la banca un volumen de liquidez total por hasta un billón de euros en subastas TLTRO que se podrían prolongar hasta 2016. Las entidades deberán hacer hoy sus peticiones para la primera de ellas y las estimaciones apuntan a que será la banca de la periferia la que haga un mayor uso de esta vía de financiación. El sector se prepara por tanto para aprovechar la oportunidad de financiación, sin que aún esté muy claro que vaya a cumplirse el objetivo avanzado por Draghi de reactivar el crédito.

Las solicitudes de liquidez de la TLTRO de septiembre podrían alcanzar un total de 114.000 millones de euros, que se elevarían a 154.000 millones en la subasta de diciembre, según estimaciones de Barclays. La firma añade que la liquidez neta que entraría al sistema en septiembre sería de 70.000 millones de euros, puesto que hay que tener en cuenta las devoluciones aún pendientes de la liquidez concedida por el BCE hace ya casi tres años y que el sector no ha entregado aún en su totalidad.

Goldman Sachs explica que, del más del billón de euros de liquidez a tres años que prestó el BCE a la banca en diciembre de 2011 y febrero de 2012, el sector aún debe devolver 410.000 millones de euros, de los que 159.000 millones corresponden a la banca italiana y otros 134.000 millones a la banca española. La firma estadounidense calcula que los bancos pedirán en las TLTRO de septiembre y diciembre entre 200.000 y 260.000 millones de euros, partiendo de que la banca de la periferia hará uso del 90% del límite de financiación disponible, frente al 50% que emplearán los bancos de los países core. Y contando con las subastas adicionales que se realizarán en 2015 y 2016, el volumen total de TLTRO podría oscilar entre los 720.000 y 870.000 millones de euros.

Peticiones de la banca española
El ministro de Economía, Luis de Guindos, avanzó que las peticiones de liquidez TLTRO de la banca española rondarían los 30.000 millones de euros, por debajo de los alrededor de 50.000 millones de tope disponible que corresponde al sector de acuerdo con el tamaño de su cartera crediticia. Fuentes financieras reconocen que en muchos casos no se apurará el límite disponible puesto que las entidades asumen que su volumen de crédito va a seguir menguando en el próximo año y quizá en 2016, lo que implicaría asumir la penalización de devolver lo prestado por el BCE antes de tiempo. Además, el excedente de liquidez ahora tiene un coste, puesto que Fráncfort obliga a los bancos a pagar el 0,2% por la facilidad de depósito.

“La TLTRO de septiembre podría ser un poco decepcionante”, advierten en el área de mercado de capitales de un banco. El BCE bajó los tipos a principios de mes para hacer más atractivo el coste de estas subastas y no alimentar la expectativa de un recorte posterior que incentivara a la banca a pedir liquidez en septiembre y no en diciembre. Pero las subastas semanales del BCE son a los tipos de referencia –al 0,05%, 10 puntos básicos menos–, con lo que el sector bien podría aprovechar ese mínimo margen y reservarse para diciembre.

Cuánto pedirá la banca española

Banco Santander
La entidad ya avanzó que puede solicitar hasta un total de 9.000 millones en las subastas TLTRO. Según BofA Merrill Lynch, pedirá mañana 3.600 millones y otros 5.400 en diciembre. Goldman considera en cambio que podría no apurar ese tope.

BBVA
Puede llegar a pedir financiación por hasta 5.600 millones de euros. BofA prevé que su petición de septiembre, de 2.200 millones, sea inferior a la que realice en la subasta de diciembre.

CaixaBank
De acuerdo con su cartera de crédito, puede solicitar hasta 7.000 millones de liquidez al BCE condicionada a la concesión de crédito. Goldman Sachs estima que apurará el 100% de esa línea de financiación.

Bankia
Le corresponde financiación en las dos próximas megasubastas del BCE por hasta 2.700 millones de euros. Los expertos prevén que aproveche al máximo la oportunidad de financiarse al 0,15%. Pediría 1.100 millones en septiembre y otros 1.600 millones en diciembre.

Sabadell
La línea de crédito TLTRO a la que tiene acceso es de un total de 5.000 millones, si bien podría solicitar una cantidad ligeramente inferior. BofA Merrill Lynch prevé que reserve todas sus peticiones para la subasta de diciembre.

Popular
Sería otro de los bancos que no apure al cien por cien el máximo disponible de liquidez, por hasta 6.000 millones de euros, según prevé Goldman Sachs. Podría solicitar unos 5.400 millones.

Bankinter
Su menor cartera de crédito determina una financiación disponible de 1.500 millones, que aprovecharía en su mayor parte en la subasta de diciembre.