Reunión informal de ministros en Milán

El Econfin busca fórmulas para incentivar las inversiones públicas y privadas

El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, hace declaracione a su llegada a la reunión del ECOFIN que se celebra hoy en Milán.
El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, hace declaracione a su llegada a la reunión del ECOFIN que se celebra hoy en Milán. EFE

Los ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea (Ecofin) han insistido hoy en la necesidad de encontrar fórmulas para fomentar la inversión privada a través de la pública y de una serie de reformas.

“Los recursos para la inversión en Europa vienen principalmente del sector privado”, mientras que “los recursos públicos serán fundamentales para hacer palanca” e impulsar la por el momento baja inversión privada, ha dicho el ministro italiano de Finanza, Pier Carlo Padoan, a su llegada al Ecofin informal que se celebra en Milán. “Estamos pensando en medidas para facilitar la inversión, con una simplificación normativa, posibles incentivos o un mejor uso de los recursos públicos”, añadió.

El ministro italiano ha puntualizado que las inversiones públicas son “importantes, pero no son lo único por lo que tenemos que preocuparnos. Quiero recalcar que le corresponde a los gobiernos fomentar la inversión privada”, ha afirmado. Italia, que ostenta este semestre la presidencia rotatoria de la Unión Europea (UE), ha presentado a sus colegas un documento -al que tuvo acceso Efe- para centrar las discusiones en el Ecofin.

Este documento servirá de guía en la discusión que inicarán hoy los ministros de Economía de la UE sobre cómo debe diseñarse el plan europeo de inversiones prometido por el presidente designado de la Comisión, Jean-Claude Juncker, para reactivar la economía europea. Juncker ha propuesto que el plan esté dotado con 300.000 millones de euros, que combine fondos públicos y privados, y que se dedique a financiar infraestructuras, I+D, energía y medidas de reindustrialización.

El plan de inversiones es una de las medidas con las que los 28 quieren combatir el estancamiento de la economía europea y el riesgo de deflación, junto con las reformas estructurales y el estímulo monetario de Banco Central Europeo (BCE). El Eurogrupo volvió a descartar de nuevo este viernes relajar la disciplina fiscal, tal y como reclaman Italia y Francia.

Sin embargo, los ministros discrepan sobre el volumen que debe tener este plan y sobre el peso relativo de la iniciativa pública y la privada. El ministro de Finanzas polaco, Mateusz Szczurek, ha vuelto a reclamar este sábado aumentar la dotación del plan hasta alcanzar los 700.000 millones de euros. “Apoyamos todas las iniciativas para impulsar el crecimiento, incluida la reciente propuesta franco-alemana, pero no son suficientes”, ha dicho Szczurek.

“Se necesitan inversiones privadas pero también inversiones públicas. El coste real de financiación del nuevo fondo sería sólo del 0,05% del PIB”, ha sostenido el ministro polaco.

También el ministro francés, Michel Sapin, ha insistido en la importancia de la inversión pública, y ha negado que haya diferencias entre Francia y Alemania sobre esta cuestión. “No hay posiciones distintas de Francia y Alemania, hay una posición única a favor de la inversión, de la inversión privada, pero también de una orientación gracias al apoyo público”, ha dicho Sapin.

“La inversión no es una varita mágica. La inversión es lo que falta en Europa. Estamos muy por debajo del nivel de inversión que conocíamos antes de la crisis y hay que recuperar esa inversión”, ha insistido Sapin. “Contraponemos todo el tiempo la inversión pública a la privada, no hay que contraponerlas, la que falta fundamentalmente es la privada y hace falta, por tanto, tomar medidas, también con respaldo público, para desarrollar la inversión privada”, añadió el minsitro galo.

En contraste, el ministro holandés y presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, ha puesto el acento en la necesidad de priorizar la inversión privada. “La mayoría del crecimiento en Europa todavía viene de la inversión privada y, en primer lugar, debemos mirar cómo generar más inversiones privadas abriendo los mercados, haciendo que los Gobiernos trabajen mejor y permitiendo que las empresas inviertan en Europa”, ha dicho Dijsselbloem.

“Los países que tienen espacio fiscal deben considerar cuál es la mejor inversión en su país. A veces es infraestructuras, a veces I+D y educación. Tendrá que haber una combinación de inversiones públicas y privadas”, ha insistido el presidente del Eurogrupo.

El dilema de la deuda

Preguntado por cómo se puede fomentar la inversión sin que la deuda pública aumente, el comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Jyrki Katainen, se mostró convencido de que “todos los países pueden priorizar sus inversiones públicas”.

“Sería muy bueno que los países priorizaran la investigación, el I+D. Si se utiliza el dinero de manera sabia, se crea futuro. La cultura del I+D ha creado mucho bienestar” aseguró.

“Aquellos países que tienen margen fiscal, tienen que considerar cuáles son las mejores inversiones para ellos; a veces son infraestructuras, a veces es I+D, o educación, pero tiene que ser una combinación de inversiones públicas y privadas”, coincidió el ministro holandés de Finanzas, Jeroen Dijsselbloem.

El también presidente del Eurogrupo apuntó que “buena parte del crecimiento en Europa sigue viniendo de la inversión privada, así que lo primero que tenemos que hacer es ver cómo generamos más inversiones privadas: abriendo mercados, haciendo que la gobernanza funcione mejor, y permitiendo a los negocios que inviertan en Europa”.

Dijsselbloem no concretó una cifra sobre el total de inversiones privadas necesarias, y concluyó que sería deseable lograr “las más posibles”.

El presidente electo de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, anunció que promovería un paquete de inversiones europeas de 300.000 millones de euros, pero aún no se han concretado los detalles del mismo.