Breakingviews

La desigualdad sigue acechando

Tanto el empleo como la política son culpables de que la desigualdad continúe en Estados Unidos. El lento aumento del empleo y los estáticos salarios no son un buen augurio para los bolsillos de la gente común. Una encuesta trienal de la Reserva Federal muestra que los ingresos medios se redujeron durante 2013, mientras que los ricos se hicieron más ricos.

A pesar de que la tasa de desempleo marcó un 6,1%, el informe de nóminas sobre agosto arrojó una creación de empleo inesperadamente débil tras varios meses de lecturas más fuertes. Los datos sobre sueldos del informe mostraron que los ingresos por hora suben solo un modesto 2,1% con respecto a un año antes. Aunque los aspectos del mercado de trabajo se están ajustando, es algo lento.

Mientras tanto, la encuesta de la Fed sobre las Finanzas del Consumidor referente al período comprendido entre 2010 y 2013, publicada el jueves, mostró que los ingresos de una familia media cayeron un 5% en términos reales en esos años, aunque los ingresos de los que más ganan se incrementaron en un 10%.

Las pobres opciones fiscales y monetarias se encuentran entre los factores que se unen al lento crecimiento económico. La política de tipos bajos de la Reserva Federal ha aumentado la desigualdad, en términos generales, al penalizar el ahorro en efectivo y premiar el apalancamiento. Según la encuesta del banco central, el patrimonio neto medio disminuyó un 2% entre 2010 y 2013 pese al aumento de los precios de la vivienda y las acciones. Los títulos de los inversores ricos se dispararon con el mercado, pero el efectivo y otras inversiones que suelen estar en manos de los menos ricos no generaron beneficios.

Los aumentos de impuestos sobre las nóminas en 2013 y de los costes sanitarios son también vientos en contra para la clase media. Puede que el movimiento Occupy Wall Street en un ala política y los manifestantes del Tea Party en la otra estén en desacuerdo sobre las soluciones, pero ambos pueden afirman que están en lo cierto al creer que la configuración económica actual de Estados Unidos no funciona para el Joe común.