El nuevo panorama económico

Solo Reino Unido y EE UU crecen con fuerza en en la OCDE

El secretario general de la OCDE, Angel Gurría.
El secretario general de la OCDE, Angel Gurría.

La estadística hecha pública por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE) muestra que este indicador creció un 0,4% en tasa intertrimestral. Pese a que se trata de una mejora respecto al 0,2% logrado entre enero y marzo, ambos registros son sensiblemente inferiores a los alcanzados en los cuatro trimestres de 2013 (0,5%, 0,5%, 0,6% y 0,7%) y muestran el profundo deterioro sufrido por los países desarrollados.

De esa tendencia hacia la recesión tan solo se salvan por ahora EEUU, con un avance del 1% intertrimestral entre abril y junio, y Reino Unido, con un incremento del 0,8%. Además de estos dos, el resto de los cinco mayores países desarrollados muestra un panoram desalentador:Canadá y Francia dan síntomas de estancamiento, mientras que el PIB de Alemania, Italia y Japón registró caídas en ese período.

Especialmente significativo fue el retroceso de Japón (-1,7% intertrimestral), que este organismo internacional lo achaca al adelanto masivo de compras que realizaron los japoneses ante la subida del IVA, que entró en vigor el 1 de abril. En el primer trimestre, el PIB japonés repuntó con fuerza hasta crecer un 1,5% respecto al trimestre anterior frente al 0,2% de media en la OCDE. El tipo que grava el consumo de bienes y servicios en Japón pasó del 5% al 8% en abril y volverá incrementarse en octubre de 2015, en el que el gravamen llegará al 10%.

Las últimas previsiones de los organismos internacionales apuntan a que ese crecimiento a dos velocidades se mantendrá, al menos, este año. El Fondo Monetario Internacional auguraba que el crecimiento de los países desarrollados pasaría de un 1,8% este año a un 2,4% en 2015 con un patrón de crecimiento diferente al de 2014: EE UU seguiría liderando el crecimiento mundial, con un incremento del PIB del 3%, Reino Unido perdería fuelle, con un 2,2%, y los grandes países de la zona euro, en especial España, mejorarían respecto a 2014.