Repsol lanza una web para divulgar su proyecto en Canarias

Javier Moro: “Industria y turismo son compatibles en Canarias”

El responsable de los sondeos en la costa canaria responde a los detractores

El buque Rowan Renaissance será el encargado de la investigación.
El buque Rowan Renaissance será el encargado de la investigación.

Una entrevista a Javier Moro, responsable de las exploraciones de Repsol en Canarias, encabeza la página web que la petrolera ha subido a la red para explicar las bondades del que denomina proyecto de investigación. La seguridad y los beneficios económicos para las islas, copan la argumentación del directivo en los tres minutos de intervención.

Moro pretende tranquilizar a aquellos que tienen dudas o critican la exploración aguas adentro. “La actividad industrial es compatible con la hostelera y turística de la zona”, defiende en referencia al temor de algunos por la repercusión en el principal motor económico de las islas.

Javier Moro, responsable de las prospecciones.
Javier Moro, responsable de las prospecciones.

El representante de la petrolera, así como la propia página web, se dirige especialmente a los canarios: “Es muy importante que estén convencidos que esta fase de investigación no va a dañar el paraíso de Canarias”.

Se trata un nuevo esfuerzo para convencer de la seguridad y las bondades que, según la compañía, arrastra la iniciativa, frente a la polémica levantada desde el comienzo. Es una web divulgativa que responde los interrogantes que han ido aflorando sobre los trabajos de Repsol en la zona.

El portal explica los sondeos, que comenzarán en el cuarto trimestre a poco más de 50 kilómetros de las costas de Lanzarote y Fuerteventura, de forma visual y con un lenguaje claro.

“¿Por qué Canarias?” se pregunta la web para, a continuación, argumentar que la franja del Atlántico que va desde la costa marroquí a la canadiense es un lugar de importantes yacimientos de hidrocarburos. Repsol incide en que se trata de una “hipótesis contrastada” que frente a ambas islas se encontrarían estos hallazgos.

“Canarias será la principal beneficiaria de sus recursos naturales, no solamente por la creación de un nuevo polo industrial sino por todas las oportunidades de trabajo que se crearían”, afirma Moro. Está prevista, entre otras acciones, la construcción de un centro logístico en Las Palmas de Gran Canaria que crearía entre 3.000 y 5.000 nuevos empleos si la exploración cristaliza en el hallazgo de petróleo.

En este sentido, defiende Repsol desde su web, el éxito del proyecto ayudaría a reducir un 10% las importaciones, aminorando la llamada dependencia energética española. Además, se recortaría, siempre según la versión oficial, el déficit en 30.000 millones de euros.

Otro de los apartados de la web explica las medidas de seguridad tomadas por Repsol. El riesgo de incidencias es “remoto o nulo” para las aguas canarias. Estas valoraciones vienen repitiéndose en los últimos meses y la publicación del BOE por la cual se aprobaba la exploración incluía 14 indicaciones para evitar al máximo los riesgos. Entre ellas estaba la obligación de firmar un seguro de responsabilidad civil de 40 millones de euros. “Seguimos el modelo del Mar del Norte en cuanto a protección medioambiental”, argumenta Moro en su defensa del respeto al entorno natural de las islas. “El modelo noruego es el espejo en el que todos nos queremos mirar”.

Finalmente, Repsol ofrece una sección de preguntas y respuestas sobre la exploración: “¿Cuál es la probabilidad de encontrar petróleo?”, “¿Qué se verá desde la costa?”, “¿Cómo se actuaría ante un derrame?”

La empresa cuenta que con esta iniciativa quiere “despejar cualquier duda presente y futura sobre él [el proyecto], porque nuestra voluntad es mantener un diálogo constante y fluido sobre el día a día de esta investigación”.

Frente a este intento por parte de la petrolera para dar a conocer las características de la investigación, Paulino Rivero, presidente de Canarias, anunció ayer que quiere adelantar la consulta a los canarios para conocer su postura sobre el proyecto. La opinión pública parece aún dividida.