Katara Hospitality es propietaria de 12 hoteles en Europa

Catar construye con chequera un imperio de cinco estrellas

El Hotel InterContinental Paris - Le Grand.
El Hotel InterContinental Paris - Le Grand.

Catar refuerza su peso dentro del mercado del lujo. Los diferentes fondos de inversión del país de Oriente Medio refuerzan año tras año su presencia en negocios como joyería, moda o grandes almacenes, así como en el mercado hotelero, donde se han convertido en uno de los grandes propietarios de establecimientos de gama alta en las principales ciudades del mundo.

La sociedad Constellation Hotels Holding Limited, con sede en Luxemburgo y controlada de forma indirecta por Qatar Holding, cerró ayer la compra del InterContinental Paris - Le Grand, uno de los hoteles más emblemáticos de la capital francesa, por 330 millones de euros en efectivo.

El establecimiento, inaugurado en 1862, está localizado junto a la Ópera de París y cuenta con 470 habitaciones. Según los términos del acuerdo, IGH continuará gestionando el establecimiento durante un tiempo mínimo de 30 años, prorrogable tres veces más en periodos de diez años, por lo que el contrato tendrá una duración de 60 años. El nuevo propietario se ha comprometido a invertir además 60 millones de euros en futuras renovaciones del establecimiento. A cambio, IHG abonará un alquiler anual de unos cuatro millones de euros.

El InterContinental Paris - Le Grand era uno de los establecimientos que la cadena hotelera mantenía en propiedad y que estaba a la venta. Según los datos de cierre de junio, el hotel tenía un valor en libros de unos 342 millones y generó unos ingresos de 118 millones en 2013.

La operación se conoce días después de que IHG presentara sus resultados del primer semestre, en el que ganó 239 millones de dólares, unos 178 millones de euros, un 30% menos que en el mismo periodo de 2013. En los últimos meses uno de los principales accionistas de la cadena hotelera, el fondo de inversión Marcato, que controla un 4%, ha solicitado en varias ocasiones a la compañía la venta de sus inmuebles en propiedad para obtener más liquidez e incluso ha sugerido una operación con alguna otra cadena.

La relación entre IHG y los diferentes fondos soberanos y sociedades de inversión catarís no es nueva. Desde marzo de 2013, la inversión de Catar, a través de sus distintos fondos y sociedades, en activos hoteleros asciende a más de 1.000 millones de euros. En mayo otro de los fondos de inversión soberanos de Catar, Katara Hospitality, cerró la compra del hotel InterContinental de Madrid. El fondo catarí abonó un importe cercano a 60 millones de euros al anterior propietario, el fondo de inversión catarí GSSG (Ghanim Bin Saad al Saad & Sons Group Holdings). Si bien, ninguna de las dos partes ha hecho público el importe abonado en la transacción.

El traspaso del hotel, del que InterContinental mantiene la gestión, se produjo dentro de una operación en la que el fondo de la familia real de Catar habría adquirido también otros cuatro hoteles gestionados por el grupo IHG en Europa, situados en Roma, Fráncfort, Ámsterdam y Cannes.

En 2013, la sociedad catarí cerró en diciembre la compra del 80% de otro de los hoteles emblemáticos de IHG, el InterContinental New York Barclay. La operación, por la que la cadena hotelera mantiene la propiedad del 80% del inmueble, tuvo un importe de 240 millones de dólares, unos 180 millones de euros.

Meses antes también había firmado la adquisición de otro de los inmuebles de IHG, en este caso en Reino Unido. El vehículo de inversión catarí cerró en marzo la compra del InterContinental London Park Lane, por el que abonó 301,5 millones de libras (380 millones de euros).

Junto a las últimas adquisiciones de inmuebles a IHG, Catar también ha alcanzado algunos acuerdos con otras hoteleras y fondos de inversión. Así, a principios de año el fondo de inversión de las Fuerzas Armadas de Catar (Qafip) compró el Renaissance Barcelona Hotel a Marriott por 78,5 millones. Además, en 2012 selló la adquisición de cuatro hoteles en Francia propiedad del fondo de inversión Starwood Capital, dos de ellos en París, uno en Niza y otro en Cannes por un importe de 800 millones de euros a través de Katara Hospitality, que pasaron a ser operados más tarde por Hyatt.

Katara Hospitality es propietaria de 12 hoteles en Europa, cinco de ellos gestionados por InterContinental, mientras que tiene acuerdos con grandes cadenas hoteleras como Ritz-Carlton, Sheraton, Marriott o Starwood Hotels, y además trabaja en la creación de su propia marca de hoteles de negocios, Merweb. A finales de junio, el consejero delegado de Katara Hospitality, Hamad Abdulla Al-Mulla, declaró que los planes de la sociedad pasaban por alcanzar los 30 hoteles en 2016 y suplicarlos para 2026.

Presencia en Iberdrola y Colonial

El dinero catarí está presente en dos de las empresas cotizadas españolas a través de Qatar Investment Authority, que participa en Iberdrola y Colonial. El fondo soberano del país de Oriente Medio entró en el capital de la eléctrica en marzo de 2011 al suscribir una ampliación de capital de 2.000 millones de euros y hacerse con un 6,16% del capital.

Este año, el fondo se ha convertido en el segundo accionista de la Inmobiliaria Colonial, con un 13,4%, por detrás de la familia Villar-Mir, que ostenta un 24,4%. Además, Catar tiene un acuerdo de patrocinio con el F.C. Barcelona a través de la aerolínea Qatar Airways, por el que el equipo ingresará 96 millones de euros hasta 2016.

Fuera de España, los petrodólares están presentes en varias marcas de lujo, como Tiffany’s, en la que controla un 12,57% de su capital, o LVMH, propietario de marcas como Louis Vuitton, Loewe o Bulgari, donde ostenta un 1%. Además, es dueño de los almacenes londinenses Harrod’s y llegó a controlar un 10% de Porsche.

Qatar Investment Authority mantiene también un interés en el sector bancario, donde cuenta con participaciones en el Banco Nacional de Catar, el Banco de Doha y Credit Suisse, con una participación del 5%. Asimismo, controla cerca de un 26% de la cadena de supermercados británica Sainsbury y un 1,8% de la petrolera Shell, así como una participación del 10% en la London Stock Exchange.