A través del fondo Katara Hospitality

Catar compra el hotel Intercontinental de Madrid por 60 millones

Fachada del Hotel Intercontinental en Madrid.
Fachada del Hotel Intercontinental en Madrid.

El hotel Intercontinental de Madrid vuelve a cambiar de manos. Katara Hospitality, uno de los fondos de inversión soberanos de Catar, ha adquirido el inmueble al fondo de inversión catarí GSSG (Ghanim Bin Saad al Saad & Sons Group Holdings) por un importe cercano a los 60 millones de euros, según confirmaron ayer fuentes del sector.

Una operación en la que el fondo de la familia real de Catar habría adquirido también otros cuatro hoteles gestionados por el grupo IHG en Europa, situados en Roma, Fráncfort, Ámsterdam y Cannes, que continuarán bajo la gestión de la cadena hotelera. La operación estaría sujeta aún a la aprobación de la Comisión Europea.

En poco más de tres años, el hotel Intercontinental de Madrid ha pasado por cuatro dueños distintos. En 2012, el fondo de inversión catarí GSSG adquirió el inmueble y tan solo año y medio después lo puso a la venta con un precio de salida de unos 70 millones de euros, importe que según fuentes del mercado habría sido rebajado. Anteriormente, el inmueble perteneció al inversor libanés Toufic Aboukhater, que adquirió el hotel dentro de una cartera de siete establecimientos hoteleros de gama alta que estaban hasta 2011 en manos de Morgan Stanley, y por la que habría desembolsado unos 450 millones de euros.

La adquisición de los cinco hoteles gestionados por IHG no es la primera incursión en el mercado hotelero del fondo soberano de Catar. El fondo, conocido hasta hace poco como Qatar Holding, también tiene acuerdos con grandes cadenas hoteleras como Ritz-Carlton, Sheraton, Marriott o Starwood Hotels, y que además trabaja en la creación de su propia marca de hoteles de negocios, Merweb. El pasado mes de febrero, otro de los fondos de Catar, QAFIP, cerró la compra del hotel Renaissance de Barcelona por unos 78 millones de euros a la cadena Marriot, que sigue controlando su gestión.