Breakingviews

Los jefes evitarán los bancos británicos

Los reguladores bancarios acaban de dar a los mejores directivos de Reino Unido otra razón para evitar ofertas de empleo de los bancos nacionales. El Banco de Inglaterra esbozó una serie de propuestas por lo general sensatas para hacer que los jefes de esas instituciones sean más responsables.

De los cinco principales bancos de Reino Unido, dos –Royal Bank of Scotland y Barclays– pronto tendrán nuevos presidentes, mientras que los altos mandos de Standard Chartered se encuentran bajo presión. Una característica notable de las últimas búsquedas ejecutivas es la escasez de talento, según un banquero. Con el sector financiero británico inmerso en problemas estructurales y de conducta, algunos candidatos están concluyendo (o están siendo advertidos por sus familiares) que la molestia y la publicidad negativa no valen la pena.

Pese a que la mayor parte de las propuestas del Banco de Inglaterra son bastante razonables, agravarán la tendencia. Exigir a los banqueros un examen anual para probar su forma y condición, y recurrir a un régimen de alta dirección nuevo y más estricto suena bien en el ámbito de la rendición de cuentas, después del escándalo del Libor, y con los consejeros delegados acostumbrados a largos períodos de retraso en los cobros. Pero los forasteros dudarán sobre si son responsables, incluso penalmente, por cualquier negligencia en su universal y enormemente complejo banco.

Aunque las propuestas del Banco de Inglaterra son bastante razonables, complicarán la búsqueda de talentos ejecutivos

Además, la capacidad de exigir la devolución de los premios ya abonados hará casi seguro que las entidades británicas sean menos llamativas para trabajar, aunque el periodo mínimo en el que los bonus pueden ser recuperados se ha reducido a siete años.

En conjunto, los nuevos líderes bancarios tendrán una opción desagradable. Pueden permitir que sus entidades paguen menos y se vuelvan menos competitivas o pueden incrementar los salarios fijos y sufrir así los riesgos de una base de costes fija más elevada. Es probable que los jefes potenciales decidan simplemente no ser molestados.